CSIF denuncia a la Junta por incumplir las medidas de seguridad de los agentes medioambientales requeridas por Trabajo

CSIF denuncia a la Junta por incumplir las medidas de seguridad de los agentes medioambientales requeridas por Trabajo

La organización presenta una demanda en el Juzgado de los Social de Valladolid como «la única manera» de que el Gobierno autonómico aplique las medidas

ICAL

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) presentó una demanda en el Juzgado de los Social de Valladolid, para exigir a la Junta que cumpla las medidas de seguridad requeridas por el Ministerio de Trabajo para los agentes medioambientales.

La demanda es para esta organización, «la única manera» de que el Gobierno autonómico aplique las medidas sobre riesgos y seguridad que la Inspección de Trabajo ha requerido «en un par de ocasiones», después de la denuncia presentada en mayo del año pasado.

El responsable del sector autonómico de la Administración General de la Junta en CSIF Castilla y León, Mariano Prieto, indicó que «tendrán que ser los jueces los que exijan a la Administración unas medidas que solo pretenden garantizar que los 800 agentes medioambientales de la Comunidad trabajen en unas condiciones seguras y unas dotaciones de material adecuadas».

Prieto recordó que CSIF «lleva, desde enero de 2017, intentando negociar» un protocolo sobre seguridad y riesgos laborales, y un acuerdo sobre dotación de medios con la Consejería de Fomento y Medio Ambiente «sin que hasta ahora se haya logrado conseguir nada, a pesar de las exigencias y requerimientos de la propia Inspección de Trabajo».

CSIF explicó que denunció a la consejería ante el Ministerio de Trabajo por la «falta de medidas» de Prevención y de Riesgos Laborales que «están sufriendo los agentes medioambientales y forestales, así como los celadores de medio ambiente». La consecuencia fue que el propio ministerio emitió un requerimiento que obligaba a la Junta a adoptar una serie de medidas en este aspecto que «no se han cumplido», dijeron desde el sindicato.

Medidas

Entre las medidas que demandan los agentes medioambientales se encuentran la dotación de unos elementos de seguridad «proporcionales y adecuados» -en estos momentos no disponen de ningún material de autodefensa-; la ampliación de las plantillas, puesto que el 25 por ciento de los puestos de Relación de Puestos de Trabajo (RTP) están sin cubrir en la Comunidad; o la necesidad de potenciar la formación en técnicas y defensa personal.

El delegado del CSIF Marcelino Arribas insistió en que siendo el agente medioambiental un «agente de la autoridad, policía judicial y medioambiental y, por tanto, que su trabajo es velar por que se cumplan las leyes medioambientales, se encuentra con que «no tiene ningún medio de autodefensa» a la hora de enfrentarse o disuadir a posibles infractores, que pueden mostrar actitudes agresivas.

En este sentido, recordó que ya se han producido agresiones, en algunos casos graves y con riesgo serio contra la vida del agente, como intento de apuñalamiento o de un hachazo, así como que en los entornos de trabajo, como montes, se encuentran «aislados» y tienen que tratar con personas que portan armas de fuego, como cazadores y furtivos de la caza, o portadores de armas blancas como los recolectores de hongos.

Por ello, CSIF reclamó que la Junta dote a los agentes medioambientales de medios de autodefensa «adecuados y proporcionales, con criterios objetivos y profesionales», puesto que, «en teoría, es obligatorio» hacer los servicios por pareja -salvo excepciones-, pero «la realidad es que habitualmente va un agente solo porque no hay personal suficiente», denunciaron. Pidieron también que la Junta saque adelante la oferta de empleo público pendiente de 2017 y 2018 de estos empleados públicos.