Los profesores de Castilla y León administrarán medicamentos a los alumnos con un informe médico

Medicamentos/Fotolia
Medicamentos / Fotolia

CSIF critica que la Junta haya «impuesto su criterio» y obligue a los docentes a ejercer tal rol

El Norte
EL NORTEValladolid

No hay cambios en la orden para atender las necesidades sanitarias y sociales de los alumnos de Castilla y León que ayer publicó el Bocyl y que ya hoy ha entrado en vigor. En la misma, con solicitud expresa y por escrita de los padres y previo informe médico, los profesores tendrán que administrar la medicación a los estudiantes que la necesiten en horario escolar. Una responsabilidad que el profesorado ya manifestó no querer asumir y que considera que corresponde a personal de enfermería.

CSIF critica que la Junta haya «impuesto su criterio» y obligue a los docentes a ejercer tal rol, a «pesar de que la práctica totalidad de ellos se oponen dar fármacos, como se ha comprobado en la encuesta que CSIF hecho recientemente», de las alegaciones presentadas al borrador de la orden o del voto particular hecho al dictamen del proyecto de la orden en el Consejo Escolar de Castilla y León. El sindicato defiende que «los centros educativos deben tener asegurada una adecuada atención sanitaria con personal de enfermería, que deben ser quienes administren la medicación» y reclama a la Junta que «atienda con responsabilidad a la opinión del profesorado. A su juicio, «si en los hospitales se garantiza la atención educativa de los enfermos con docentes como sucede con las aulas hospitalarias, lo lógico es que las necesidades sanitarias las atiendan profesionales sanitarios».

¿Y los enfermeros?

También el Sindicato de Enfermería SATSE Castilla y León ha criticado que la orden que recoge que cada centro debe tener un registro con los alumnos con problemas de salud. Lamenta que en esa regulación «no se cite a los enfermeros ni parezca contar con ellos, pese a que son los que directamente asumen esa asistencia a los escolares, como tampoco deja claro con qué enfermeras contarán ni cómo se seleccionarán, o qué contratos se harán».