Igea asegura que han pesado más «las luces que las sombras» para mantener a Quiñones en la Junta

Francisco Igea, en una imagen de archivo./
Francisco Igea, en una imagen de archivo.

El vicepresidente autonómico defiende un Gobierno «único» donde ha habido renuncias para evitar bloquear las instituciones

ICAL

El vicepresidente, consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, defendió la jornada como «un gran día para Castilla y León», en el que comienza un nuevo Gobierno, con un equipo «muy preparado, con gente entregada a su trabajo», en el que ha habido algunas renuncias para evitar bloquear las instituciones, porque si de algo están cansados los ciudadanos es del empeño de algunos de cumplir al cien por cien su voluntad, de que no sepan renunciar y provoquen que este país esté bloqueado desde hace meses.

«Estamos muy orgullosos de la formación de este Gobierno, y ahora lo único importante son los ciudadanos de Castilla y León, que son quienes tienen que ver cómo sus condiciones de vida, su administración, su sanidad y sus servicios sociales mejoran y progresan gracias a su acción», dijo Igeia, que explicó que empiezan esta tarea con «mucha fuerza». «Esperamos que dentro de cuatro años, los ciudadanos de Castilla y León sean quienes dicten sentencia» y digan si lo que este equipo ha hecho ha sido suficiente.

A juicio del vicepresidente, este ya no es el gobierno del Partido Popular, ni el gobierno de Ciudadanos. «Este es el Gobierno de los ciudadanos de Castilla y León» y debe ser «único, con un único presidente, un único portavoz y una única política». «La Comunidad puede presumir de que no es una tierra de bloqueos, ni de vetos, sino que sus políticos han hecho aquello para lo que se les vota, que es llegar a acuerdos y formar gobiernos para sacar adelante los asuntos públicos. Si bien, dijo que en el acuerdo no existía la posibilidad de vetar a nadie, y es a lo que tiene que hacer honor.

En el caso concreto de la designación del que fuera presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, como consejero de Agricultura, Ganadería y Mundo Rural, y después de la política de limitación de mandatos defendida por Cs, Igea explicó que PP y Ciudadanos llegaron a un acuerdo, que se ha cumplido en lo esencial. «Dijimos que no vetaríamos a ningún miembro del Gobierno» e incidió en que en política muchas veces hay que ser capaz de renunciar para evitar bloquear las instituciones.

Nosotros no estamos dispuestos a bloquear el funcionamiento de la Administración», mantuvo y precisó que en política, cuando se llega a un acuerdo nunca se cumple al cien por cien con las demandas de todos. «Eso es la política, acordar, dialogar y pactar, y cuando uno hace eso tiene que ser capaz también de renunciar».

Juan Carlos Suárez Quiñones

Por lo que respecta a Juan Carlos Suárez Quiñones, que repite como consejero de Fomento y Medio Ambiente, y que Igea vetó en varias ocasiones por su posible implicación en la Operación Enredadera, el vicepresidente reconoció que pudo equivocarse, «como todos los seres humanos». «Como decía Winston Churchill, a menudo he tenido que comerme mis palabras y he comprobado que son una dieta equilibrada».

«Lo que hemos dicho es que esas declaraciones eran unas declaraciones desafortunadas», se justificó. Para él, si se vetara a todos los políticos que «han hecho declaraciones desafortunadas en conversaciones privadas, sería difícil formar cualquier gobierno en cualquier comunidad autónoma, e incluso en la nación».

Teníamos dos opciones, vetar el Gobierno o dejarlo echar a andar un gobierno que mezcla gente con experiencia, que llega nueva a la política con mucha experiencia profesional y que va traer a esta comunidad mejoras y reformas que son muy necesarias», sentenció.

«La trayectoria de Suárez-Quiñones es la trayectoria de un consejero con sus luces y sus sombras», algo que también les ocurrirá al resto. «Lo importante es si las sombras son suficientes para bloquear la formación de un gobierno, y no era así».

Cambio de nombre

Por lo que respecta al cambio de nombre de su Consejería, que en un principio se iba a denominar de Transparencia y Regeneración, Igea le restó importancia. Explicó que ha cambiado varias veces de nombre, y que además comprende las competencias de ordenación del territorio, por lo que se quitó para que el nombre no fuera excesivamente largo.

A su juicio, las funciones de la Consejería quedan bien reflejadas en la denominación de Transparencia, Ordenación Territorial y Acción Exterior, y que en el primer nombre se engloba el concepto de regeneración. Descartó que fuera por que no le gustara a su socio de gobierno, el PP.

Primeros compromisos

Respecto a las primeras decisiones de su cartera, recordó que va a comenzar ya la tramitación para la eliminación de los aforamientos en las Cortes, para lo que ya han hablado con el Grupo Socialista para la reforma del Estatuto de Autonomía. También, se centrará en estos primeros días en revisar el código ético de los altos cargos, y empezar con el nombramiento de secretarios de las consejerías en el primer Consejo de Gobierno, que se celebra mañana.