La deuda pública de Castilla y León creció un 4,1% en 2018 y se situó en los 12.360 millones

La deuda pública de Castilla y León creció un 4,1% en 2018 y se situó en los 12.360 millones

La Comunidad es la novena autonomía más endeudada, con un 20,9% del PIB, frente al 24,3% de media

ICAL

La deuda pública de Castilla y León cerró 2018 en los 12.360 millones de euros, lo que supone un 4,12 por ciento más que en 2017, cuando se situó en los 11.870 millones, puesto que creció en 490 millones. No obstante, se aleja del máximo registrado en el tercer trimestre del pasado año, cuando alcanzó los 12.473 millones, al recortarse en los últimos tres meses un 0,9 por ciento, 113 millones menos, según los datos publicados hoy por el Banco de España.

Asimismo, la información del regulador indica que Castilla y León es la novena autonomía más endeudada, con un 20,9 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), frente al 24,3 por ciento de media de todas las comunidades, cuya deuda creció hasta los 293.000 millones de euros en diciembre de 2018, un 24,3 por ciento del PIB, con un aumento interanual del 1,7 por ciento.

Por comunidades, la más endeudada es la Comunidad Valenciana, con un 41,7 por ciento del PIB, seguida de Castilla-La Mancha, con un 35,4 por ciento; Cataluña, con 34 por ciento; la Región de Murcia, con un 29,3 por ciento; las Islas Baleares, con un 28 por ciento; Extremadura, con un 24 por ciento; Cantabria, con un 23,3 por ciento y Andalucía y Aragón, con un 22 por ciento.

Tras Castilla y León, con un 20,9 por ciento, figuran La Rioja (18,8 por ciento), Asturias (18,5 por ciento), Galicia (18 por ciento), Navarra (16,7 por ciento), Canarias (14,8 por ciento), Comunidad de Madrid (14,6 por ciento) y el País Vasco (13,5 por ciento). En cuanto al volumen de la deuda, la más elevada correspondió a Cataluña (78.732 millones), Comunidad Valenciana (47.084) y Andalucía (35.409).

La deuda del conjunto de las Administraciones Públicas españolas se situó en el 97,2 por ciento del PIB en el cuarto trimestre de 2018, lo que supone tres décimas más sobre el objetivo del 96,9 por ciento fijado para dicho ejercicio, en el que la deuda se situó en 1,174 billones de euros.

Este dato es también dos décimas superior a la estimación avanzada por dicho organismo el pasado 15 de febrero, que situaba el cierre de la deuda en 2018 en el 97 por ciento, y que estaba pendiente de que el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicase hoy el dato definitivo de crecimiento del PIB en el pasado ejercicio, que finalmente fue del 2,6 por ciento. El 97,2 por ciento de ratio deuda/PIB a cierre de 2018 supone un punto porcentual menos que en 2017.

Asimismo, el saldo de deuda del conjunto de las Administraciones Públicas aumentó un 2,6 por ciento, en términos interanuales. En concreto, la deuda de la Administración Central creció un 3,7 por ciento y la de las comunidades autónomas un 1,7 por ciento, mientras que la de las corporaciones locales disminuyó un 11,3 por ciento.

En términos absolutos, el saldo de la deuda del conjunto de la Administración Central se elevó a 1,048 billones de euros en diciembre de 2018, lo que representa el 86,7 por ciento del PIB. El crecimiento de la deuda de este subsector en términos interanuales fue del 3,7 por cineto y se concentró en emisiones de valores a medio y largo plazo del Estado. Por su parte, el saldo de deuda de las Administraciones de Seguridad Social se situó en 41.000 millones, con un crecimiento interanual del 50,4 por ciento.

Por último, la deuda de las corporaciones locales se redujo hasta 25.800 millones de euros en el cuarto diciembre de 2018, lo que representa un 2,1 por ciento del PIB y supone un 11,3 por ciento menos que el saldo registrado un año antes.