UGT exige a la Junta cumplir con las 35 horas y que deje de usar a los empleados de Sanidad para ocultar su «desvergüenza»

UGT exige a la Junta cumplir con las 35 horas y que deje de usar a los empleados de Sanidad para ocultar su «desvergüenza»

El sindicato apuesta por denominar a Francisco Igea como «el consejero de Torticería y Argumentos Variopintos»

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

El sector de Sanidad de la Federación de empleados de servicios públicos (FeSP) de UGT en Castilla y León exigió este martes a la Junta que cumpla lo pactado con la aplicación de la jornada laboral de 35 horas a la semana y que deje de usar a los trabajadores de Sacyl como «parapeto» para ocultar su «desvergüenza».

El responsable del sector de Sanidad de la FeSP, Miguel Holguín, recordó que el pacto con el Gobierno autonómico para el restablecimiento de la jornada laboral de 35 horas no incluía, «para nada», la condición de que hubiera o no presupuestos nacionales o autonómicos como ha tratado de justificar el consejero de Transparencia, Francisco Igea. Hasta el punto que apostó por denominarlo, a partir de ahora, como consejero de Torticería y Argumentos Variopintos.

Holguín señaló que la puesta en marcha de la jornada de 37,5 horas provocó el desplome de las plantillas de Sacyl, con la expulsión del sistema a un gran número de profesionales que mantenían la calidad del Servicio Público de Salud. Con ello, se debilitaban los servicios públicos y precarizaba a los empleados públicos.

«Pasar del argumento de los 120 millones de euros de coste de la medida, una cifra que aún no se ha diseccionado, que se cae por la liberación por parte del Gobierno central de las cantidades a cuenta adeudadas a las comunidades, al de la problemática estructural de las plantillas de Sacyl y el riesgo de «desatención» a la ciudadanía marcan el camino que desde la Junta se ha decidido emprender para no cumplir con lo pactado: la táctica del calamar, emborronar y embarrar para huir de lo firmado», sentenció este responsable sindical.

Por último, UGT subrayó que el no restablecimiento de la jornada de 35 horas vuelve a poner de nuevo a la Comunidad y a los trabajadores del sector de sanidad, en inferioridad de condiciones con respecto a otros territorios que ya recuperaron este derecho, lo que favorecerá la huida de profesionales así como la vuelta al argumento «clásico y falaz» de la falta de profesionales.