Mañueco pide a los consejeros «implicación total, cercanía con la gente y proximidad en el territorio»

Imagen del nuevo gobierno de la Junta de Castilla y León./Rubén Cacho
Imagen del nuevo gobierno de la Junta de Castilla y León. / Rubén Cacho

El presidente de la Junta recuerda que el «despacho no tiene cuatro paredes, sino 94.000 kilómetros cuadrados» en los que viven las personas

ICAL

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, reclamó hoy a los nuevos consejeros de su gobierno «implicación total» con las personas, «cercanía» y «proximidad» en el territorio y subrayó que el «despacho no son cuatro paredes, sino los 94.000 kilómetros cuadrados» en los que viven las personas que requieren de la atención de la administración autonómica.

En el acto de toma de posesión de los diez consejeros todos juraron el cargo, excepto los titulares de Sanidad y de Cultura y Turismo, propuestos por Ciudadanos, y Fernández Mañueco aseguró que la «verdadera grandeza» de Castilla y León no es su patrimonio natural o monumental, sino las personas que «con su esfuerzo construyen cada día la Comunidad».

Para los nuevos tiempos y retos que se abren en esta décima legislatura, con un Gobierno conjunto de PP y Cs, recalcó que todos ellos son conscientes de la responsabilidad que asumen, pero también de la «ilusión y ganas de trabajar» y ello con «humildad». «Queridos consejeros, la responsabilidad es implicación total, es un compromiso político y personal con las personas que viven en esta tierra y con las que están fuera», argumentó.

En un acto que contó con la asistencia del presidente de las Cortes, Luis Fuentes, exconsejeros, procuradores de PP y Cs y familiares de los nuevos consejeros, Mañueco reconoció que «habrá momentos complicados», pero añadió que estarán «uno al lado del otro» para ayudarse.

Desde un gobierno de transformación y con personas preparadas que echa a andar hoy, el presidente instó a avanzar en el programa consensuado para «conquistar el futuro» y enumeró algunos de los retos como crear un entorno atractivo para la inversión, mejorar la calidad de los servicios públicos como seña de la Comunidad, contar con una administración más moderna y sencilla, dotar de oportunidades para que los jóvenes no se tengan que ir fuera, apostar por que nazcan más niños de las personas que mueren o aprovechar los recursos del mundo rural para su desarrollo.

En toda su intervención, pidió a los consejeros trabajar por las personas vivan donde vivan y recalcó que pondrán en marcha un proyecto integrador, renovador y transformador para «ganar el futuro» de Castilla y León. «No habrá premio mayor que tranajar por Castilla y León y por conseguir los objetivos». Aseveró.

Tuvo el nuevo presidente un reconocimiento para los anteriores consejeros por entregar «mejor» la Comunidad de como la encontraron y para el presidente saliente, Juan Vicente Herrera, por su «dedicación, desvelo y ejemplo». En el acto se encontraban los exconsejeros José Antonio de Santiago-Juárez, Pilar del Olmo, Antonio Sáez Aguado, Alicia García, Milagros Marcos y Josefa García Cirac.

Además, personalizó los «nuevos tiempos» en el vicepresidente de la Junta, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, y confió en afrontar los nuevos tiempos para «mejorar el testigo» que recogen del anterior Gobiertno monocolor del PP.