Castilla y León es uno de los destinos favoritos para el turismo rural

Turistas en la Plaza Mayor de Valladolid./Henar Sastre
Turistas en la Plaza Mayor de Valladolid. / Henar Sastre

Las pernoctaciones crecieron un 2,6% en junio hasta alcanzar las 145.909

El Norte
EL NORTEValladolid

Castilla y León se afianza como destino en turismo rural, aunque por detrás de Baleares, al registrar un incremento en el número de pernoctaciones del 2,69 por ciento en el mes de junio hasta alcanzar las 145.909. No obstante, el incremento nacional fue del 7,58 por ciento, hasta las 1,04 millones de pernoctaciones, según los datos de la Encuesta de Ocupación de Alojamientos Turísticos Extrahoteleros (EOAT) que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) recogidos por Ical.

El número de viajeros también fue en aumento el mes pasado y creció en la Comunidad un 4,03 por ciento, hasta los 79.204, mientras que en España creció un 8,08 por ciento hasta los 406.187. Entre las 15 provincias con mayor número de pernoctaciones, cinco son de Castilla y León: Ávila, Segovia, León, Burgos y Salamanca.

Por comunidades, Baleares fue el destino preferido, con 166.405 pernoctaciones, un 2,7 por ciento más que en junio de 2018. También alcanzó el mayor grado de ocupación, con el 54 por ciento de las plazas ofertadas. Le siguió Castilla y León con 145.909 pernoctaciones, Andalucía, con 129.348 y Cataluña, con 116.278.

La estancia media fue de 1,84 días en la Comunidad, frente a los 2,39 de España. El personal empleado se situó en 4.884 trabajadores, para un total de 3.619 alojamientos rurales, con 32.427 plazas. El grado de ocupación por plaza es de 14,97, mientras que en el fin de semana crece hasta las 35,1 y por habitaciones, hasta el 18,35.

Por lo que respecta a los datos por provincias, la evolución de los viajeros -69.415 residentes en España y 9.787 en el extranjero- creció en todas las provincias, excepto en Ávila, donde cayeron un 10,13 por ciento hasta los 12.815; Valladolid, con un retroceso del 3,31 por ciento hasta los 4.670, y Soria, con una merma del 0,65 por ciento, hasta los 7.626.

El mayor repunte se produjo en el caso de la provincia de León, donde el número de viajeros aumentó un 23,84 por ciento hasta los 13.331, seguida de Zamora, con un 14,34 por ciento, hasta los 6.458 viajeros; y Salamanca, con un 6,43 por ciento hasta los 8.204.

Los crecimientos fueron más discretos en los casos de Burgos, que fue del 5,24 por ciento (11.370); Palencia, donde aumentaron un 2,84 por ciento (3.843) y Segovia, con un avance del 1,63 por ciento (10.887).

En cuanto al número de pernoctaciones, disminuyeron un 10,72 por ciento en Soria, hasta las 14.257 y un 9,19 por ciento en Ávila, hasta las 26.036. El mayor repunte se dio en el caso de Zamora, con un aumento del 24,21 por ciento, hasta las 12.616; seguida de León, con un incremento del 22,01 por ciento, hasta las 20.031. También crecieron un 7,5 por ciento en Segovia, hasta las 22.327; un 3,13 por ciento en Valladolid, hasta las 8.085; un 1,21 por ciento en Salamanca, hasta las 14.753; un 0,58 por ciento en Burgos, hasta las 19.507, y un 0,13 por ciento en Palencia, hasta las 8.297.

Finalmente, por lo que respecta a los apartamentos turísticos, Castilla y León sumó 15.3207 viajeros y 34.307 pernoctaciones, con una estancia media de 2,24 noches. En cuanto a los campings, la Comunidad registró 41.961 viajeros, con 96.925 pernoctaciones y una estancia media de 2,31 noches.