La ULE, entre las instituciones con menor tasa de abandono de estudios universitarios en el primer año en España

La ULE, entre las instituciones con menor tasa de abandono de estudios universitarios en el primer año en España

Un informe de la Fundación CYD sitúa a la Comunidad como el tercer valor más elevado en el porcentaje de titulados que se gradúan en el tiempo teórico previsto

ICAL

Castilla y León registra la menor tasa de abandono de estudios en el primer año de grado universitario de España, con un 10,1 por ciento en el caso de las alumnas y un 14,5 por ciento en el caso de los estudiantes varones. Por detrás, aparecen Navarra (12,1 y 17,6 por ciento, respectivamente), Madrid (12 y 17,9 por ciento), País Vasco (11,4 y 19 por ciento) y Murcia (13,1 y 19,9 por ciento).

En concreto, cuatro universidades de la Comunidad -León (Ule), Pontificia de Salamanca (UPSA), Salamanca (Usal) y Burgos (UBU)- se encuentran entre las doce instituciones del país con menores porcentajes. Además, los universitarios de la Comunidad registran el tercer valor más elevado en el porcentaje de titulados que se gradúan en el tiempo teórico previsto, según el informe 'Las universidades españolas. Una perspectiva autonómica. 2018', elaborado por la Fundación CYD (Conocimiento y Desarrollo).

El trabajo destaca que «un curso más, el 2015-2016 muestra resultados muy positivos» en el desempeño académico de los matriculados universitarios de grado en Castilla y León. No en vano, logra la quinta mejor tasa de rendimiento (porcentaje de los créditos matriculados que se acaban aprobando durante el curso), quinta menor proporción de créditos matriculados en segunda y sucesivas matrículas y la menor tasa de abandono del estudio en primer año.

Por lo que atañe al desempeño académico de los egresados, este también es notable para los universitarios de Castilla y León, con el tercer valor más elevado en tasa de idoneidad (el 42,5 por ciento de los que egresaron lo hicieron en el tiempo teórico previsto en los grados de cuatro años). La diferencia entre hombres y mujeres, pese a ser la quinta más reducida de España, supone 23 puntos porcentuales (para ellas tasa del 52,7 por ciento y para ellos, del 29,7 por ciento). El informe precisa que las diferentes preferencias en los estudios de unos y otras influyen en esas diferencias a favor de las mujeres.

La Fundación CYD, que preside Ana Botín del Banco de Santander, también hace referencia a los términos de financiamiento. En este sentido, Castilla y León combina un notable esfuerzo privado (el cuarto más elevado de España) en la financiación de las universidades públicas, si se define ese empeño como la suma del capítulo de tasas, precios públicos y otros ingresos por alumno en proporción del PIB per cápita regional con un reducido esfuerzo público, aproximado por la ratio entre la suma de las transferencias corrientes y de capital recibidas por alumno y el PIB per cápita regional (quinta ratio más reducida de España).

Ventaja laboral

«La ventaja laboral de ser graduado superior en Castilla y León es evidente», asegura el informe, si se observa la tasa de actividad, ocupación y paro, puesto que, en relación al conjunto de la población, la diferencia a favor de los más formados es la quinta más elevada de España en tasa de actividad y ocupación y la séptima en tasa de paro. Eso sí, en el lado negativo, apunta que el dinamismo en el incremento de activos y ocupados y en la disminución de los parados graduados superiores en el periodo de recuperación 2014-2017 no ha sido muy alto (entre las cinco regiones españolas con menor avance).

Además, según la Adult Education Survey de Eurostat, la Comunidad destaca por ser la quinta región española con más proporción de población adulta, de 18 a 64 años, realizando actividades de formación de tipo no formal durante el año.

Investigación

En cuanto a los recursos de la investigación, Castilla y León es la tercera región española con mayor porcentaje del total de investigadores en el sector de enseñanza superior. Además, es la quinta comunidad con mayor ratio entre el gasto en I+D en enseñanza superior y el PIB regional como con más investigadores en relación a la población.

En cambio, por lo que refiere a los resultados de investigación los registros no son positivos. Castilla y León destaca negativamente por ser una de las tres regiones con menos publicaciones y solicitudes de patentes internacionales por Personal Docente e Investigador (PDI) en equivalencia a tiempo completo. Asimismo, se encuentra entre los tres territorios con menos porcentaje de publicaciones en revistas del primer cuartil, las de mayor impacto, o de excelencia con liderazgo.

Finalmente, el sistema universitario de Castilla y León es el quinto de España cuantitativamente, aglutinando al 5 por ciento de los matriculados y a algo más del 6 por ciento de los egresados. En términos de población, se registraron 32,6 matriculados por mil habitantes (tercera ratio más elevada de España) y 8,2 egresados (segunda).

Al analizar el perfil del alumnado universitario, la Comunidad se encuentra entre los cinco con mayor porcentaje de extranjeros así como entre los cuatro con un porcentaje más elevado de titulados de mayor edad (por encima de 25 años en grado y máster y de 35 en doctores). Respecto al personal docente e investigador (PDI) destaca por estar entre los cinco sistemas universitarios regionales con menor porcentaje de doctores y mayor proporción de profesoras y de PDI de nacionalidad extranjera.

Atendiendo al peso relativo de las diferentes ramas de enseñanza sobre el total de los matriculados y en comparación con el sistema universitario español, el conjunto de las universidades castellanas y leonesas destacan (según últimos datos del curso 2016-2017) por ser las quintas con un mayor índice de especialización en artes y humanidades, en gran parte debido a la Universidad de Salamanca, cuarta más especializada (índice de 174 por el 100 del conjunto de España), pero también como las quintas más infra especializadas en ingeniería y arquitectura.

Por otro lado, Castilla y León es la cuarta región española con un menor porcentaje del total de egresados en grado y máster oficial en áreas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), aunque si relacionan con la población joven, de 20 a 34 años, la ratio castellano y leonesa sería la sexta más elevada de España.