La Junta detecta un «repunte moderado» de los alquileres en Castilla y León y ve «poco margen» para intervenir

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, participa en un Desayuno Informativo de la Agencia Ical./Miriam Chacón
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, participa en un Desayuno Informativo de la Agencia Ical. / Miriam Chacón

La Consejería considera que las medidas Ábalos en materia de vivienda coinciden con las impulsadas por la Junta

ICAL

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente considera que se está produciendo en Castilla y León un «repunte moderado» de los precios de los alquileres de vivienda y advirtió de que la Comunidad tiene «muy poco margen» para intervenir en este mercado en el que inquilinos y propietarios pactan una renta mensual. Además, saludó la iniciativa de levantar 20.000 viviendas en todo el país como medida para frenar la 'burbuja' en este sector que detectan algunos expertos.

Suárez-Quiñones aseguró en 'Los desayunos de Ical' que el Ministerio de Fomento tiene que concretar más los detalles de ese plan que pretende ofrecer más viviendas para reducir los precios del alquiler. El consejero admitió que poner más casas en circulación puede ayudar, junto a las convocatorias de ayudas, a reducir las rentas, pero insistió en que es «complicado» intervenir en este mercado.

«No tenemos en Castilla y León un problema importante de incremento muy relevante del precio del alquiler. La mejoría económica hace que bueno en este mercado los alquileres tiendan y hayan tendido a subir», dijo el titular de Fomento, quien destacó que la Junta ha elevado el montante de las ayudas al alquiler y flexibilizado los requisitos, entre ellos, el precio máximo para evitar que algunos inquilinos se quedaran fuera de las convocatorias.

En concreto, Suárez-Quiñones aseguró que los precios de los alquileres se han elevado un cinco por ciento de la Comunidad, frente al 20 que han experimentado en zonas de Madrid y Barcelona. Además, el consejero remarcó que la promoción de vivienda no forma parte de las medidas incluidas en el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021, que acaban de firmar el Estado y la Comunidad y que prevé en conjunto 102 millones de inversión.

«Nos parece extraordinariamente bien», dijo el responsable de Fomento sobre todo aquello que facilite vivienda a la sociedad y que lo haga con fines sociales, algo en lo que recalcó lleva trabajando en Castilla y León «mucho tiempo». «Nos felicitamos de que tenga esos planteamientos», dijo Suárez-Quiñones, quien apostó por ayudar a los más necesitados, tanto con las ayudas al alquiler, como con las actuaciones de rehabilitación, regeneración y renovación urbana.

También destacó que en tres años el Parque Público de Alquiler Social, que nació con unas 1.000 viviendas, cuenta ya con 1.876, para lo que la Junta recurrió a acuerdos con la Sareb. «Está bien que ponga en marcha medidas que ya estamos realizando», dijo Suárez-Quiñones, quien además subrayó la recuperación de casas a través del programa Rehabitare, así como los acuerdos con los obispados. «Todo lo que haga nos parece muy bien», añadió.

La promoción debe esperar

«Parece que los momentos son mejores de los que hubo. Hay más demanda», dijo el consejero, quien señalo que la Junta cuenta con vivienda protección oficial y «no se vende». De hecho, señaló que de las 550 casas construidas desde 2008, unas 200 se ofrecen en alquiler social con opción a compra, debido a que no encontraban propietario. «Apostamos por el alquiler, por ser la vía por la que acceden a una vivienda las personas más necesitadas», dijo.

Igualmente, el consejero reconoció que está «en gestión» alguna promoción nueva en el medio rural, pero recalcó que primero debe existir varias personas interesas y disponer de un informe bancario favorable. En ese caso, Somacyl asumirá el proyecto. «Si la rehabilitación del mercado de compra de vivienda se produce de forma más intensa», señaló, se analizará esta posibilidad.

Además señaló que el nuevo Plan de Vivienda contempla ayudas para jóvenes menores de 35 años que adquieran una casa en municipios de menos de 5.000 habitantes. «El esfuerzo es el alquiler y las ayudas a la rehabilitación», remarcó, de acuerdo a lo pactado en el Consejo del Diálogo Social.

También destacó que para los próximos cuatro años se prevé 18,5 millones para las áreas de Renovación Urbana (ARU), por lo que verán la luz nuevas actuaciones en el medio rural y también en las capitales, mediante la declaración de proyectos o la continuidad o ampliación de los existentes. Las más «maduras» son las de Ponferrada, San Andrés del Rabanedo y Ávila. Actualmente de las 25 existentes, 19 pertenecen al medio rural, con una previsión de rehabilitar 1.303 viviendas y con una inversión de 30,5 millones.

Contenido Patrocinado

Fotos