Francisco Igea, un médico que tiene a la política entre sus sueños

Francisco Igea. /Leticia Pérez
Francisco Igea. / Leticia Pérez

Especialista en aparato digestivo, se confiesa a sus 54 años «ciclista fondón» y «creyente lleno de dudas»

ICAL

El vallisoletano Francisco Igea Arisqueta (17 de abril 1964), médico de profesión, inicia la carrera de las primarias de su partido, Ciudadanos, para ser candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, tras cumplir un «sueño», representar a su partido y su provincia en el Congreso de los Diputados durante tres años, en los que la sanidad ha sido su tarea principal.

Igea se licenció en Medicina por la Universidad de Valladolid (UVa) y es especialista en Aparato Digestivo, tras realizar la residencia en el Hospital de Navarra. Fue jefe de sección en el Hospital Rio Carrión de Palencia hasta mayo 2013, cuando cesó a petición propia.

Es autor de numerosas publicaciones en revistas nacionales e internacionales, así como comunicaciones en congresos de su especialidad. Fue miembro de la Junta Nacional de la Sociedad Española de Endoscopia Digestiva y Medalla de Oro de esta organización. También ha firmado múltiples colaboraciones en prensa local y nacional.

Militante en UPyD hasta febrero 2015, fue candidato de Ciudadanos por Palencia a las elecciones autonómicas de 2015 y colaboró en la redacción del programa de sanidad en los comicios de Castilla y León y también en las generales.

Su desembarco en 2015 en el Congreso de los Diputados llegó de la mano de la lista de Ciudadanos por Valladolid, que volvió a encabezar en las elecciones de junio de 2016. Así, en las dos últimas legislaturas ha sido portavoz de Ciudadanos en la Comisión de Sanidad del parlamento.

Este médico de 54 años se confiesa en su perfil de Twitter, a donde desembargó en 2012, un «ciclista fondón y creyente lleno de dudas», así como «comentarista ocasional» en los medios de comunicación.

Un sueño

Durante su presentación este domingo como candidato a las primarias agradeció el apoyo que ha recibido este tiempo de los militantes, simpatizantes de Ciudadanos y a los más de 50.000 votantes que le han permitido vivir los últimos tres años el «sueño», el «orgullo» y el «privilegio» de poder representar Valladolid y España en el Congreso de los Diputados. Franciso Igea confesó que no ha habido «más apasionante» ni «más importante» en su vida, salvo su esposa y sus hijos, pese a reconocer que ha sido, «probablemente», la legislatura, «más convulsa y más difícil» desde la Transición.

Recordó que, durante estos años, ha representado Cs con la defensa de un sistema nacional de salud igualitario y universal, un proyecto de ley de muerte digna que daba derechos a los más débiles para «convertir a los españoles en españoles en pleno derecho hasta sus últimos días», conocer de cerca el sufrimiento y la desgracia que sufren las personas con discapacidad, acercarse a las víctimas de talidomida que llevaban esperando 60 años un partido como Cs para reparar un daño.