Los trabajadores sanitarios piden más medidas de seguridad ante lo vivido en León y advierten de que no pueden «aguantar más»

Un momento de la concentración. /
Un momento de la concentración.

Demanda ser autoridad en caso de agresión y contar con un botón del pánico en las ambulancias de soporte vital básico

ical
ICALLeón

Un grupo de unos 200 trabajadores de Ambuibérica, empresa que se encarga del transporte sanitario en Castilla y León, protagonizó este miércoles una concentración frente a la Consejería de Sanidad en Valladolid para reclamar más medidas de seguridad, tras las últimas agresiones sufridas por técnicos de emergencias sanitarias.

Apuntes

«No podemos aguantar más», afirmó a Ical el delegado de UGT Rubén García, uno de los trabajadores que participaron en la protesta con la que aseguró que pretenden concienciar a la población sobre la problemática que sufren en su trabajo en algunos traslados, después de las recientes agresiones que sufrieron los técnicos de Ambuibérica en Valladolid y León.

Uno de los afectados, un compañero de Valladolid, sufrió la agresión de una persona ebria que lo golpeó en el traslado al Hospital Clínico de la ciudad, por lo que perdió cinco piezas dentales y presenta daños en el cuello y la mano.

En ese sentido, explicó que la plantilla de Ambuibérica reclama a la Consejería de Sanidad la puesta en marcha de protocolos que garanticen la seguridad del personal en su trabajo, para contar en algunos servicios, especialmente, cuando se trate de personas que recogen en la vía pública, con agentes policiales y con personal de seguridad.

Asimismo, los trabajadores de esta compañía piden también a los partidos que se regule su consideración como autoridad cuando sufran una agresión, en la misma línea que el personal sanitario funcionario. De lo contrario, explicó que la violencia que sufren se resuelve con una sanción administrativa.

Otra de las medidas que el personal de Ambuibérica demanda a la Junta de Castilla y León es la instalación en las ambulancias de soporte vital básico del denominado botón del pánico, que les permite llamar a la central y solicitar ayuda. Aseguró que los vehículos de emergencias con personal sanitario disponen de este dispositivo, cuyo coste insistió el representante de UGT puede ser asumido por la Consejería de Sanidad.