Sanidad estudia los efectos de la crisis económica en la salud de los niños y adolescentes de León

Sanidad estudia los efectos de la crisis económica en la salud de los niños y adolescentes de León

La Red Centinela quiere recabar datos sobre cómo las situaciones de vulnerabilidad afectan a esta población para adoptar medidas y combatir estos casos

S. CALLEJA
S. CALLEJALeón

La Red Cetinela Sanitaria de Castilla y León se ha retado a estudiar los efectos de la crisis económica en la salud y el estado sanitario de los niños y adolescentes de la Comunidad, toda vez que se ha demostrado que la exclusión social y la pobreza infantil se agravaron de forma considerable a partir del estallido del ciclo, y que está más que probado que estas situaciones tienen consecuencias sobre el desarrollo y la salud de la población.

El informe forma parte de los nuevos retos de la Red para este año, y se realizará desde las consultas de Pediatría, donde publicaciones como la de 'Bienestar infantil y equidad educativa en Castilla y León', elaborado por Unicef, cayeron como un jarro de agua fría. No en vano, indicaba que casi el 30 por ciento de los niños de la Comunidad menores de 17 años vivía hace dos años en situación de riesgo de pobreza o exclusión -un 32,9 por ciento en España-, cuando en tiempos precrisis el dato se cerró con un 24 por ciento.

A ello se suma que uno de cada tres niños en la Comunidad Autónoma se enfrentaba a situaciones de dificultad; el 10,7 por ciento de la población entre 11 y 18 años había sido víctima de maltrato físico entre iguales en el colegio o instituto al menos una vez en los últimos dos meses, y que 4,2 nacimientos por cada 1.000 eran bebés de mujeres de entre 15 y los 17 años.

También, el informe arrojó que el 26,4% de los niños entre 2 y 17 años tenía sobrepeso; que el 79,2 por ciento de la población entre 11 y 18 años no desayuna más que un vaso de leche o fruta entre semana, y que el 74,4 por ciento de los que tenía entre 14 y 18 años declaraba haber consumido alcohol durante el último mes, y el 32,8%, tabaco.

Esta 'alarma' llevó a los responsables de la red a plantearse este análisis epidemiológico sobre la vulnerabilidad social en la infancia y adolescencia, para identificar los factores y adoptar medidas que sirvan para combatir y reducir las amenazadas para la salud y los hábitos sociales no saludables que implican estas situaciones sociales. El trabajo de campo ha arrancado con el inicio del año, y el objetivo es que los resultados puedan conocerse a finales de este 2019, según explicaron a Ical fuentes de la Consejería de Sanidad.

Metodología

El estudio incluirá una comparativa de niños vulnerables y no vulnerables, agrupados en tres rangos de edad (de 6 a 7 años, de 8 a 11 años y de 12 a 14 años), y diferenciados por sexos.

En el primer grupo se incluirán aquellos que vivan en familias desestructuradas o con problemas familiares; patología física o mental que ocasione alta frecuentación o absentismo escolar; niños con problemas en la escolarización o fracaso escolar (absentismo, repetición de cursos….); que tengan problemas en el entorno escolar y de relaciones, con problemas sanitarios, y con reiteradas faltas a revisiones y/o vacunaciones. Para la recopilación de datos se utilizará el test Kidscreen, método validado en Europa para evaluar la calidad de vida relacionada con la salud.

 

Fotos