La revisión de aprobados anulados por el TSJ deja sin plaza a 45 médicos de Familia en Castilla y León

Oposiciones de médicos de Familia en Valladolid. :: /S. P.
Oposiciones de médicos de Familia en Valladolid. :: / S. P.

La sentencia, que la Junta recurrirá, anula el listado de aprobados al considerar que la Consejería de Sanidad incumplió las bases

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León ha anulado el listado de aprobados de la oposición para ocupar 260 plazas de médico de Familia de 2016. La Sala de lo Contencioso-Administrativo entiende que la Consejería de Sanidad incumplió las bases de la convocatoria al rebajar de 45 a 41 el número de respuestas correctas necesarias para aprobar. El examen incluía originariamente 90 preguntas; pero 8 tuvieron que ser anuladas y lo «fueron por resoluciones judiciales» –indica Sacyl–, además de las de reserva, y como las bases establecían un 50% de preguntas correctas para poder aprobar, el tribunal de la oposición decidió considerar la mitad de las 82 y no de las 90 para superar la prueba, es decir, contestar bien las citadas 41 y no 45. Ahora el TSJ, en sentencia del día 11 de febrero, anula los resultados y ordena la elaboración de un nuevo listado de aprobados teniendo en cuenta que la prueba se supera con 45 respuestas correctas.

La Consejería de Sanidad ya ha anunciado que presentará recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

El cumplimiento de la sentencia supondrá que habrá menos aprobados de las 260 plazas sacadas por Sacyl para estabilizar a los facultativos de esta especialidad todavía eventuales. La aplicación de la sentencia supondría la 'pérdida' de 45 plazas. Sacyl ha revisado los exámenes y 45 profesionales han suspendido con los nuevos criterios. Ahora, todo está en manos del Supremo cuando resuelva el recurso.

Los médicos que se dieron por aprobados llevan años trabajando como fijos y no solo no se han presentado a otras oposiciones como las del pasado mes de noviembre, por creerse ya con plaza, sino que no podrán acudir a ninguna nueva oposición mientras la sentencia no sea firme y no lo será hasta dentro de un par de años, cuando resuelva el Supremo que podrá confirmarles las plazas a todos o, si ratifica la sentencia, quedarán fuera unos cuantos.

A este respecto explica Concha Nafría, directora de Profesionales de Sacyl, que «es una sentencia que no beneficia a nadie, ni siquiera al que recurrió la oposición porque tampoco aprobaría con el nuevo corte y, sin embargo, perjudica enormemente a estos médicos que ya cuentan con una plaza que sería fija y de confirmarse la sentencia no lo será». Asimismo, la responsable de recursos humanos destaca que «nosotros consideramos que el tribunal de las oposiciones actuó correctamente porque las bases señalaban el 50% y decidió tal proporción pero de las 82 preguntas válidas que parece lo lógico».

También desde el Sindicato Médico, Tomás Toranzo, destaca que «los efectos de la sentencia van a ser muy perniciosos porque van a dejar plazas vacantes y los aprobados ya están en puestos y han participado en concursos de traslados. Cierto es que la oposición fue difícil; pero esto solo perjudicará a todos».