León gana 274 inmigrantes el último año de la mano de los foráneos comunitarios

Un monumento al inmigrante, /Gráfico
Un monumento al inmigrante,

La comunidad acumula dos ejercicios con crecimientos de extranjeros con tarjeta aunque siguen siendo 4.275 menos que en 2011, cuando alcanzaron su máximo histórico

ICAL
ICALLeón

Castilla y León prosiguió con la recuperación de la población inmigrante en 2018 tras iniciar el regreso de foráneos en 2017, después de un lustro de descensos que comenzó en plena crisis, en 2011. La recuperación de la tendencia alcista ha llegado de la mano de los inmigrantes con origen en países de la UE, ya que los del régimen general permanecen estancados tras descensos muy pronunciados durante los años de la crisis.

En concreto y según los datos que facilita la Secretaría de Estado de Migraciones recogidos por Ical, Castilla y León cerró 2018, con un total de 179.179 inmigrantes con tarjeta de residencia o certificado de registro, lo que supone 3.168 más que en las mismas fechas de 2017, con un aumento porcentual del 1,8 por ciento. El dato aproxima a la Comunidad al pico de esta población, que se alcanzó el 31 de diciembre de 2011, cuando se alcanzaron los 183.454.

En este sentido, desde el año 2011, el de mayor número de tarjetas contabilizadas en la Comunidad al cierre de un ejercicio, los extranjeros de libre circulación aumentaron en 12.492, ya que ese año había 116.857, mientras que los del régimen general, bajaron en 16.767, desde los 66.597 de ese ejercicio. Así, Castilla y León debe recibir aún 4.275 extranjeros para llegar a su máximo.

Cabe recordar que el pico de inmigrantes con tarjeta se alcanzó al término de 2011, cuando se contabilizaron 183.454, para bajar al final del año siguiente hasta 181.643; con un desplome en 2013, el peor año de la recesión hasta los 175.613. Asimismo, a finales de diciembre de 2014, los extranjeros pasaron a 173.402; en 2015 siguieron cayendo ligeramente, hasta los 173.209; y en 2016, hasta los 172.621; para retornar en 2017 a una nueva etapa de expansión con la recuperación de la economía.

El crecimiento en el último año, correspondió mayoritariamente a los comunitarios del régimen de libre circulación, que sumaron a finales del ejercicio 129.349, con un crecimiento en 3.011. Por su parte, los del régimen general ascendieron a 49.830, solo 157 más que doce meses antes. Los primeros crecieron así un 2,4 por ciento, frente las tres décimas que avanzaron los segundos.

Por sexos, a finales del año pasado, había en la Comunidad, 95.873 hombres extranjeros regularizados, 1.395 más que al término de 2017; mientras que las mujeres ascendían a 83.306, colectivo que sumó 1.773 personas.

En los dos años continuados de crecimiento de esta población, tan necesaria para un autonomía despoblada y envejecida, que pierde habitantes a pasos agigantados, Castilla y León sumó 6.558 inmigrantes con 'papeles'. Los comunitarios sumaron 5.601, mientras que los del régimen general solo aumentaron en 957.

Situaciones

La mayor parte de los extranjeros comunitarios registrados en la Comunidad a finales de 2018, 65.160 estaban en la Comunidad sin un motivo de residencia determinado; y 30.967 tenían la residencia permanente. Asimismo, 8.350 estaban por un trabajo por cuenta ajena, y 686, por uno autónomo; 1.693 tenían una residencia no lucrativa; 2.827 era estudiantes; y 5.924 eran familiares. Además, 13.742 aparecían como familiares nacionales de terceros países, de los que 5.475 tenían la residencia permanente. Otro datos de interés revelan que del total del colectivo, la mayor parte, 111.548 tenía entre 16 y 54 años de edad; mientras que 11.831 tenían de 0 a 15 años; y 5.970 65 y más.

En cuanto a los extranjeros del régimen general, la inmensa mayoría, 43.190 tenía la residencia de larga duración; 2.379 estaba por reagrupación familiar; 2.288 con trabajo por cuenta ajena, 152 como autónomos; y 667 con la residencia no lucrativa; junto a 560 por arraigo, y 488 con otras autorizaciones De los extranjeros con permiso temporal, 2.681 estaban en estado inicial; 1.098 en modificación administrativa; 560 en arraigo; 108 por razones humanitarias; 1.872 co la primera renovación; y 321 con la segunda. En cuanto a la edad, 38.996 tenía entre 16 y 64 años; 9.658 de 0 a 15 años; y 1.176 65 o más.

Nacionalidades

Un análisis de las nacionalidades de los extranjeros contabilizados en Castilla y León a finales de 2018, revela que del lado de los comunitarios, destacaban con una amplia diferencia, los rumanos, con 43.575, y los búlgaros, con 33.472. Asimismo, vivían en la Comunidad 18.919 portugueses; 4.229 italianos; 3.775 polacos; y 3.438 franceses; junto 1 1.937 británicos; y 1.882 alemanes.

En cuanto a los foráneos del régimen general, había finales del año pasado, 21.383 marroquíes, el colectivo más numerosos con diferencia, seguidos por 3.872 chinos; y 3.188 colombianos. Además, estaban registrados 2.727 ecuatorianos; 1.901 dominicanos; 1.562 argentinos; 1.391 peruanos; 1.264 bolivianos; y 1.216 brasileños.

Provincias

Por provincias, el número de extranjeros regulares aumentó en todos los territorios de la Comunidad el año pasado, especialmente en Valladolid, donde se alcanzaron los 35.373, 1.095 más que en 2017, con un aumento porcentual del 3,2 por ciento. Asimismo, cabe destacar que Burgos elevó sus extranjeros en 512 personas, hasta un total de 34.400, con un alza porcentual del 1,5 por ciento.

La provincia de Segovia recibió a 328 más, y la salmantina, a 311, con aumento del 1,3 y 1,7 por ciento, que dejaron el número de inmigrantes con tarjeta en estos territorios en 25.098 y 18.105.

En el caso de la provincia de León, cerró 2018, con un total de 23.918 foráneos, que se elevaron en 274 personas, un 1,2 por ciento más que en 2017; y en Palencia ascendieron a 8.725, con la suma de 240 y un aumento relativo del 2,8 por ciento.

Por último, Ávila llegó al 31 de diciembre, de 2018, con 13.677 inmigrantes regulares y Soria, con 8.741, que supone que sumaron 164 y 143 personas al colectivo respecto a 2017, respectivamente, con incrementos porcentuales del 1,2 y 1,7 por ciento, en cada caso.