Un panadero leonés se hace con la 'Miga de Oro' en el concurso celebrado en Villanubla

Daniel Flecha (d), ganador del concurso./N. L.
Daniel Flecha (d), ganador del concurso. / N. L.

Daniel Flecha representará a Castilla y León en la fase nacional de La Ruta Española del Buen Pan

N. LUENGOVillanubla

Villanubla olía este miércoles a pan recién hecho. Durante la mañana se celebró, en la Casa de Cultura, la fase autonómica de la tercera edición de La Ruta Española del Buen Pan, una cita que sirve para hacer entrega de la 'Miga de Oro' al mejor panadero y para valorar el buen hacer de los mejores obradores de la región. Entre ellos se elegirán a los 80 panaderos 'top' a nivel nacional, que formarán parte de la Tercera Ruta Española del Buen Pan, organizada por Panàtics y Pan de Calidad.

Los propietarios de la Tahona de Chari de Villanubla, Javier Ramos y Charo Álvarez, tomaron la iniciativa y propusieron a la Confederación Española de Organizaciones de Panadería (Ceopan) que la competición se llevase a cabo en la localidad vallisoletana. Así, este municipio de la comarca de Torozos, se ha convertido en la 'capital regional del pan', al acoger a un total de 23 experimentados panaderos de Castilla y León que mostraron sus más apetecibles propuestas ante un jurado compuesto por especialistas del sector. Cada uno presentó tres hogazas iguales, elaboradas con harina de trigo o de trigo y centeno, y con un peso de entre 700 y 900 gramos después de la cocción. Hogazas que posteriormente pudieron ser catadas también por el público.

El proceso de selección fue muy exhaustivo. Consistió en una cata a ciegas y anónima, donde se valoraron aspectos como la forma y aspecto exterior de la hogaza, el peso, corteza, la miga, color, alveolado, sabor y estructura en boca. Todos aquellos panaderos, con una puntuación de entre 70 y 100, entraron a formar parte de la lista de los mejores panaderos de la región y pasarán a la valoración final para determinar los 80 panaderos elegidos para la Ruta Española.

Quedaron como finalistas Daniel Flecha, de la panadería Flecha, de León; Adolfo Bastida, de La Casa del Jamón (Miranda de Ebro), y Alejandro López, de Panadería-Repostería Álex (Ponferrada). Finalmente, el ganador de la Miga de Oro de Castilla y León, por la calidad de su producto, fue para el leonés Daniel Flecha, que recogió el galardón de manos de Eduardo Crespo, presidente del jurado. Él será el encargado de representar a Castilla y León en la fase nacional, teniendo opciones a convertirse en el 'Mejor Panadero de España de la Ruta del Pan'.

Crespo, presidente del jurado y experimentado panadero en Fleca Balmes, una panadería con 110 años de tradición, ha valorado positivamente la «alta calidad» del pan de Castilla y León. El que fuera Campeón del Mundo de Panadería Artística en 1992 es el presidente de todas las fases regionales del concurso y ha destacado el exquisito trabajo de los participantes. «No son panaderos. Son verdaderos maestros. Nos ha sorprendido la alta participación y, sobre todo, la calidad del pan, que quizás sea superior a la de otras comunidades. Ha sido difícil elegir el mejor. Se nota una gran diferencia entre el pan de unas regiones a otras. Todo depende de la masa madre que se utilice. Unas son más lácticas (dulces), como las que se suelen usar en Castilla y León, y otras más acéticas (picantes), como las que nos hemos encontrado en Cantabria, País Vasco o Galicia», explicó a este diario.

Para configurar La Ruta Española del Buen Pan, que tendrá lugar el 11 de noviembre en Valencia, se seleccionarán a los 80 panaderos con las puntuaciones más altas de las conseguidas en todas las fases regionales. Posteriormente se les visitará de forma anónima para valorar la presentación del pan en tienda y la atención al cliente. «Ha sido una buena competición. En Castilla y León, los panaderos no tenemos una asociación que nos mantenga unidos, y eventos de este tipo nos ayudan a remar todos en la misma dirección», explicó Javier, propietario de Tahona Chari de Villanubla.