Los productores de patata confían en llegar a las 850.000 toneladas

Recolección de patatas en la provincia de Valladolid./ R. J.
Recolección de patatas en la provincia de Valladolid. / R. J.

El sector prevé un 20% más de rendimiento por hectárea y los precios varían entre los 0,35 y 0,40 euros

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJO

La campaña de patatas se la juega en las dos próximas semanas. En ese periodo «va a regularse el mercado y lo que pase la primera semana de agosto marcará la campaña», dice Eduardo Arroyo, presidente de la Asociación de productores de patata de Castilla y León (Appacyl).

De momento, el sector intuye que será una campaña buena en cuanto a kilos pudiéndose alcanzar en la región las 850.000 toneladas frente a las 680.000 del año anterior. «Creo que se puede llegar a las 40 o 50 toneladas por hectárea, alrededor de 10 toneladas más que la campaña anterior».

Los arranques se han generalizado, prácticamente, en la provincia de Valladolid, «en la zona de Cuéllar, menos; en Ávila no habían empezado, en Salamanca sí y en Palencia, León y Burgos tampoco hay arranques», evalúa, «esto es ya un hervidero, la semana que viene habrá muchas patatas arrancándose y hay que sujetarse un poco porque el problema está en que Albacete va a tener patata todo este mes y muchos compradores no suelen subirse hasta que no acaba esa zona».

La recomendación, como cada año, es que los arranques se hagan de forma escalonada

La mayoría de la patata que está arrancándose está sujeta a contrato y los 0,50 euros que sirvieron de partida inicialmente surgieron en el momento en el que había una necesidad extrema en el mercado, ahora el riesgo está en un exceso de mercancía. «El año pasado se daba todo lo contrario, un mercado cada vez más vacío y ahora cada vez más cargado».

El hecho de que parte de la producción de Albacete se pueda solapar con la de Castilla y León tiene que ver con que aquella zona lleva unos diez días de retraso, suma el doble de hectáreas que hace un año «y las quieren meter con las tempranas nuestras».

Variedades

En cuanto a variedades, Arroyo constata que «las soprano se están pagando a unos 0,45 euros; y otras como la mabra y las colombas ya están por debajo de os 0,40 euros. Esta variedad apareció nueva y ha tenido muy buena aceptación porque es productiva y se hace pronto pero se han puesto demasiadas».

En el caso de Francia, en un momento dado «también puede hacernos algo de cuña porque este año tiene más producción».

Después de todo lo expuesto, el deseo de Arroyo es que «el agricultor sea capaz de equilibrar los arranques, si las dos próximas semanas caemos en la psicosis, vamos a genera un problema en un año que podía ser medianamente normal» pues asume que los problemas aparecen cuando los precios bajan de los 0,20 euros kilo.

Organizaciones como Asaja Salamanca han lanzado un mensaje de «calma» a los patateros a pesar de que, en la actualidad, los precios acompañen. Aseguran desde el colectivo que «de adelantarse a los ciclos normales, las cotizaciones variarían a la baja en detrimento para los patateros», por este motivo, instan a los productores a que «mantengan el ritmo normal de arranque escalonado». Aprecian que esta campaña podría ser «buena» y una vez finalizada la campaña en Andalucía, «el territorio español se ha quedado 'sin despensa' a excepción de la recogida en Albacete que camina a buen ritmo».

Por último, la organización se muestra partidaria de que la Administración autonómica «agilice el proceso de formalización de la interprofesional y pueda haber unas directrices y estabilidad desde la siembra» e insta a que la Junta actúe con «urgencia».