Se reduce un 60% la superficie arbolada calcinada por incendios en 2019 en Castilla y León en relación al último decenio

Labores de extinción de incendios./
Labores de extinción de incendios.

Igea resalta que «a pesar del mal año» en materia de fuegos forestales, la cifra de incendios cae un 18% y un dos de cada tres se queda en conato

ICALValladolid

La superficie arbolada calcinada por incendios forestales en lo que va de año en Castilla y León se redujo cerca de un 60 por ciento en relación al último decenio, con alrededor de 1.600 hectáreas quemadas, frente a las 4.000 de los últimos diez años.

En total, si se tiene en cuenta la superficie global, el descenso es del 46 por ciento, con unas 15.000 hectáreas que han sido pasto de las llamas frente a las 8.000 del periodo de comparación.

De esta forma informó al respecto el vicepresidente y portavoz de la Junta y consejero de Transparencia, Francisco Igea, que señaló que el Consejo de Gobierno de hoy realizó balance sobre esta lacra en los montes de la Comunidad.

Así, a «pesar del mal año» en la materia, tal y como admitió, señaló que se ha registrado un 18 por ciento menos de cifra de fuegos en los montes y bosques de la Comunidad en relación al último decenio.

Además, resaltó que se «ha mejorado el manejo» de los mismos, pues un 68 por ciento, es decir, algo más de dos cada tres, se queda en conato, es decir, menos de una hectárea quemada, cuando la media de los diez años anteriores se reduce a un 61 por ciento de los mismos.