Los costes de producción y la fiscalidad provocan la fuga de empresas asturianas de transporte a León

Camiones retenidos en la autopista que une León y Asturias durante un temporal invernal. /ICAL
Camiones retenidos en la autopista que une León y Asturias durante un temporal invernal. / ICAL

La asociación de transportistas pide al presidente del Principado que demande la rebaja del peaje del Huerna

SANDRA S. FERREIRAOviedo

Asturias no es una comunidad atractiva para el sector del transporte. Al menos así lo advirtió ayer la Asociación de Empresarios del Transporte, Logística, Aparcamientos y Actividades Afines del Principado (Asetra), que cifró en quince las pequeñas y medianas empresas de su negocio que se han trasladado a León, Madrid y Santander en los ocho meses que llevamos de año.

El presidente de Asetra, Ovidio de la Roza, mantuvo el jueves una reunión con el presidente del Principado, Adrián Barbón, en la que trataron, precisamente, temas como la fuga de empresas que sufre el sector del transporte o los problemas de infraestructuras de la región.

Ovidio de la Roza alertó al jefe del Ejecutivo asturiano de la «deslocalización silenciosa» que está sufriendo el sector al que representa. «Aquí suena mucho cuando una multinacional se deslocaliza, pero nosotros lo estamos sufriendo en nuestras propias carnes», aseguró.

Según explicó tras el encuentro, pymes de entre 10 y 40 trabajadores abandonan la región para trasladarse a lugares «tan lejanos», afirmó en modo irónico, como Cantabria, León o Madrid, «por razones de competitividad». «Por razones de una situación, tanto desde el punto de vista de costes como desde el punto de vista de fiscalidad» que están produciendo de forma «silenciosa y lenta» esta deslocalización, y que, a juicio de Ovidio de la Roza, trae consigo «pérdida de empleo y economía en Asturias».

El presidente de la patronal del transporte instó así al nuevo Ejecutivo regional «a intentar parar» esta fuga de compañías, no solo para que las empresas de la región se queden en Asturias, sino para que exista un atractivo para el asentamiento de otras.

Otro punto importante que trató durante el encuentro fue el tema del peaje del Huerna. «El rescate del Huerna era un brindis al sol y lo sigo diciendo», recalcó. En este sentido, Ovidio de la Roza manifestó su sintonía con el consejero de Infraestructuras, Medio Ambiente y Cambio Climático, Juan Cofiño, quien apuesta por una rebaja del peaje. Así, instó al presidente del Principado a presionar al Ejecutivo central para que finalmente se produzca esa rebaja.

Nodo logístico

De la Roza consideró que ese objetivo puede plantearse en los próximos meses, cuando haya Gobierno, en el marco de la negociación sobre la financiación del mantenimiento de la red de autopistas y autovías de España. «Será el momento de que se tenga en cuenta la autopista del Huerna», señaló.

Además, De la Roza lamentó que otras comunidades vecinas, como Cantabria, estén cogiendo cuotas de mercado logístico. «Han anunciado una Zalia en lo que ellos llaman La Pasiega mientras la nuestra sigue ahí parada», espetó, y criticó que Asturias no sea «el nodo logístico» del norte de España «como deberíamos ser». Son situaciones, añadió, que «van pasando y se van arrastrando» y la región «queda en último lugar en este sentido».

Respecto a compromisos reales «no hubo». La reunión fue una exposición de lo que es el sector, algo que en ocasiones, según De la Roza los políticos desconocen. «Es un sector que tenemos más de un 90% de cuota de mercado, en España tenemos un millón de trabajadores, somos el 4,5% del PIB, y sin embargo muchas veces no se nos tiene en cuenta», indicó.

Ovidio de la Roza, indicó también que en Asturias hay 3.500 empresas con más de 12.000 trabajadores, «y que sufrimos problemas añadidos como la transición energética». Según afirmó, los transportistas han perdido en camión térmico del orden de tres millones de toneladas anuales, «o se van a perder, o se están perdiendo en este momento».

Tras el encuentro, De la Roza concluyó también que le gustó el mensaje «de ser pragmático» de Adrián Barbón en temas como en el peaje del Huerna, y de tener «valentía» para enfrentar los problemas. «No vamos a solucionarlos todos de la noche a la mañana, pero empezamos a sentir, al menos, efectos que puede producir el nuevo Gobierno, con una estructura muy diferente», indicó de la Roza. Ahora esperan conocer de qué dirección general y de qué viceconsejeria «vamos a depender».