Qué falló en el recuento de los votos en León

Un momento del recuento de los votos en León./Leonoticias
Un momento del recuento de los votos en León. / Leonoticias

La Subdelegación del Gobierno insiste en errores de transcripción y los partidos apuntan a fallos humanos

NACHO BARRIOLeón

La noche electoral del 26 de mayo dejó ya algunas sospechas de que había datos que no cuadraban en el recuento de las papeletas municipales en la capital leonesa. Los socialistas fueron los primeros en intentar disipar sus dudas y denunciaron posibles errores en una docena de mesas electorales. Algo no les cuadraba.

Tres días después, el recuento se trasladó a los juzgados de León donde se confirmaron las sospechas. Había errores registrados en las actas que habían otorgado a Vox los 126 votos del PSOE, y al revés. Además, en otra mesa, el acta reflejaba la victoria de la formación de ultraderecha en las elecciones municipales cuando los miembros de la misma habían garantizado que el partido ganador había sido el PSOE. ¿Qué había pasado?, se preguntaron entonces. Pues unos hablan de errores en la transcripción de los datos, tanto al trasladar las cifras desde el papel hasta la tableta digital en la que se recogen, como humanos al cantar los resultados por teléfono a la central en Madrid. Los partidos políticos, sobre todo el más afectado, entiende que se trata de «fallos humanos», como reconoció ayer el candidato socialista a la Alcaldía, José Antonio Díez.

Dos maneras de contactar

En la noche electoral y tras hacer el recuento de cada urna, los representantes de la administración presentes tuvieron dos formas de mandar los datos al Ifema de Madrid, centro receptor de todos los votos de las municipales de España. Así, mientras que algunos 'tiraron' de las tabletas proporcionadas para tal misión, los hubo que optaron por la tradicional llamada telefónica para dar a Madrid los resultados.

En ambos casos hubo fallos. Pero fuentes de la Subdelegación del Gobierno los han restado importancia. «Hubo cerca de 140 mesas en las que el proceso se hizo bien, por lo que la mayoría de los encargados actuó correctamente».

No fueron pocos los que señalaron que a la hora de hacer el volcado digital en la tableta, las casillas de PSOE y Vox se encontraban «demasiado juntas», lo que llevó al error en varias ocasiones. Sea como fuere, otras voces consultadas achacan la «falta de experiencia» de las empresas contratadas (Scytl y Vector) en este tipo de trabajos y van más allá. A la hora de sacar el contrato público para cubrir este servicio, la nueva Ley establece que primará la cuestión económica (el precio) en un 70% mientras que las condiciones técnicas solo computan un 30%.

Pero en el caso de las llamadas telefónicas a la centralita, el error es otro. En algunos municipios, como León capital, se facilitaron actas en las que ya venían impresos los nombres de las candidaturas, por lo que solo había que poner el resultado junto a ellos. En otros, por contra, tocaba escribir tanto el nombre del partido como la cifra de votos.

Tres urnas

Así, la forma de comunicar los datos era la siguiente. El interlocutor daba el dato (por ejemplo, 'PSOE... 25 votos') y el operador en Madrid confirmaba repitiendo lo dicho (en este caso 'PSOE... 25 votos'). Según apuntan fuentes de la Subdelegación, pudo haber fallos en los casos en los que la candidatura estaba escrita, cuyo orden no se correspondía con el que se tenía en Madrid).

Componente fundamental del error humano en las actas firmadas a tres con resultados equivocados parece ser el cansancio propio de la jornada electoral. De hecho, esta vez hubo más fallos porque había tres urnas en todas las mesas de España y estadísticamente, las probabilidades de error eran mayores. En elecciones municipales, además, un puñado de votos puede cambiar concejales como ocurrió en el caso de la capital leonesa, aunque todas las fuentes consultadas descartan que estuviera premeditado o se cometieran con maldad.