Marcelino Gutiérrez, regidor pedáneo de Quintaluengos, en Palencia: «Yo no soy machista y voy a seguir siendo alcalde»

Marcelino Gutiérrez, alcalde pedáneo de Quintaluengos, en su foto de perfil de redes sociales. /
Marcelino Gutiérrez, alcalde pedáneo de Quintaluengos, en su foto de perfil de redes sociales.

El presidente de la junta vecinal asegura que IU no le ha comunicado su baja por escrito tras sus polémicas declaraciones en las redes sociales

Marco Alonso
MARCO ALONSO

El alcalde pedáneo de Quintanaluengos, Marcelino Gutiérrez, ha querido responder después de que la formación a la que pertenece, Izquierda Unida, iniciase su expulsión por unos comentarios que vertió en redes sociales. Los hechos se remontan al pasado lunes, cuando Gutiérrez mostró su enfado por la petición que realizó una vecina para que se cambiara la letra de la canción 'El Rosario de la Aurora', que se entona en las verbenas de las fiestas de Cervera de Pisuerga, que se celebran ahora, y que, según la impulsora de la iniciativa, «contiene frases machistas y violentas hacia la mujer».

Marcelino Gutiérrez reconoce que debería haber matizado mejor sus comentarios para no crear equívocos. «Yo no soy machista», recalca para sentenciar que, pese a todo lo que ha sucedido, mantendrá su cargo. «Voy a seguir siendo alcalde», sentencia.

La canción del 'Rosario de la Aurora' se entona desde hace décadas en las fiestas de Cervera como colofón de las verbenas. Los vecinos suben al escenario y entonan esta letrilla popular, en la que se relatan las andanzas sexuales de una pareja. «Se la lleva a la casita, se la mete en la camita, se la bajan las braguitas», recoge la letra, que es seguida por la multitud generalmente de rodillas y con las manos en alto. «Y le daba y le daba y le daba unas hostias que la escojonaba. Y le daba, le daba, le daba unas hostias que la escojonó», se canta también.

Marcelino Gutiérrez explica que su publicación en redes sociales estaba motivada porque no entiende que se quiera acabar con una tradición y que esta petición divide al pueblo. «Me he indignado con este vídeo porque es una provocación para que se de dé 'leches' la mitad del pueblo contra la otra mitad. ¿Quitamos también el 'Paquito el Chocolatero'? ¿Ahora que está tan de moda el 'reguetón' lo prohibimos también?», se pregunta.

«Todo esto se ha sacado de contexto», repite el alcalde pedáneo una y otra vez, poco antes de desvelar su opinión sobre la violencia de género. «Muchos hombres no denuncian malos tratos para que no se les llame 'cojonazos'. ¿Cuántas denuncias falsas de mujeres hay? El hombre se retrae, no lo hace público y no lo denuncia, pero las mujeres van con cuentos falsos hasta que el juez les dice que no. Hace poco, he compartido yo en las redes sociales que a una mujer le había metido el juez 200 euros por una denuncia falsa de violación por parte de su novio. ¿En qué país estamos?», incide Gutiérrez, que asegura que Izquierda Unida no le ha notificado la expulsión del partido de forma formal.

«A mí no me ha llegado nada a casa escrito con el sello. No he tenido una reunión con ellos ni nada», asegura el alcalde pedáneo, que fue concejal del PSOE de Cervera y abandonó las filas socialistas por una serie de discrepancias, pero continuó en el Ayuntamiento fuera del partido del puño y la rosa. «El acta es de la persona física. No me lo puede quitar ningún partido, también me lo pidió el PSOE y dije que no. Me hice concejal no adscrito y santas pascuas», explica Gutiérrez, que pretende hacer algo similar en esta ocasión en la junta vecinal de Quintanaluengos, en la que su hija es la segunda vocal de Izquierda Unida y el tercero es del PP.

El desencuentro entre el alcalde pedáneo e IU es total y Marcelino Gutiérrez asegura que el partido se ha movilizado rápidamente contra este problema, que considera menor, pero en asuntos de vital importancia para los vecinos se ha mantenido al margen. «Izquierda Unida no se ha preocupado de que el pueblo de Quintanaluengos está bebiendo agua sin clorar. Yo mandé un escrito a Sanidad y el partido lo sabe, pero no han hecho ni un comunicado», concluye.