Médicos y enfermeros de área de Castilla y León reclaman soluciones al «abuso y discriminación» laboral que sufren

Médicos y enfermeros de área de Castilla y León reclaman soluciones al «abuso y discriminación» laboral que sufren

Su principal reivindicación pasa por poner fin al agravio comparativo que sufre el colectivo con respecto a los profesionales de igual categoría y titulación

ICAL

Médicos y enfermeros de área de Castilla y León se concentrarán el próximo jueves, a partir de las 11 horas, en la Consejería de Sanidad para denunciar la «pasividad» de la Junta y reclamar soluciones al «abuso y discriminación» a la que se encuentran sometidos desde un punto de vista laboral. Su principal reivindicación pasa por poner fin al agravio comparativo que sufre el colectivo con respecto a los profesionales de igual categoría y titulación.

Según trasladaron a través de un comunicado, la Consejería de Sanidad, lejos de acercar posiciones y solucionar la «alarmante desorganización», se mantiene en la imposibilidad de mejora de las condiciones laborales con el fin de «perpetuar la sinrazón de más de 12 años» y evita afrontar la realidad «parcheando permanentemente y generando una sensación de descontrol, descoordinación, desbordamiento y caos», informaron.

Los profesionales reconocieron estar «hastiados» de una situación «agravada» en los últimos meses, por lo que advirtieron de que seguirán «firmes» en sus reivindicaciones para conseguir dignificar sus condiciones de trabajo. Para ello reclaman cambios en la gestión que garanticen un «homogéneo y adecuado» trato sobre la base de una regulación laboral «digna» y se ponga fin de manera definitiva a la «arbitrariedad y discriminación actual», para así mejorar las condiciones laborales y evitar la fuga de profesionales gracias a la disponibilidad de puestos «más atractivos».

El colectivo reclama a los usuarios del sistema sanitario su «apoyo y comprensión» en un momento en el que aseguran haberse visto obligados a tomar medidas «extraordinarias» ante «la demora y el desdén» de la Consejería en asumir sus responsabilidades, ya que los «excesos» hacia los médicos de familia y enfermería de área han sido y son «una causa fundamental del exilio de estos profesionales» que buscan una oportunidad laboral en otras comunidades o países, lo que está agravando la calidad asistencial en la Sanidad de Castilla y León.

Por último, denunciaron los «desproporcionados» servicios mínimos impuestos por Sacyl para la huelga que está prevista para finales de diciembre y primeros días de enero en horario de mañana y que suponen «en gran cantidad» de centros sanitarios que todos los profesionales de área deban ir a trabajar, lo que imposibilita el seguimiento de los paros y su derecho constitucional a acudir a la huelga.