Sacyl incrementa su oferta de formación sanitaria con 81 plazas para los hospitales de la provincia de León

Oferta de formación sanitaria especializada en Castilla y León./Gráfico
Oferta de formación sanitaria especializada en Castilla y León.

La Consejería ha sido incapaz de agotar las plazas acreditadas en Medicina de Familia por el traslado de tutores

ICAL

La Gerencia Regional de Salud sigue haciendo cábalas para lograr la cuadratura del círculo y frenar el déficit de profesionales sanitarios, sobre todo en algunas especialidades donde las plantillas se resienten, caso de Medicina de Familia, Anestesia, Radiodiagnóstico y Urología. Su nueva baza ha sido la de incrementar su oferta de formación sanitaria especializada, consciente de que al tratarse de un sistema de acceso nacional será incapaz de retener a todos los que forme, aunque se prepara para la batalla con nuevas fórmulas como el programa de reconocimiento e incentivación de los mejores MIR; el de incentivacion de docentes y la habilitación de extracomunitarios para que puedan trabajar como interinos.

De hecho, ésta ha sido una de las últimas apuestas de la Consejería para rentabilizar sus esfuerzos en formación y evitar la fuga de médicos de familia, teniendo en cuenta el «bloque nada despreciable» de facultativos de fuera de la Unión Europea que eligen los centros de Sacyl para formarse y que hasta hace un año no podían trabajar como interinos en el sistema autonómico, recuerda a Ical el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado. Ahora, está a la espera de los cambios que se puedan producir en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que en la etapa reciente de la ministra Dolors Monserrat aprobó una batería de medidas para atajar la falta de médicos, entre ellas incentivos a los especialistas que trabajen en plazas deficitarias o de difícil cobertura. También, un sistema de coordinación de las diferentes categorías para evitar fugas entre autonomías.

En concreto, Sacyl incluirá en la convocatoria 2018-2019 de formación sanitaria 455 plazas, un dos por ciento más sobre la oferta la anterior, en consonancia con las jubilaciones futuras, los problemas para encontrar sustitutos y las dificultades de cubrir plazas de especialistas, según lo acordado en la Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud, el organismo que da luz verde al número de plazas y las distribución por comunidades autónomas.

Dificultades en Medicina de Familia

Pese a este ligero repunte, el consejero reconoce a Ical que han sido incapaces agotar todas las plazas que tienen acreditadas en algunas especialidades como Medicina de Familia donde hay unidades que se han quedado sin tutor tras el último concurso de traslados. En esta especialidad Sacyl tiene 126 plazas acreditadas, la oferta se limitará a 121 -por encima de las 115 de hace un año- y en la gerencia de Salamanca ofrecerá 13 de 14, y en la de Zamora, donde existen mayores complicaciones, 10 de 14. El resto de gerencias consumirá sus posibilidades. Así, en la de Ávila se formarán diez médicos de familia; al igual que en Burgos; en la de León, 18; en la de El Bierzo, siete, al igual que en la de Palencia; seis en la de Segovia; cinco en la de Soria; 16 en el Área Oeste de Valladolid, y 15 en la Este, y cinco en Medina del Campo.

También hay limitaciones, por los mismos motivos, en Enfermería Familiar y Comunitaria, con 35 plazas ofertadas de 58, dos menos que hace un año. No obstante, Castilla y León ofrecerá formación en todas las especialidades -es la única que cuenta con todas las especialidades de esta categoría aprobadas con el Sistema Nacional de Salud-. En concreto, suman 68 de las 116 acreditadas. Para la categoría de Obstetricia y Ginecología se ofertarán 14 de 20; para la de Salud Mental, 10 de 22; para Enfermería del Trabajo serán dos de cinco; seis de nueve de Enfermería Pediátrica y una de dos de Enfermería Geriátrica.

Especialidades hospitalarias

Respecto al resto de categorías, las especialidades hospitalarias suman 266 plazas, de 327 acreditadas, por encima de las 260 de hace un año. En este caso, precisó Sáez Aguado, se producen movimientos para adecuar la formación a las necesidades, y algunas especialidades quedan desiertas -cuatro de 47- por entender que existen suficientes profesionales en las bolsas de empleo. Se trata de Inmunología, Bioquímica Clínica, Farmacología y Radiofarmacia.

Del resto, la oferta más amplia es la de Pediatría, con 24 plazas, seguida por Medicina Interna, con 17; Anetesiología y Reanimación, con 16; junto Radiodiagnóstico, con 15; Obstetricia y Ginecología y Oftalmología, con 13 y 14, en cada caso. Para Medicina Intensiva hay once, así como para Cirugía Ortopédica y Traumatología; Farmacia Hospitalaria, y Psiquiatría, y para Cardiología, diez.

El resto se sitúa por debajo de la decena. Es el caso de Alergología, una; Análisis Clínicos, tres; Anatomía Patológica, cuatro; Angiología y Cirugía Vascular, dos; Aparato Digestivo, nueve; Cirugía Cardiovascular, una; Cirugía General y del Aparato Digestivo, ocho; Cirugía Oral y Maxilofacial, una; Cirugía Ortopédica y Traumatología, once; Cirugía Pediátrica, una; Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, tres; Cirugía Torácica, una; Dermatología Médico Quirúrgica, seis; Endocrinología y Nutrición, cuatro; Geriatría, una; Hematología y Hemoterapia, seis; Medicina del Trabajo, dos; Medicina Física y Rehabilitación, cinco; Medicina Nuclear, dos; Medicina Preventiva y Salud Pública, dos más, así como en el caso de Microbiología; Neurocirugía, Oncología Radioterápica, Radiofísica Hospitalaria y Reumatología. Para Nefrología son cinco; Neumología, seis; Neurofisiología Clínica, una; Neurología, seis; Oncología Médica, otras seis; Oncología Radioterápica, dos más; Otorrinolaringología, cuatro; Psicología Clínica, seis, y Urología, siete.

 

Fotos