Castilla y León buscará en los mercados 1.200 millones para financiarse en 2019

Castilla y León buscará en los mercados 1.200 millones para financiarse en 2019Gráfico

La Comunidad acumula un ahorro de 22,5 millones de euros desde 2013 en intereses gracias a la refinanciación de 1.764 millones de deuda

ICAL

La Junta de Castilla y León tendrá que formalizar alrededor de 1.200 millones de euros de deuda a lo largo de 2019 y lo hará en los mercados financieros en los que existe «demanda y suficiente interés» por las emisiones de la Comunidad, sobre todo de inversores extranjeros.

Así lo confirmaron a Ical fuentes de la Consejería de Economía y Hacienda, que dirige Pilar del Olmo, que explicaron que para cubrir esos 1.200 millones, que suponen una primera estimación sin unos presupuestos cerrados, se apostará por operaciones con una duración de 10 a 20 años y a tipo fijo. En este sentido, precisaron que «la idea es que haya un sesgo más hacia emisiones de deuda que hacia préstamos» porque se pretende «aprovechar el apetito de inversores que no son bancos, que quieren deuda».

En este sentido, las mismas fuentes recordaron que el año anterior, al acudir a la Facilidad Financiera del Gobierno, hubo «más apetito» del «papel» de la Comunidad, que volumen emitido, y este ejercicio tratarán de aprovechar «ese apetito mayor de los inversores extranjeros» que «han vuelto por el papel de las autonomías una vez eliminadas todas las incertidumbres».

En este contexto, afirmaron que Castilla y León «no tendrá problemas» para colocar su deuda, porque siempre ha mantenido una «presencia activa» en los mercados». «Es un punto a nuestro favor», comentaron y aclararon que centrarán «mucho» sus negociaciones «en el plazo, tipos y margen de cierre, es decir, la discusión del día a día».

Los responsables consultados por Ical, próximos a la consejera Del Olmo, insistieron en que este año se financiarán en los mercados porque una ausencia prolongada acaba convirtiéndose en una «penalización y te cierran las lineas de refinanciación y de riesgo». «Es bueno tener contacto con los mercados», defendieron.

Asimismo, recordaron que el Ministerio de Hacienda ha planteado esa dinámica para que las autonomías dejen de depender de los fondos gubernamentales. Junto a esto, aclararon que Castilla y León «no cumpliría» con los requisitos del Fondo de Facilidad Financiera, que utilizó en los ejercicios anteriores, al sobrepasar el objetivo de déficit en 2017; y aunque podría acudir al Fondo de Liquidez (FLA), «no optarán», porque «supone un control de las cuentas y una reducción de la autonomía financiera».

Operaciones de refinanciación

La Consejería de Economía y Hacienda también aprovechó de forma sustancial la mejora de los mercados financieros tras la brutal crisis y desde el inicio de la recuperación en el año 2013 centró una parte de sus esfuerzos en mejorar las condiciones de sus préstamos. Las operaciones susceptibles de refinanciación del Ejecutivo autonómico entre 2013 y 2018, prácticamente finalizadas, permitieron mejorar las condiciones de préstamos por 1.764 millones de euros, lo que se tradujo en un ahorro en intereses por 22,5 millones de euros.

Los datos aportados a Ical, por fuentes solventes de la consejería, indican que los intereses devengados sin esas operaciones de financiación de los préstamos hubieran ascendido a 34,1 millones de euros, cantidad que tras la renegociación se sitúa en 11,6.

Y es que si en el peor momento de la crisis la Junta tuvo que pagar intereses incluso por encima del siete por ciento, en la actualidad, en operaciones a diez años, se paga en torno al 1,6-1,7 por ciento, es decir, el Tesoro (1,4 por ciento), más un diferencial de 20-25 puntos básicos. «Estamos en niveles muchísimo más ajustado», señalaron.

Asimismo, adelantaron que la apuesta de la consejería es formalizar todo lo que se pueda a largo plazo y a tipos fijos, en un contexto de bajos intereses con una previsión al calza. En este sentido, constataron que el corto plazo se utiliza de forma muy puntual, porque su uso «es síntoma de tensiones de liquidez» que no sufre Castilla y León.

Cabe destacar al respecto, que la estructura de la deuda de la Comunidad (11.480,2 millones), revela que el 97,13 por ciento está a largo plazo, frente al 2,87 a corto. Asimismo, el 77,78 por ciento está contratada a tipo fijo, frente al 22,22 por ciento de interés variable.

Datos anuales

Los datos por ejercicio constatan que el año pasado, se refinanciaron 355 millones de euros y se logró un ahorro de 457.436 euros, un año en el que se dio prácticamente por cerrado el proceso de refinanciación. «Nos queda muy poco volumen por no decir nada, hemos hecho mucho estos años y el nivel medio de coste está muy ajustado y los ahorros de las operaciones serían nulos o con expectativas mejores en los mercados», indicaron, para exponer que si se acomete alguna operación de este tipo en 2019, sería en algún caso «muy puntual».

Las cifras constatan que el año en el que se refinanció más volumen de deuda fue 2015, con 645,1 millones de euros, con unos ahorros de 12,73 millones de euros. Asimismo, en 2013 se renegociaron 75,5 millones de euros; en 2014, 304,4 millones; y en 2016, 374, con ahorros de 321.000 euros; y 5,6 y 3,2 millones, respectivamente. Asimismo, en 2017, se refinanciaron diez millones, con 54.750 euros de mejora.

Responsables de la consejería manifestaron que comenzaron a plantearse las refinanciaciones a partir de que se empezó a superar el «momento crítico de la crisis». En este sentido, acometieron un análisis de la cartera de duda y de las operaciones susceptibles de poder refinanciarse a tipos que permitieran una menor carga financiera.

Unas actuaciones que se centraron en los préstamos a partir de cuatro o cinco años y con interés variables, que no tenían penalización en la operación, frente a los de interés fijo. Las negociaciones estuvieron dirigidas a rebajar los tipos alargando la vida media todo lo posible, ante una previsión de subida de los intereses los próximos años.

Los negociadores de la consejería expusieron que trabajaron principalmente con las entidades con las que tenían suscritas operaciones y en el «trato a diario estudiaron las posibilidades y entendieron en la mayor parte de los casos que se podía renegociar».

 

Fotos