La ausencia de un registro público impide a la inspección detectar falsos autónomos

Carlos Bravo y Rosa Eva Martínez, con el presidente del CES, Germán Barrios/LETICIA PÉREZ-ICAL
Carlos Bravo y Rosa Eva Martínez, con el presidente del CES, Germán Barrios / LETICIA PÉREZ-ICAL

CC OO alerta desde Tradecyl del uso indebido de la figura del trabajador por cuenta propia para encubrir a empleados permanentes

El Norte
EL NORTEValladolid

Comisiones Obreras y su Asociación de Trabajadores Autónomos Dependientes de Castilla y León (Tradecyl) volvieron a reclamar ayer la creación de un registro público de contratos mercantiles y autónomos dependientes para facilitar la detección de posibles casos de falsos autónomos, dada la «dificultad» actual para identificarlos y poder denunciarlos. Así lo señaló la delegada regional de Tradecyl, Rosa Eva Martínez, quien admitió los problemas para determinar el número de falsos autónomos en Castilla y León, ya que «ha de verse caso por caso» antes de poder denunciarlo a la inspección de trabajo.

El secretario confederal de Protección Social y Políticas Públicas de CC OO, Carlos Bravo, puso como ejemplo el caso concreto de la empresa leonesa Embutidos Rodríguez, que anunció ayer la incorporación de 400 trabajadores, antes socios cooperativistas, al Régimen General de la Seguridad Social. Un acuerdo, dijo Bravo, que «viene a reconocer lo que es una realidad que se produce de manera muy amplia: la utilización indebida de la figura del autónomo para encubrir relaciones por cuenta ajena de laboralidad ordinaria».

Más información

Martínez y Bravo participaron en una jornada sobre la situación actual del empleo autónomo organizada por Tradecyl en la sede del Consejo Económico y Social (CES) de Castilla y León. Según informan Europa Press e Ical, Bravo citó como los dos retos principales que enfrenta el sector, en primer lugar, la articulación del sistema de representación de los autónomos, ya que el actual se basa en una «representación otorgada» por las administraciones, y en segundo, la equiparación de los sistemas de aportación para «mejorar los niveles de protección social» de estos trabajadores.

Martínez recordó la importancia de los trabajadores autónomos, un sector que agrupa a 196.000 personas en Castilla y León, un 21% del total de afiliados de la comunidad.

Una mínima parte

Martínez se refirió a la figura del trabajador autónomo dependiente (trade), que nació en 2007, y «por los distintos avatares de la crisis no se ha desarrollado». La responsable sindical destacó que el número de trades en la comunidad descendió en el último año, desde los 410 a unos 380, una situación que achacó a la campaña de inspección impulsada desde el Gobierno.

Exigió la puesta en marcha de un registro mercantil donde figuren todos los contratos de este tipo, porque hoy por hoy, no se conoce su número exacta. En este sentido, Bravo destacó que según la EPA, en España hay 297.000 trades, de los que solo están reconocidos 9.500.

Para Martínez, algunas de las nuevas formulas de trabajo que se están ofreciendo a los trabajadores «se pueden considerar como falsos autónomos».