Aumenta la tasa de promoción de alumnos en Primaria en 0,6 puntos y la titulación en ESO y Bachillerato en 0,7 y 1,1%

Aula de un centro escolar./
Aula de un centro escolar.

El Plan de Mejora de los Resultados Escolares «propicia la mejora de la calidad del sistema educativo en su conjunto»

ICAL

El número de alumnos que promocionó en 6º de Educación Primaria aumentó en el último curso en todas las provincias de la Comunidad en 0,6 puntos porcentuales, mientras que la tasa de titulación de estudiantes de ESO lo hizo en una media de 0,7 y el indicador de alumnos que superó el Bachillerato, en 1,1 puntos. Así lo establecen los datos correspondientes al curso 2017-2018, que marcan una «tendencia de progreso» de los resultados escolares de Castilla y León, gracias a la puesta en marcha del Plan Global de Mejora de los Resultados Escolares, promovido por la Consejería de Educación, y con la implicación de las áreas de programas educativos de las direcciones provinciales de Educación e Inspección Educativa.

Así, el alumnado que promociona en 6º de Primaria pasó del 97,3 por ciento de promoción del curso 2016-2017 a 97, 9 en el periodo 2017-2018. El crecimiento se registró en siete provincias de la Comunidad, con especial incidencia en Burgos, donde lo hizo en un 1,1 por ciento (de 97,3 a 98,4 por ciento). Por el contrario, descendió en Palencia en 0,4 puntos (de 97,9 a 97,5 por ciento) y Segovia en 0,8 (de 97,8 a 97). Los datos demuestran, a juicio de la Junta, «una tendencia alcista con carácter general» que consigue mejorar los datos de los tres últimos cursos. En este análisis han participado los 824 centros de Infantil y Primaria existentes en Castilla y León, en los que están matriculados 124.498 alumnos.

Con respecto a la tasa de titulación en ESO, en 2017-2018 había 397 centros que imparten esta etapa, con 84.258 estudiantes. El incremento medio fue del 0,7 puntos, al pasar del 85,1 por ciento del curso 2016-2017 al 85,8 del último. En este caso, sí que se aprecian diferencias, aunque no significativas, entre provincias, con aumentos en Burgos (2,3 puntos porcentuales más), Salamanca (08), Soria (3,5 puntos más) y Valladolid (2,9). Entre las caídas, Ávila (2,3), León (0,6), Palencia (dos puntos menos de tasa de promoción), Segovia (0,1) y Zamora (2,1).

Finalmente, el número de estudiantes que tituló en Bachillerato en el curso 2017-2018 creció en un 1,1 por ciento -al pasar del 80,6 por ciento en el periodo anterior al 81,7- y se sitúa en la mejor tasa desde el curso académico 2012-2013, en el que se comenzó con esta serie estadística, con un aumento de 6,3 puntos desde ese año. En el curso 2017-2018 había 276 centros que impartían Bachillerato y 33.386 estudiantes. Este incremento de más de un punto «indica una mejora» global, con aumentos significativos en Soria, con casi un nueve por ciento más y una tasa del 92,5 por ciento, León (dos puntos más), Salamanca (2,2) y Zamora (1,8). A ellos se suman Segovia, con un 1,5 por ciento más, y Valladolid, con medio punto de incremento. Por contra, descendió la tasa en Palencia, un 0,5, y en Ávila, un importante tres por ciento, hasta situarse en una tasa del 77 por ciento, la más baja de la Comunidad.

En todo caso, la Consejería de Educación consideró que el análisis de estos tres indicadores establece una «tendencia de mejora» de los resultados escolares de Castilla y León, con «situaciones puntuales» en las que se ha producido una reducción, «no significativa desde una visión de conjunto de la Comunidad».

Propicia la mejora de la calidad

Para la Consejería de Educación los resultados escolares son un medio que «propicia la mejora de la calidad del sistema educativo en su conjunto». Este análisis aborda las diferentes enseñanzas, niveles y etapas, identificando sus tasas promoción y de graduación, así como las desviaciones más representativas en Castilla y León, como punto de partida para el despliegue del Plan Global de Mejora de Resultados Escolares.

La finalidad del documento es favorecer esa mejora a partir de los resultados, para llegar a las causas que los originan y transformarlos en objetivos y programas que garanticen la calidad y la equidad del sistema educativo de Castilla y León. De esta forma, se atiende a los distintos elementos del sistema sobre los que es posible actuar con la finalidad de compensar los contextos socioeconómicos, las capacidades y las motivaciones de cada alumno y alumna.

