Transparencia investiga la creación de la figura de los agentes de innovación rural

La exconsejera de Agricultura, Milagros Marcos, firmó el pasado 15 de marzo el convenio de Biotecnología con los rectores de las universidades públicas/JCYL
La exconsejera de Agricultura, Milagros Marcos, firmó el pasado 15 de marzo el convenio de Biotecnología con los rectores de las universidades públicas / JCYL

Inicia un procedimiento de información reservada que ya se ha comunicado a la Consejería de Agricultura

S. ANDRINO

La Consejería de Transparencia que dirige el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, ha tramitado la denuncia que presentó Asaja para que se analice la creación y funcionamiento de la red de agentes de innovación rural en Castilla y León. La organización agraria envió una carta al propio Igea en la que denunciaba esta «iniciativa de la anterior consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos a la que se destina una partida de presupuesto propio de la Junta, no prevista en la Ley de Presupuestos, de 4,5 millones de euros». Se trata de una treintena de agentes que ya han sido contratados dentro del convenio de desarrollo de Biotecnología que firmó en marzo la Consejería de Agricultura con las fundaciones de las universidades públicas de Castilla y León (Valladolid, Salamanca, Burgos yLeón). Al presidente de Asaja, Donaciano Dujo, le parecía «sospechoso» que entre los treinta agentes contratados se incluyeran dos antiguos altos cargos de Agricultura y destacados militantes políticos y por eso lo denunció.

Transparencia ha confirmado que ya se ha asignado este asunto a una inspectora y que se ha iniciado un procedimiento de información reservada del que ya se ha informado, a través de un escrito, a la secretaría general de Agricultura. Esas mismas fuentes reconocen que la apertura de este proceso responde a que se puede haber cometido alguna irregularidad y que por tanto se va a investigar. No obstante, el propio Igea advirtió ayer tras el Consejo de Gobierno de que «ninguna denuncia quedará sin respuesta». 

La respuesta de Agricultura

Desde la Consejería de Agricultura su viceconsejero, Jorge Llorente, explicó ayer que la contratación de los agentes es una competencia de las fundaciones de las universidades públicas y que el papel de la Administración regional en este convenio es el de colaborar a través del Itacyl como institución investigadora. Llorente reconoció que en la comisión de seguimiento del convenio se había informado de la contratación de los primeros treinta agentes «atendiendo a los baremos de capacidad, mérito e igualdad» y evitó pronunciarse sobre si es o no sospechoso que varios de ellos hayan ocupado cargos relevantes en la Consejería de Agricultura. «Es un proceso en el que nosotros no hemos influido», apuntó antes de insistir es que «si es sorprendente o no, eso lo dicen ellos», en referencia a Asaja.

Llorente defendió el programa al que se circunscriben estos agentes de innovación rural porque es «vital» para Castilla y León porque ellos son los encargados de trasladar los avances tecnológicos al campo.