La Junta ofrecerá ayudas para el regreso al mundo laboral de las mujeres tras el cuidado de hijos o de personas dependientes

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco./Valverde
La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco. / Valverde

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades inaugura el curso formativo de empoderamiento y liderazgo en Alta Dirección para mujeres en empresas de Castilla y León

ICAL

La Junta de Castilla y León lanzará un «ambicioso» programa de apoyo a las mujeres que han dejado su trabajo «para hacer un paréntesis» para el cuidado de hijos o de personas mayores y dependientes y que ahora desean regresar al mercado laboral.

Así lo anunció este miércoles la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, apostilló que este programa está compuesto por formación, iniciativas y ayudas a estas mujeres, además de que incidió en que se hará «una apuesta clara» por el emprendimiento, en especial en zonas rurales, en colaboración con otras consejerías.

Blanco, que hoy inauguró el curso formativo de empoderamiento y liderazgo en Alta Dirección para mujeres en empresas de Castilla y León, aludió a la formación como uno de los «ejes» de actuación principales por parte de la Consejería.

En este caso, el curso que este miércoles se inauguró está destinado a 25 mujeres directivas de Castilla y León, dentro de unos cursos organizados fruto del Diálogo Social y que están destinados a mujeres, no solo aquellas que empiezan a trabajar, sino también a aquellas que tienen formación pero que quieren dar un paso más en su carrera para que puedan crear «sinergias» entre ellas y «redes de colaboración».

«Preocupación» por la igualdad en el mundo laboral

La vicepresidenta de Cecale, Ángela de Miguel, trasladó la preocupación por la igualdad en el mundo laboral, y aunque reconoció que España se encuentra en «una posición privilegiada» a nivel internacional, estimó que «todavía no estamos en los índices de igualdad que nos gustaría». En este sentido, apuntó al techo de cristal como uno de los principales problemas, porque «las mujeres no ocupan los puestos de alta dirección», lamentó.

De ahí la puesta en marcha de este programa de formación que ofrece «las herramientas» para «apoyar» a mujeres directivas y que «asciendan más dentro de las empresas». Al margen del compromiso con la igualdad, De Miguel consideró que la entrada de mujeres en puestos directivos incrementa la competitividad empresarial y mejora los resultados económicos, con beneficios en los que cifró un crecimiento de entre el cinco y el 20 por ciento «porque los equipos con diversidad son más eficientes».

El programa que este miércoles se inauguró estará formado por tres sesiones con las mujeres participantes en las que se trabajarán herramientas «transversales» que resultan «fundamentales» para ocupar puestos de dirección.

A ello le seguirán tres sesiones individualizadas de forma 'online' donde cada mujer solicitará que se haga incidencia en aquellas «habilidades» que requiere para acceder a esos puestos de alta dirección. «Es un programa bastante completo y esperemos que tenga sus frutos para romper el techo de cristal y encontrarnos con más mujeres en puestos de alta dirección, por cuestión de igualdad y de competitividad de las empresas», señaló.