Los jefes de Servicio del Hospital de Burgos exigen la dimisión «inmediata» del leonés Manuel Mitadiel

El interlocutor, el jefe de Servicio de Oncología, Carlos García Girón (I), compareció acompañado y respaldado por los más de 40 profesionales sanitarios con responsabilidad en el HUBU./Ricardo Ordóñez
El interlocutor, el jefe de Servicio de Oncología, Carlos García Girón (I), compareció acompañado y respaldado por los más de 40 profesionales sanitarios con responsabilidad en el HUBU. / Ricardo Ordóñez

Además, piden la presencia de la consejera de Sanidad en el plazo de «una semana como máximo» en el centro para dar explicaciones sobre esta decisión que no comparten

M.L. MARTÍNEZBurgos

Todos los jefes de Servicio del Hospital Universitario de Burgos (HUBU), más de 40 profesionales sanitarios, pidieron hoy la dimisión «inmediata» del gerente de Sacyl, Manuel Mitadiel, por ser el «intermediario» del cese del gerente del centro, Miguel Ángel Ortiz de Valdivieso. Además, exigieron -también de forma unánime- la presencia «urgente» de la consejera de Sanidad, Verónica Casado, en el centro en el plazo de «una semana como máximo» para dar explicaciones «técnicas y profesionales» sobre esta decisión que no comparten, y que «escuche a los profesionales del centro y transmita qué proyecto tiene para la sanidad en Burgos y para el HUBU».

El interlocutor, el jefe de Servicio de Oncología, Carlos García Girón, compareció acompañado y respaldado -hubo un largo aplauso al término de la rueda de prensa- por los más de 40 profesionales sanitarios con responsabilidad en el HUBU. En este sentido, dejó claro que «no se aceptará un nuevo equipo directivo hasta que se tengan las explicaciones oportunas».

Asimismo, hizo un llamamiento a la sociedad burgalesa «individual y colectiva», precisó, para que «estén preparados para hacer una defensa a través del HUBU frente a este acoso, sentido patrimonial, desprecio hacia los profesionales que unánimemente« se sienten »despreciados por quienes no tutelan la sanidad». «Apelo a la ciudadanía y profesionales a recuperar el espíritu que consiguió este Hospital y que lideró hace veinte años», dijo, y agregó: «Apelo hasta el extremo que sea necesario porque el HUBU es una de las grandes instituciones de Burgos y la ciudadanía es consciente de ello. Lo que sea necesario se hará», espetó.

Vejación

El jefe de Servicio de Oncología expuso también en nombre de todos los facultativos que la decisión se considera «una vejación, un sentido patrimonial, autoritario» y subrayó: «Recuerda a tiempos que muchos de vosotros -a los periodistas- no habéis conocido». «El estilo corresponde a otra época», aseveró.

Así, manifestó que ayer por la tarde conocieron la decisión del cese de Ortiz de Valdivielso «sin ningún tipo de argumento», afirmó. Propicia una situación que «amputa parte de la ilusión» que pretendían transmitir públicamente sobre la puesta en valor del HUBU, «liderado por un equipo que ha defendido los intereses profesionales y sanitarios de Burgos frente a las carencias que hubo durante la crisis económica». Valoró el «maridaje» de profesionales y dirección que han conseguido y que «ha sido el motor del éxito», ensalzó, y de «un HUBU pionero en Castilla y León y en el país». «Es la primera vez donde se ha dado conexión y sintonía entre proyectos, trabajo y dirección con el actual equipo directivo», sostuvo García Girón.

Finalmente, se refirió a que «no hay ningún hecho que la ciudadanía pueda aducir para que se diga que el HUBU es un Hospital privado». «A nadie se le ha cobrado un céntimo de euro; es un mantra interesado», aseveró en alusión a la defensa de algunas formaciones políticas de mantener que es un Hospital privado y pedir su reversión a lo público. «Es una intoxicación que después no tiene hechos que los avale», concluyó