Seis de los trece sistemas del Duero han comenzado a regar antes de iniciarse la campaña

Campo de cereal en el pueblo de Pollos, Valladolid. /S. G. R.
Campo de cereal en el pueblo de Pollos, Valladolid. / S. G. R.

El año pasado no se hizo necesario desembalsar agua para los cultivos hasta mediados del mes de junio

S. G. R.

El 1 de abril está marcado en rojo en el calendario de los regantes pues es cuando de forma oficial arranca cada año la campaña de riego. En esta ocasión, ante la falta de lluvias, seis de los trece sistema que componen la Cuenca del Duero comenzaron a regar antes de esa fecha. Se trata de: Órbigo-Tuerto, Esla-Valderaduey, Pisuerga, Adaja, Bajo Duero y Tormes, «a excepción del Carrión, todos los sistemas que tienen una superficie importante de riego solicitaron agua», confirmaba ayer el Jefe del Área de Explotación de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), José Antonio Ruiz.

Noticia relacionada

Desde ayer, «prácticamente todos los sistemas, por no decir la totalidad, han hecho petición de agua cuando el año pasado no se comenzó a desembalsar para riego hasta la segunda quincena de junio debido a la primavera húmeda».

José Antonio Ruiz destaca que sistemas como el del Pisuerga «ya han perdido capacidad de embalse cuando podríamos continuar en llenado y en otros sistemas como el Órbigo ha incrementado el volumen pero podría haber algo más». El río Adaja, por ejemplo, que también abastece a las localidades vallisoletanas de Olmedo y Medina del Campo ha perdido cuatro hectómetros cúbicos desde el 30 de septiembre. A pesar de que las diferentes comunidades de regantes saben con los metros cúbicos que van a contar esta campaña, no todo está cerrado y en el Adaja o Bajo Duero se producirán nuevas reuniones a primeros de mayo y en función de cómo haya evolucionado el mes de abril se podrá conceder o no, una mayor dotación. «El Bajo Duero está mejor que en el año 2016-2017 y tiene garantizada una dotación de 4.000-4.500 metros cúbicos que es insuficiente para la zona regable pero aún queda la primavera; en el Adaja la campaña está claramente comprometida, se han concedido 2.000 metros cúbicos y ahora toca esperar».

Sobre la posibilidad de que haya trasvase de agua entre unas comunidades y otras, Ruiz es de los que piensa que esa idea « no debería plantearse, cada sistema atiende sus necesidades y los esfuerzos para ajustar las mismas». Por otra parte, «el fin de la campaña, cómo queden los embalses en mejores o peores condiciones, es clave para el desarrollo de la siguiente campaña por eso no tiene sentido».

Sobre las previsiones de agua para los próximos días, la Agencia Estatal de Meteorología no descarta las precipitaciones a lo largo de esta semana y para hoy, por ejemplo, anuncia «en el extremo norte intervalos nubosos tendiendo a nuboso en el norte con precipitaciones débiles ocasionales. En el resto intervalos nubosos, con nubosidad de evolución. En el sur y este probabilidad de chubascos con tormenta, sobre todo por la tarde, más probables en los Sistemas Central e Ibérico, sin descartarlos, aunque en forma más dispersa y ocasional, en el resto».

Por último, cabe destacar la situación que atraviesa el cereal de invierno, con una necesidad inmediata de lluvias en toda la superficie de secano.

Temas

Campo