La Guardia Civil investiga unos disparos contra la vivienda de un agente forestal en Valmala

Imagen de los daños ocasionados por los disparos/Apamcyl
Imagen de los daños ocasionados por los disparos / Apamcyl

Los hechos se produjeron a media noche del sábado al domingo del último fin de semana

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

La Guardia Civil de Burgos investiga los disparos efectuados la noche del pasado sábado al domingo, 14 y 15 de septiembre, a la casa forestal de Valmala, donde reside un agente medioambiental de la Junta de Castilla y León. Fuentes del Instituto Armado han confirmado a la Agencia EFE que se ha abierto una investigación para intentar esclarecer las circunstancias en que se ha producido este suceso, y por el que se ha puesto la correspondiente denuncia en dependencias policiales.

Los hechos, según ha explicado la Asociación Sindicato Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla y León (Apamcyl) a través de una nota, tuvieron lugar a media noche del sábado al domingo del último fin de semana.

En ese momento, el agente medioambiental que reside en la casa forestal de Valmala escuchó dos detonaciones, pudiendo comprobar posteriormente que se trataba de dos disparos de escopeta contra las ventanas de su domicilio, donde incluso dormían menores de corta edad.

Detalle de los daños causados en una ventana
Detalle de los daños causados en una ventana / Apamcyl

El sindicato de agentes forestales ha condenado rotundamente estos hechos a la vez que reclaman a Fiscalía y Guardia Civil todos los esfuerzos por identificar al autor de unos hechos que, a su juicio, podrían catalogarse como un delito de atentado contra un agente de la autoridad con el agravante de uso de armas de fuego.

Para Apamcyl, todos los indicios apuntan a que dichos hechos se realizaron con el objetivo «de atentar y amenazar gravemente a dicho funcionario y agente de la autoridad como consecuencia directa del ejercicio de sus funciones de policía y custodia del patrimonio medioambiental».

Asimismo, ha reiterado a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente las exigencias sobre seguridad de los agentes medioambientales, a los que en los últimos años se les han ido retirando las armas y medios de defensa y se ha establecido un protocolo de seguridad.