Más de la mitad de las empresas de Castilla y León abonan sus facturas con puntualidad

Más de la mitad de las empresas de Castilla y León abonan sus facturas con puntualidad

Un estudio de Informa D&B establece que las empresas de la Comunidad se retrasan de media en sus pagos once días, frente a los 13,3 de la media nacional

ICAL

Las empresas de Castilla y León están entre las que mejor pagan de España. El 53,5 por ciento abona puntualmente sus facturas, un porcentaje que soló superan Aragón (55,13 por ciento) y Cantabria (53,81 por ciento). En el extremo opuesto, Madrid, Ceuta, Melilla y Canarias se sitúan por debajo del 40 por ciento en pagos puntuales. La media de empresas que 'paga religiosamente' se sitúa en el 46,6 por ciento.

El macroestudio 'Análisis del comportamiento de pagos empresarial 2019' publicado por Informa D&B, el retraso medio de pago (RMP) de las empresas de la Comunidad sobre los plazos pactados se situó en 11,29 días en el cuarto trimestre de 2018, frente a los 11,33 días que se registraron a finales del año anterior.

Respecto a otros periodos de pago, el 40,18 por ciento de las empresas castellanas y leonesas lo hace en un plazo de 30 días y el 2,01 por ciento paga entre 31 y 60 días. El 1,33 por ciento lo hace entre 61 y 90 días; el 0,65 por ciento entre 91 y 120; y el 2,33 por ciento en más de 120 días.

A nivel nacional, la cifra se situó en los 13,3 días, frente al retraso medio de 2017 que se cerró en 12,52 días. Además España coincidió con la media europea que se registró también en los 13,3 días de media en el pago de las empresas. El retraso medio español había superado siempre al europeo hasta 2016. En cuanto al plazo medio pactado, España cerró el 2018 con 74,85 días en el último semestre. Además el periodo medio de pago fue de 88,16 días entre septiembre y diciembre.

La Comunidad autónoma que menos se retrasó de media en los pagos fue Navarra con 9,25 días, seguida de Aragón con 9,55 días, La Rioja con 9,88 días y el País Vasco con 9,99. Las demás autonomías se situaron por encima de los diez días, aunque son Andalucía (16,03); Extremadura (16,74); Canarias (19,68) y Melilla (19,76) las que mas retrasos acumulan. La ciudad autónoma de Ceuta es el único territorio por encima de los 20 días con 29,58. Es por ello que el estudio habla de una dicotomía norte-sur en cuanto al plazo medio de los pagos en las empresas españolas.

La empresa Informa D&B señala también que el 55 por ciento de las empresas españolas reconoce haber sufrido impagos a lo largo de 2018, cuando esta cifra era del 52 por ciento el año anterior. Aunque la encuesta refleja que el importe de los impagados es inferior al cinco por ciento de la facturación en nueve de cada diez casos. Asimismo, tan solo un 14 por ciento de los empresarios aplica intereses de demora -dos puntos porcentuales por encima respecto a 2017-, y cerca del 46 por ciento pina que la aplicación de un régimen sancionador ayudaría a mejorar el cumplimiento de los plazos.

La directora del Departamento de Estudios de Informa D&B, Nathalie Gianese, destacó que el comportamiento en los pagos de las empresas españolas «comenzó a empeorar» en el último trimestre de 2017, y ha seguido esa tendencia en 2018, cerrando el año con un retraso medio en los pagos superior, que está en línea con la media europea. Estos retrasos suponen un coste directo para el tejido empresarial de 1.791 millones de euros.

Por sectores, las empresas de la administración fueron las que presentaron el mayor retraso medio en los pagos durante el cuatro trimestre, con 22,49 días. Los demás se encuentran por debajo de los 20 días. Las empresas hosteleras se retrasan 18,96 días, y las de otros servicios 17,72. En el lado opuesto están las comunicaciones (12,89); la educación (12,56); el comercio (12,41) y la industria (10,95).

El estudio concluye también que las microempresas y pequeñas empresas pagaban a finales de 2018 con mayor puntualidad -52,8 por ciento y 45,8 por ciento, respectivamente-, que las medianas (27,19) y grandes (12,54). Respecto al año anterior, el retraso medio de pago ha aumentado en todas las empresas de cualquier tamaño, las grandes tardan 15,33 días -frente a los 13,96 de 2017-, las medianas 12,95 -mientras que el año anterior era de 11,54-, las empresas pequeñas tardan en realizar los pagos 11,15 días -frente a los 9,68 del cuarto trimestre de 2017-, y por último las pequeñas tardan 14,72 días – al cierre de 2017 fueron 14,21 días.