La Junta garantiza que no sierven aceite de palma ni derivados en los comedores de los centros escolares

La Junta garantiza que no sierven aceite de palma ni derivados en los comedores de los centros escolares

Insiste en que es una de los aspectos que figuran entre las prohibiciones de los últimos contratos, vigentes desde 2014

ICAL

La Consejería de Educación aclaró este martes que las empresas contratadas para ofrecer el servicio de comedor en los centros escolares de Castilla y León no sirven aceite de palma, ni en la elaboración de los menús ni como integrante de materias primas de los productos, algo que figura como una de las prohibiciones en los contratos desde el año 2014. La Junta informó a través de un comunicado de que en los controles que se hacen periódicamente y tampoco se ha detectado la presencia de aceites de palma en los productos precocinados que se ofrecen a los escolares.

La Junta salió así al paso de las declaraciones del Grupo Parlamentario Ciudadanos en las que se pedía al Ejecutivo autonómico la adopción de medidas en relación al uso de este tipo de aceite en los comedores escolares. Desde la Consejería de Educación se insistió en que ya existen recomendaciones nutricionales y obligaciones contractuales al respecto.

Los requisitos dietético-nutricionales de los contratos de gestión del servicio público de comedor escolar vigentes desde el curso 2014-2015 introdujeron obligaciones y restricciones para educar en una nutrición saludable a los escolares y garantizar la mejor alimentación. En relación a los aceites y grasas, en las contenidas en los requisitos dietético-nutricionales se prohíbe expresamente la utilización de aceites ricos en grasas saturadas -entre ellos el de palma- o grasas ricas en ácidos grasos trans. En cumplimiento de esta obligación, todas las empresas adjudicatarias utilizan exclusivamente aceite de oliva o girasol en sus elaboraciones.

Otras mejoras de las condiciones dietético nutricionales incluidas en las obligaciones contractuales son la eliminación de pescados como panga, perca o tilapia, menús con más verduras enteras, fuerte restricción de fritos y precocinados, más frutas frescas o la introducción de cereales integrales.

 

Fotos