PP y Cs siguen con su negociación para un gobierno en Castilla y León, sin poner fecha aun al acuerdo

Los candidatos a la Presidencia de la Junta del PP, Alfonso Fernández Mañueco; Psoe, Luis Tudanca; Ciudadanos, Francisco Igea y Podemos, Pablo Fernández./Dos Santos
Los candidatos a la Presidencia de la Junta del PP, Alfonso Fernández Mañueco; Psoe, Luis Tudanca; Ciudadanos, Francisco Igea y Podemos, Pablo Fernández. / Dos Santos

Fernández Mañueco valora los pasos dados y afirma que están «muy cerca de llegar a un proyecto de gobierno renovador y transformador«

ICAL

Partido Popular y Ciudadanos siguen con la negociación para cerrar un acuerdo de gobernabilidad para Castilla y León, después de la constitución el pasado sábado de los ayuntamientos y ante la configuración de las Cortes este viernes, si bien de momento no ponen fecha para su firma, aunque el líder 'popular' Alfonso Fernández Mañueco aseguró hoy que están «muy cerca de llegar a un proyecto de gobierno renovador, transformador, moderado y liberal».

Los dos partidos, que tienen un preacuerdo dado a conocer la semana pasada por sus direcciones nacionales y respaldado por las autonómicas, entran en una semana decisiva para la plasmación de su acuerdo de gobernabilidad para Castilla y León, ya que este viernes, a las 11.00 horas, está prevista la constitución de las Cortes con la elección de la Mesa de la Cámara.

La negociación va bien y se ultiman los detalles, según fuentes populares consultadas por Ical, que no ocultan que les gustaría firmar antes del jueves un acuerdo de todo un paquete, es decir de medidas programáticas, Mesa de las Cortes y estructura de un futuro gobierno bipartito.

En Ciudadanos, se enfría ese estado de la negociación y se considera que hay bastantes cosas de las que hablar, conforme a las fuentes conocedoras de las conversaciones, sin que en el día de hoy se haya producido una reunión de los equipos de ambas delegaciones, cuyos encuentros se desarrollan en la sede de las Cortes, aunque se mantienen los contactos.

La formación naranja plantea un gobierno igualitario al 50 por ciento de las partes pero desde el Partido Popular no se han pronunciado públicamente sobre esta propuesta, mientras que sí ha manifestado que han recogido todas las medidas de regeneración requeridas por Francisco Igea para continuar con la negociación.

El presidente del PPCyL, Alfonso Fernández Mañueco, afirmó esta mañana, durante una entrevista en Onda Cero, que se trabaja de «manera positiva» lo que ha permitido alcanzar «puntos de acuerdo» y aseguró que «está muy cerca» el acuerdo para una «proyecto «renovador, transformador, moderado y liberal» que en los cien primeros días genere ilusión y optimismo para los castellanos y leoneses.

Entre los puntos de acuerdo programático, se refirió a la bajada de impuestos, creación de empleo, captación de inversores nacionales e internacionales, compromiso con el medio rural o garantizar y potenciar los servicios públicos, a lo que unió «algo muy importante» como crear oportunidades para los jóvenes y para que lograr que regresen los que se fueron».

No obstante, manifestó que «lo importante» es cerrar un programa de gobierno y que «los sillones son lo último», en referencia tanto a la propuesta de candidatos a la Mesa de las Cortes como para un futuro gobierno entre ambos partidos.

Defrauda a los electores

También, habló este lunes el líder del PSOE en Castilla y León y ganador de las elecciones del 26 de mayo, Luis Tudanca, en una entrevista en la Cadena Cope, en la que criticó que Ciudadanos y su candidato, Francisco Igea, «defrauda a los electores» al «incumplir su «palabra de cambio y regeneración» en la Comunidad y «justificar el régimen del PP».

Como explica en los últimos días, denunció que «se ha hurtado la voz a Castilla y León» ya que desde «Madrid han venido dos hombres de negro para hacer presidente al candidato del PP», si bien estimó que los acuerdos entre la segunda y tercera fuerzas políticas son legítimos pero censuró que la Comunidad haya sido «moneda de cambio» en un tablero de acuerdos nacionales y sin que se hable de los problemas de los castellanos y leoneses.