La vacuna frente a la meningistis B se universaliza este lunes para los lactantes en Castilla y León nacidos a partir de enero

El momento de la vacunación./
El momento de la vacunación.

La Comunidad es una de las primeras en dar este paso, lo que supondrá un ahorro para las familias de entre 212 y 424 euros

S.CALLEJA

Los centros de salud de Sacyl comenzarán este lunes a vacunar de forma gratuita a los niños de tres, cinco y doce meses frente a la meningitis B. La medida sólo afectará a la población nacida a partir del 1 de enero, pero supone universalizar un suero que hasta la fecha sólo recibían aquellos niños cuyos padres decidían o podían pagarla a un precio de 106 euros la dosis, lo que implicaba un presupuesto familiar de entre 212 y 424 euros, dependiendo de la edad de niño y de las dosis necesarias, entre dos y cuatro.

La vacunación se hará de forma escalonada a medida que los bebés vayan cumpliendo la edad fijada, y los centros atenderán también a aquellos niños que ya hayan recibido alguna dosis. Para afrontar esta medida de salud pública, la Consejería de Sanidad ha destinado 4,76 millones de euros para cubrir las demandas de los nacidos en 2019 y 2020, según informaron a Ical fuentes de este departamento.

Esta vacunación ha sido recomendada por diversas sociedades científicas y, con carácter general, por la mayor parte de los pediatras, teniendo en cuenta que la situación epidemiológica de la enfermedad meningocócica invasiva se caracteriza por el constante protagonismo del serogrupo B. Es más, éste es el responsable del 50 por ciento de los casos en España y alcanza casi las dos terceras partes de los recogidos por la red de vigilancia epidemiológica de Castilla y León.

Las coberturas vacunales registradas en Castilla y León (51,1 por ciento) son superiores a la media nacional (37,3 por ciento). Si bien, han tenido que pasar más de tres años desde que se aprobara su comercialización en las farmacias, en octubre de 2015, para que su acceso sea universal en la edad pediátrica y gratuito en la Comunidad. De hecho, Castilla y León es de las pocas que se ha desmarcado, y ha decidido incorporar esta vacuna sin que esté incluida en el calendario vacunal que aprueba el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS). También, han tomado esta decisión Canarias y Melilla.

La enfermedad meningocócica invasiva es impredecible, tanto epidemiológicamente como clínicamente, y la única forma de controlarla y reducirla es la vacunación sistemática de la población, incluyendo las vacunas en el calendario. Así, en 1988 se introdujo la vacuna frente al Haemophilus influenza; en el año 2000, la vacuna frente al meningococo C; en 2016, la vacuna frente al Neumococo C y más recientemente, en Castilla y León en enero de 2019, la vacuna frente al meningococo ACWY, tanto en lactantes como en adolescentes. Este último paso se debe a un incremento de casos por los serogrupos W e Y.

Poco frecuente, pero muy grave

La Asociación Española de Pediatría recomienda la vacunación sistemática a partir de los tres meses de edad frente al meningococo, una bacteria que causa infecciones poco frecuentes pero muy graves, como meningitis y sepsis (infección de la sangre), que pueden dejar secuelas importantes e incluso conducir a la muerte en aproximadamente uno de cada diez casos. Aunque esta bacteria puede infectar a personas de cualquier edad, los casos son más frecuentes en niños pequeños especialmente y en adolescentes.

En estos momentos, el principal causante de enfermedad meningocócica es el del grupo B, ya que el C, otro de los habituales, está controlado gracias a la vacunación. «La infección por meningococo B se puede tratar con antibióticos, pero a veces su avance es tan rápido que el tratamiento no resulta eficaz. La mejor prevención es la vacunación», sentencian desde la Asociación Española de Pediatría