El PP rechaza el modelo de cocinas in situ en los centros públicos que pide toda la oposición

El portavoz de Ciudadanos, Luis Fuentes, conversa con la procuradora de Podemos Lorena González./Leticia Pérez
El portavoz de Ciudadanos, Luis Fuentes, conversa con la procuradora de Podemos Lorena González. / Leticia Pérez

Podemos argumenta que favorece el consume de productos de cercanía y el PP recalca que la línea fría tiene más ventajas porque ofrece menús más saludables

ICAL

Las Cortes rechazaron hoy en el pleno con los votos del Grupo Popular, frente al apoyo de toda la oposición, la proposición de Podemos que pedía que los centros públicos con cocina in situ sean los encargados de elaborar los menús ofrecidos en los comedores de los centros educativos, las residencias de jóvenes, menores y mayores y los hospitales públicos de Castilla y León.

La parlamentaria de Podemos Lorena González defendió la utilización de productos autóctonos de la Comunidad y la elaboración de los menús en los centros con cocina. Aseguró que se ofrece una comida de peor calidad con los servicios procesados, envasados en bandeja de plástico y calentados. Sin embargo, consideró que la Junta favorece el negocio de las grandes compañías y reclamó que se facilite la participación de las pymes locales en los concursos.

Por ello, la iniciativa pretendía fomentar, de este modo, tanto la calidad alimentaria que reciben las personas usuarias como la economía circular y los productos de proximidad de agricultores y ganaderos. En definitiva, Lorena González insistió en que la Junta tiene que decidir entre dar «dinerito» a las empresas o reabrir las cocinas. «Hagan cuentas», dijo, de lo que supondría para la agricultura.

La 'popular' Marta Maroto recalcó que la encuesta de comedores escolares otorgó un 7,9, un notable alto, al servicio, que cada vez logra una mejor puntuación. Además, defendió que se hace con criterios objetivos y no según «Tezanos». También señaló que la línea caliente es la «menos saludable de todas» y la que entraña mayor riesgo y rechazó que se favorezca a las grandes compañías. Además, señaló que en los concursos se prima la calidad.

La socialista Ana Muñoz de la Peña criticó que el PP modificó el modelo e implantó por imposición la línea fría. «Se hizo sin estudios técnicos previos que justificaran la viabilidad», dijo y añadió que se destruyó empleo público y de calidad. También criticó que se anteponga el lucro frente a la calidad y una dieta equilibrada. Por ello, apoyó el texto por la salud de los menores, mayores y enfermos a los que se obliga a consumir estos menús.

La parlamentaria de Ciudadanos Belén Rosado reconoció que la tendencia en España es la línea fría, pero recalcó que Madrid y Galicia apuestan por la cocina in situ. Señaló que en Castilla y León se han sacado concursos públicos con grandes lotes que han dejado fuera a las pymes de la Comunidad. Sin embargo, apuntó que la nueva Ley de Contratación abre la puerta a que opten a esos expedientes. Además, indicó que la comunidad educativa pide un nuevo modelo y denuncia deficiencias en las raciones y menús especiales.

Finlamente, el portavoz del Grupo Mixto, José Sarrión (IU-Equo), respaldó la iniciativa y apostó por la gestión directa de los comedores, ya que aseguró que beneficiará a los productos de proximidad de la Comunidad. Además, señaló que se traduciría en un apoyo a la agricultura, pese a que uno de cada tres usuarios cuestionan el servicio.

 

Fotos