Herrera afirma que «hay mucho por hacer» en despoblación y ve como «esperanzadores» los últimos datos

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, durante una de sus intervenciones en el Pleno de las Cortes de Castilla y León./Pérez
El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, durante una de sus intervenciones en el Pleno de las Cortes de Castilla y León. / Pérez

Sarrión lamenta que vivir en el medio rural de Castilla y León se haya convertido en «un acto de resistencia e incluso de heroicidad»

ICAL

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, reconoció este martes que «hay mucho por hacer» en materia de despoblación en la Comunidad, aunque estimó que los últimos datos «dan motivo para la esperanza». Así lo dijo en respuesta a la pregunta del portavoz del Grupo Mixto, José Sarrión, en la sesión plenaria de este martes, en la que le pidió conocer su valoración sobre las medidas adoptadas para frenar la despoblación a lo largo de la legislatura.

Herrera reconoció que no es posible hacer «una valoración positiva» de los datos y resultados en materia de despoblacion al margen de que en el último año se hayan visto «síntomas de carácter esperanzador». Sin embargo, defendió que a lo largo de la legislatura se han adoptado «muchas políticas» que se están desarrollando «en la buena dirección» con el fin de favorecer la demografía. Además, tildó estos últimos cuatro años como un momento «clave» para trasladar esta problemática a otras instancias administrativas y niveles de gobierno «que tienen mucho que decir».

Aunque se mostró de acuerdo con las palabras del portavoz del Grupo Mixto, Herrera dijo no considerar «razonable» que Sarrión haya esperado a uno de los últimos plenos de la legislatura para poner sobre la mesa un asunto «por el que no se ha preocupado para aportar esta y otras ideas», lamentó.

El presidente de la Junta defendió las «muchas medidas» que se han tomado en materia agrícola y ganadera, también en la mejora de los servicos públicos, además de que se han dado «pasos adelante» en materia de conciliazión, se han tomado medidas territoriales para zonas especialmente sensibles y todo ello ha favorecido que otros niveles de gobierno «hayan empezado a implicarse», se felicitó.

Herrera recordó la «gravísima» crisis que se ha vivido en España y cifró en 80.000 los habitantes que ganó Castilla y Léon entre los años 2000 y 2008. Aunque a día de hoy se ven los datos de población «con alarma», el jefe del Ejecutivo autonómico estimó que hay «algún motivo para la esperanza» porque se ha frenado el saldo vegetativo y el saldo migratorio de Castilla y León ha vuelto a ser positivo por primera vez desde 2008.

El portavoz del Grupo Mixto celebró el carácter de «autocrítica» de Herrera y lamentó que vivir en el medio rural de Castilla y León se haya convertido en «un acto de resistencia e incluso de heroicidad» porque hay incluso zonas y provincias a las que se conoce ya como la Laponia del Sur. Por ello, Sarrión abogó por buscar soluciones en lugar de por hacer un análisis de la situación. «Hay que plantear claramente una reforma de la PAC», fue una de las propuestas de Sarrión, quien no se olvidó también de la necesidad de mejorar los servicios públicos.

De la misma manera instó a concentrarse en el pequeño productor y no solo en las grandes empresas porque «están obsesionados con las grandes empresas y macroproyectos que destruyen al pequeñ propoietario, que es el que fija población». También reclamó soluciones «innovadoras» para que el valor añadido se quede en la Comunidad, así como la protección de la vida económica de los pueblos y medidas fiscales que favorezcan la actividad económica de los pueblos, finalizó.