Las licencias de armas se reducen en Castilla y León un 21% en la última década

Cazador en la provincia de Zamora. /Ical
Cazador en la provincia de Zamora. / Ical

El número de armas destruidas por la Guardia Civil en los últimos años supera a los nuevos permisos

El Norte
EL NORTEValladolid

Las licencias de armas se han reducido en Castilla y León en la última década un 21,1%, al pasar de las 138.277 de 2008 a las poco más de 109.000 del pasado año. Detrás de esta caída, que ha provocado que en los últimos años el número de armas destruidas por la Guardia Civil supere al de nuevos permisos, se encuentra la 'crisis' de la caza menor, ya que el número de licencias para escopetas de cartuchos se redujo un 31,7%, hasta las 71.067.

Por el contrario, las licencias tipo 'D', donde se engloban los rifles utilizados para la caza mayor, han crecido un 19,3%, hasta las 33.790. El resto de licencias, que no suponen ni el cuatro% del total, han experimentado retroceso que van del 36,1% de los permisos que se conceden a las empresas privadas de seguridad (2.305), hasta el 18,4% del tiro olímpico (1.539), pasando por el -7,7% (356) de las pistolas y revólveres que se conceden para defensa personal.

Pero la caída de la licencias de armas no ha sido progresiva en la comunidad en la última década, ya que fue en 2012 cuando se alcanzó la cifra récord con más de 142.000 licencias. Desde aquel año el descenso sí ha sido constante.

Por otro lado, el pasado año la Guardia Civil se incautó más de 6.500 armas. El 39,2% de los casos fueron por tener caducada la licencia, el 32,8% por la comisión de un delito y el 17,7% por infracciones administrativas.

En total, en la comunidad funcionan legalmente un total de 204.575 armas, ya que con una licencia tipo 'E', se puede manejar hasta una docena de escopetas, mientras que las de tipo 'D', las de rifles, el número es ilimitado. Por provincias, la que concentra un mayor número de armas es León, con 27.238, por delante de Salamanca (16.140), Burgos (14.016) y Valladolid (11.420). Segovia, con 6.066 figura en el extremo opuesto, por detrás de Soria (6.910), Palencia (7.153), Ávila (9.198) y Zamora (10.916).

El presidente de la federación de caza de Castilla y León, Santiago Iturmendi, explicó que en los últimos años se ha producido un cambio de tendencia entre los aficionados ante la escasez de la caza menor, que ha provocado que muchos se pasen a la caza mayor con el consiguiente cambio de licencias de armas. En este sentido, indicó que mientras hace cincuenta años la caza de un jabalí era un acontecimiento en la mayoría de los municipios de la comunidad, hoy son numerosas las peticiones que están recibiendo desde la Junta y desde otros colectivos para incrementar la presión cinegética sobre especies como el jabalí, el corzo y el ciervo ante el incremento de los accidentes de tráfico que provocan y los daños que causan en los cultivos.

Además, Iturmendi también subrayó que en los últimos se ha logrado frenar la caída de licencias de caza que se venía acumulando en los últimos años, registrándose dos ejercicios con subidas consecutivas.

Subastas

Por otro lado, en las subastas de la Guardia Civil, que al menos se tienen que celebran una vez al año en cada una de las comandancias, o siempre que se acumulen 200 armas, se pueden encontrar auténticos chollos, aunque desde el propio Instituto Armado se destaca que existen profesionales y expertos en armas que van, de subasta en subasta, en busca de las mejores gangas. La subastas se realizan mediante la modalidad de pliego cerrado y los interesados disponen de cinco días para examinar las armas. Los lotes o las armas que resulten desiertos se incluirán de nuevo en la siguiente subasta, con rebaja del 25% de su anterior valoración. Si algún lote quedase nuevamente desierto en esta segunda subasta, las armas se reducen a chatarra.

Una vez que se produce la incautación, el propietario tiene de plazo un año para recuperar su arma antes de que la Guardia Civil la pueda incluir en una subasta. En todos los casos, ya sea por decisión judicial o por caducidad de la licencia, el propietario del arma será, previa comunicación de la Unidad de Intervención de Armas correspondiente -hay una en cada provincia- el que determine el precio de salida en la subasta.

Además, desde 2017 la Guardia Civil tiene operativo un sistema de cita previa para el servicio de Intervenciones de Armas y Explosivos en toda la Comunidad. Las citas, se pueden solicitar en: http://run.gob.es/citagc o a través de la web de la Guardia Civil http://www.guardiacivil.es dentro del enlace 'Cita previa Intervención de Armas'.

 

Fotos