La Junta afronta «sin líneas rojas» el diálogo sobre las 35 horas pero exige que no haya «perjuicio» a los servicios

Reunión de la Junta con sindicatos para analizar la aplicaicón de la jornada laboral de 35 horas./Chacón
Reunión de la Junta con sindicatos para analizar la aplicaicón de la jornada laboral de 35 horas. / Chacón

Fernández Carriedo señala que la decisión debe ser sostenible, garantizar la igualdad de trato a los empleados y garantizar la prestación

ICALValladolid

La Junta de Castilla y León afronta la negociación con los sindicatos para la aplicación de la jornada de 35 horas semanales a los empleados públicos «sin líneas rojas», pero con la condición de que esta medida no perjudique la calidad y la prestación de los servicios a la población.

Así lo aseguró este miércoles el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, quien visitó este miércoles la Feria Expobiomasa, junto a la embajadora de Finlandia, Tina Jortikka. Defendió el compromiso de la Junta con la reducción de la jornada de los empleados públicos que en 2012 se elevó desde las 35 a las 37,5 horas, como medida de ajuste en el gasto.

Ahora, Fernández Carriedo remarcó que el Ejecutivo bipartito de PP y Ciudadanos quiere aplicar de nuevo la jornada de 35 horas, como se comprometieron con los sindicatos de la función pública, así como convertir a Castilla y León en una de la «primeras» comunidades en hacerlo.

Por ello, el titular de Economía y Hacienda remarcó que la Junta quiere afrontar este proceso desde el «diálogo con lo sindicatos, una vez que se ha conocido que el Gobierno de España ha encontrado una fórmula para desbloquear la transferencia de 440 millones a la Comunidad, de la actualización de las entregas a cuenta del modelo de financiación autonómica».

Posibles movilizaciones

«No tenemos líneas rojas y el tiempo que sea necesario, lo vamos a dedicar», afirmó Fernández Carriedo, quien insistió en que quiere negociar con los sindicatos la extensión del horario de verano, ya de 35 horas, a partir del 1 de octubre, algo que exigen estas organizaciones para continuar con los contactos. De lo contrario ya han advertido de que convocarán movilizaciones.

Al respecto, el consejero responsable de las finanzas de la comunidad subrayó que la Junta no es quien promueve las protestas, por lo que señaló que desconoce si podrán evitarse. Fernández Carriedo remarcó que la Junta acude a las mesas de negociación con la premisa de la igualdad de trato a los empleados públicos, la sosteniblidad de la decisión y la garantía de los servicios públicos.

«Nosotros vamos sin condiciones, lo única es que se garantice la calidad, que seamos capaces de asegurar los servicios y que lo que acordemos sea sostenible y en condiciones igualdad», afirmó el titular de Economía y Hacienda. Además, reconoció que la aplicación de las 35 horas será «más sencillo» en las áreas en las que no hay turnos.

Finalmente, el consejero remarcó que en cualquier caso la recuperación de la jornada de 35 horas debe ser «compatible» con otros «objetivos» de la Junta de Castilla y León.