Carnero aboga por un medio rural «apetecible» que incorpore esta legislatura a 3.500 jóvenes y un 30% más de mujeres

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero. /Leticia Pérez
El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero. / Leticia Pérez

El consejero compromete la modernización de 30.000 hectáreas de regadío y una defensa de la PAC mediante el empleo de «diálogo y consenso»

ical
ICALLeón

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, incidió este miércoles en la necesidad de diseñar un medio rural que sea «apetecible» para el ciudadano y romper la imagen de sector «marginal» que en muchos casos existe actualmente. El objetivo es incrementar el número de incorporaciones al sector, en especial de jóvenes, hasta sumar 3.500 nuevos profesionales en la presente legislatura, y también de mujeres, con un aumento de un 30 por ciento.

Estos son algunos de los principales objetivos de la gestión del Ejecutivo autonómico en materia de agricultura y ganadería durante la presente legislatura, según relató en la Comisión de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural el consejero. A su entender, no hay formada una imagen «positiva» del sector, sino, más bien al contrario, es incluso «marginal», algo que hay que «romper» para trasladar a los ciudadanos que el sector primario es «estratégico, amigo y lleno de oportunidades».

Aunque esta imagen se quiere mejorar de forma generalizada a toda la ciudadanía, se hará especial incidencia en el caso de los jóvenes y también de las mujeres, para que dispongan de una imagen «más real» de la agricultura y la ganadería mediante el aprovechamiento de los recursos y la generación de riqueza.

Carnero cifró en 2.600 los jóvenes que se incorporaron a la agricultura en Castilla y León durante la pasada legislatura, y trasladó su compromiso por «seguir avanzando y mejorando» durante los próximos cuatro años, con el «reto» de sumar 3.500 nuevos agricultores, es decir, un 35 por ciento más, superando así el objetivo final de 5.000 jóvenes planteados inicialmente, para alcanzar los 6.100 jóvenes incorporados durante el periodo de vigencia del actual Programa de Desarrollo Rural (PDR). Para ello se dotará al PDR de 180 millones de euros, es decir, el doble de presupuesto del periodo anterior.

Sin embargo, ese «reto» se enmarca en una acción «mucho más ambiciosa» como es el Plan de Agricultura y Ganadería Joven, que pretende con el sector, además de la incorporación de los jóvenes a la agricultura, facilitar y simplificar los trámites para acceder a los diferentes tipos de ayuda. En él se incluirá también la Carta de servicios a la incorporación, que será «la hoja de ruta» que los jóvenes puedan ver reflejada las expectativas que les abre su incorporación al sector.

Entre las actuaciones previstas en esta materia, Carnero hizo referencia al incremento de las ayudas a inversiones de las explotaciones de jóvenes como mínimo al 60 por ciento y con la posibilidad de alcanzar el 80 por ciento; los jóvenes podrán acceder al instrumento financiero del Feader para la instalación y sus planes de inversiones; además de que los jóvenes también podrán financiar con el instrumento del Feader la compra de tierras.

De la misma manera, se incorporarán medidas legislativas de ámbito fiscal que persiguen beneficiar a los jóvenes agricultores, como una bonificación del 99 por ciento del impuesto de sucesiones y donaciones entre familiares directos; o el tratamiento favorable en el impuesto de transmisiones patrimoniales para el caso de transmisión de tierras y elementos productivos.

Otro segmento de población en el que se incidirá es en el caso de las mujeres, a las que se quiere dar «más protagonismo», no solo desde el punto de vista de la titularidad, sino también en la asunción de responsabilidades en las explotaciones, así como en su implicación en el movimiento cooperativo, ya que solo 7.600 mujeres de Castilla y León son socias de estas entidades de las 285.000 de toda España.

En este sentido, la Consejería aprobará una Estrategia de emprendimiento de la mujer rural en los ámbitos agrario y agroalimentario, coordinada con el resto de consejerías, y que tendrá como pilares básicos la formación, la innovación, la modernización y el asociacionismo. De esta forma, entre los retos de la Consejería en esta materia estarán alcanzar las 300 titularidades compartidas de explotaciones agrarias, de forma que se multiplicaran por seis los niveles de 2015; incrementar el 30 por ciento la incorporación de mujeres jóvenes en la agricultura; dar asesoramiento a un mínimo de 1.000 mujeres al año en materia agraria, agroalimentaria y desarrollo rural; priorizar el acceso de las mujeres a la formación, especialmente en los ámbitos tecnológicos.

Modernización

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural comprometió la modernización de 30.000 hectáreas de regadío para superar el objetivo total del siete por ciento mediante la elaboración del programa de impulso de infraestructuras agrarias de interés general. El consejero recordó que el regadío contribuye a la «rentabilidad, riqueza y mejora del medio ambiente y fijación de población» porque «donde hay agua, hay vida», declaró.

Otro de los compromisos de la Consejería de Agricultura y Ganadería es sumar 150.000 hectáreas con infraestructuras agrarias en zonas de concentración parcelaria y promocionar las concentraciones en régimen asociativo, especialmente en zonas de montaña o con limitaciones. De la misma forma, anunció que se reivindicará al Gobierno la creación de instalaciones e infraestructuras de almacenamiento de agua para garantizar su aprovechamiento y uso «en momentos de escasez».

PAC

La negociación de la Política Agraria Común (PAC) será otro de los ejes «prioritarios» de la política de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural durante los próximos cuatro años, sobre todo teniendo en cuenta que constituye el «principal apoyo» a las rentas de los agricultores y ganaderos de Castilla y León, ya que la comunidad recibe 1.000 millones de euros al año, siendo así la segunda perceptora de España y una de las regiones que más fondos PAC recibe de Europa, resaltó.

Teniendo en cuenta que habrá que trabajar «paralelamente» con el documento actual y el nuevo, que previsiblemente estará listo a finales de esta legislatura, los objetivos de la Junta pasan por proporcionar a los profesionales la financiación de la PAC «lo más pronto posible» pagando los anticipos autorizados a partir de octubre del año de la solicitud de ayudas; a final de cada año se liquidará «al menos» el 85 por ciento del conjunto de pagos de las solicitudes de ese año; o se simplificarán los procedimientos de seguimiento y control de las solicitudes mediante tecnología satélite en la tramitación de las ayudas.

De cara al documento futuro, Carnero recalcó la «clara» defensa de la PAC como «garantía de ingresos» a los profesionales, que sea un documento «bien dotado» económicamente y que sea «eficiente y simplificada»; que los pagos directos sigan siendo financiados en su totalidad con el presupuesto europeo y que sea una PAC «atractiva para jóvenes» y tenga «una consideración especial» para las mujeres.

Igualmente se preservará al agricultor «que trabaja y vive directamente de la actividad agraria»; se defenderá que el Plan Estratégico Nacional incluya ayudas asociadas a sectores «sensibles» como el ganadero y también para el cultivo de la remolacha; y se perseguirá que las intervenciones de desarrollo rural estén diseñadas y dirigidas por las comunidades.

Ofrecimiento de diálogo

Para conseguir todos estos objetivos y otros planteados por la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero abogó por «el diálogo y el consenso» para conseguir estos retos con los grupos políticos que se hará extensible también a las organizaciones agrarias, las cooperativas, el Diálogo Social y las asociaciones sectoriales, las redes rurales y las asociaciones de mujeres y jóvenes rurales. «Diálogo político, institucional y social con el que concentraremos esfuerzos en mejorar la calidad de vida de las personas del campo. Será nuestra hoja de ruta», comprometió.