Un nuevo revés para la mujer más endeudada de España

La palentina Paloma Alonso. /J. G. P.,
La palentina Paloma Alonso. / J. G. P.,

La Junta niega la ayuda de comedor al hijo de la palentina que tiene una deuda de más de un millón de euros con Hacienda

JESÚS GARCÍA-PRIETOPalencia

La pesadilla de Paloma Alonso parece que no llega nunca a su fin. La Junta de Castilla y León ha denegado una beca de comedor a un niño de tres años por culpa de una deuda de casi 1.300.000 euros acumulada entre sanciones y recargos. El gobierno regional considera que hasta que no se acredite fehacientemente la liquidación de la deuda que mantiene con la Agencia Tributaria, el niño no podrá optar a la beca de comedor. Otro inconveniente más para Paloma Alonso y su familia.

Todo comenzó cuando la palentina tenía 23 años. El fallecimiento repentino de su padre en 2004 no fue el único pesar de Paloma. La palentina tuvo que hacer frente al impuesto de sucesiones. Nunca pudo pagar los 600.000 euros que le pidió Hacienda en el primer momento. Lo que sumado a las multas y los intereses con el paso del tiempo la convirtieron en la persona que más debe por el impago del impuesto en España.

«Veo el futuro muy negro pero tengo la ayuda de mi marido y sobre todo de la plataforma 'Stop Sucesiones', que me está ayudando a luchar y a dar voz a mi problema», afirma Paloma, que no se rinde y sigue peleando para buscar soluciones. «No he hecho nada malo, ni soy una delincuente. Ahora mismo estoy en paro y no tengo medios para poder hacer frente a la deuda. Encontrar trabajo está muy difícil porque ninguna empresa quiere tener a Hacienda encima. Ahora mismo estoy preparando unas oposiciones para trabajar y pagar una deuda que nunca podré terminar de pagar», explica Paloma, que aún no se cree como recibió el último aviso por parte de la Junta. «Mi hijo acaba de cumplir tres años y este es su primer año en el colegio. La semana pasada llegó a casa y nos encontramos un folio doblado sin sobre dentro de la mochila. Tanto hablar de la protección de datos y el aviso llega con los datos personales de mi marido y de mi hijo. En el escrito me dan diez días para solucionarlo, pero ¿cómo lo voy a solucionar?», se pregunta la palentina que vuelve a estar embarazada de su segundo hijo. Una niña que llegará a mediados del próximo mes de diciembre. «Los niños me han hecho cambiar completamente el chip. Gracias a ellos he tenido la fuerza para luchar y seguir adelante», sonríe Paloma pensando en sus hijos que son la luz que marca el camino para continuar luchando por sus derechos, frente a una deuda que a día de hoy sigue siendo inasequible para ella y para su familia.