Los tipos fijos se adueñan de un tercio de las hipotecas sobre viviendas en Castilla y León

Los tipos fijos se adueñan de un tercio de las hipotecas sobre viviendas en Castilla y LeónGráfico

Estos préstamos alcanzan su máximo en la Comunidad, animados por la leve subida del Euríbor que se mantiene como el principal indicador

ICAL

Una de cada tres hipotecas sobre viviendas se firman ya en Castilla y León con tipos de interés fijos, una opción que hace un par de años era residual. Esta opción marca su máximo en la Comunidad animada por la leve subida del Euríbor, el principal indicador para estos préstamos, que en septiembre cerró con una tasa mensual del menos 0,166 por ciento, ligeramente por encima del mismo mes de 2017, cuando se quedó en el menos 0,168 por ciento.

No obstante, los compradores de vivienda apuestan más en Castilla y León por las hipotecas variables que en el conjunto del país. De hecho, el 33,06 por ciento de los prestamos se rubricaron con tipos fijos, mientras que en España, de media, fueron el 39,74 por ciento. De esta forma, las hipotecas sujetas a los vaivenes del mercado, mayoritarias en la etapa de la 'burbuja' inmobiliaria, reducen su mercado hasta el 66,9 por ciento, por debajo del 60,2 por ciento de media en España.

A pesar de que el indicador de referencia para la mayoría de las hipotecas en España continúa en negativo, encadenó en septiembre su sexto repunte mensual consecutivo, lo que ha comenzado a encarecer las hipotecas, con una subida de céntimos en las cuotas hipotecarias, lo que podría todavía dar más aire a la contratación de prestamos con interés fijo, una opción que las entidades financieras ofrecen a los compradores con perfil conservador y que tienen aversión al riesgo.

La mayor implantación de estas hipotecas se registra en Murcia (57,62 por ciento), Cataluña (51,57 por ciento), Comunidad Valenciana (50 por ciento), Baleares (48,51 por ciento) y Asturias (44,42 por ciento). En el lado opuesto se sitúan País Vasco (22,08 por ciento), Extremadura (26,35 por ciento) y Navarra (29,87 por ciento) y la Comunidad de Madrid (29,41 por ciento), según los datos recopilados por el Colegio de Registradores de la Propiedad, Bienes Muebles y Mercantiles de España.

La Comunidad es, sin embargo, la sexta con menor porcentaje de créditos a tipo fijo. Destaca su crecimiento que ha sido exponencial puesto que en el primer trimestre del 2016 rondaban el cinco por ciento. Por tanto, en poco más de dos años se han quintuplicado, en paralelo, a la rebaja del interés que ofrecen las entidades bancarias, que han tratado con estos productos de garantizarse una rentabilidad.

En ese sentido, en 15 comunidades autónomas se incrementó la contratación a tipo de interés fijo, si bien los mayores aumentos se dieron en Cantabria (9,51 por ciento), La Rioja (8,36 por ciento), Murcia (7,53 por ciento) y Galicia (6,05 por ciento). El avance fue más moderado en Castilla y León, con un 0,92 por ciento, muy por detrás de la subida media del país del 2,48 por ciento.

Más de 20 años

De media, los castellanos y leoneses firman hipotecas con una duración de 22 años y nueve meses, un plazo que se está manteniendo invariable este año, y un tipo de interés del 2,14 por ciento. Además, las operaciones de compra se financian con unos 93.473 euros procedentes del préstamo y el resto con fondos propios. Con todo ello, la cuota hipotecaria mensual alcanza en la Comunidad los 433 euros, lo que exige dedicar un cuarto del salario.

En España, los créditos hipotecarios para vivienda alcanzan los 121.918 euros, a un tipo del 2,3 por ciento y un plazo de 23 años y cuatro meses. Con ello, la hipoteca media que abonan los españoles por su casa se sitúa en los 563 euros, lo que representa el 29,5 por ciento del salario, cerca del 30 por ciento que exigen como máximo las entidades bancarias.

Perspectivas al alza

Los analistas financieras entienden que esta subida del Euríbor a 12 meses anuncia el fin de las hipotecas a coste cero por lo que esperan más repuntes hasta septiembre de 2019, cuando el Banco Central Europeo (BCE) podría subir los tipos de interés en la eurozona y abandonar su plan extraordinario. Por ello, los expertos estiman un aumento progresivo que podrían llevarlo a terreno positivo el próximo año. No obstante, no prevén fuertes repuntes.

En concreto, auguran que no volverá a estar cerca del uno por ciento al menos hasta 2021. De media, el Euríbor a 12 meses se ha situado por encima del dos por ciento, si bien en verano de 2008 se colocó por encima del cinco por ciento.

 

Fotos