Esta contextualización se realiza a través de planes provinciales de mejora y de planes de centros educativos, se les informa de sus resultados y se establece su comparativa con los resultados provinciales y autonómicos.

A pesar de estos buenos resultados abogó por «seguir mejorando, ya que son el medio para conseguir una educación de calidad con equidad», por lo que en el presente curso escolar 2018-2019 se elaborarán planes de mejora provinciales y de centro en base a los factores que puedan afectar y se continuará con el despliegue del Plan Global de Mejora de Resultados Escolares, así como de los programas y actuaciones que los constituyen.

Plan de Mejora de Resultados Escolares

La Consejería de Educación puso en marcha, en el curso académico 2016-2017, el Plan Global de Mejora de Resultados Escolares que permitió conocer la situación de los resultados académicos en las diferentes provincias y seguir avanzado en su mejora, profundizando en cuáles son los elementos que inciden en ellos.

Para ello, en el curso 2017-2018 las direcciones de generales de Política Educativa Escolar e Innovación y Equidad Educativa plantearon el desarrollo de una actuación prioritaria por parte de la Inspección Educativa con la finalidad de asesorar y orientar para el desarrollo de acciones de mejora contextualizadas en los centros educativos que permitiera la mejora de los resultados académicos y la prevención del abandono escolar temprano en las diferentes enseñanzas y niveles del sistema educativo. Además, desde las áreas de programas educativos se impulsaron actuaciones de innovación educativa de especial incidencia en la mejora educativa.

El Plan incorpora la participación de todas las estructuras y niveles del sistema educativo de Castilla y León desde las direcciones provinciales de Educación, que elaboraron un programa anual de mejora de resultados que refleja el trabajo colaborativo de las Áreas de Programas Educativos y de Inspección Educativa. Los nueve programas contemplan, entre otras, actuaciones de apoyo y seguimiento a los centros educativos en especial en su elaboración de proyectos de centro enfocados a la mejora de resultados.

Este documento abarca a todas las etapas y niveles educativos, se basa en las competencias claves que ha de desarrollar el alumnado al finalizar la escolaridad obligatoria y contempla diversos indicadores que señalan su evolución a lo largo de la Educación Primaria y Secundaria. El Plan también es de aplicación en las enseñanzas de Formación Profesional.

La novedad, respecto al inicio del Plan que se incorporó ya el curso 2017-2018, es que los indicadores no se refieren exclusivamente a los clásicos aspectos académicos sino también a factores que tienen que ver con aspectos más globales como las diferentes inteligencias, la capacidad de trabajo en equipo, la empatía y la ciudadanía global, entre otros.

Por ello, el nuevo Plan contempla la innovación educativa como factor esencial de mejora por lo que las áreas de programas educativos trabajan con un instrumento colaborativo que se proporciona a los centros escolares para su revisión y aplicación.

Por su parte, se ha establecido una actuación prioritaria de la Inspección Educativa, que cuenta con un protocolo de intervención que tiene por objetivo el análisis de los resultados que se han producido en los centros educativos, tanto de Primaria como de Secundaria Obligatoria, tanto públicos como privados y en entornos urbanos y rurales, con la finalidad de identificar los elementos comunes que pueden incidir sobre los resultados académicos o el abandono escolar temprano en cada uno de ellos de forma individual.

El protocolo define la fases en las que desarrollar la actuación, así como su temporalización, y ofrece los instrumentos necesarios, como son los resultados de los centros educativos de cada provincia; las encuestas a realizar tanto a equipos directivos como profesorados; los modelos de informes para elaborar por cada centro con la finalidad de que hagan una valoración interna, así como propuestas de mejora; el modelo de informe de la Inspección Educativa relativo a cada centro; y, finalmente, el modelo de informe provincial. Así, cada Dirección Provincial elabora un Plan de Mejora de Resultados provincial y cada centro, en función de sus resultados y de la valoración de protocolo de actuación de la inspección educativa elaborará su propio plan de mejora contextualizado.

Este trabajo colaborativo desde las áreas de Inspección Educativa y de Programas Educativos, como ya se ha indicado tiene una doble finalidad, por un lado analizar los resultados y realizar propuestas de mejora contextualizadas, que deberán ser seguidas desde ambas áreas y cuyo resultado, junto con las propuestas de la Consejería de Educación, son el punto de partida para las acciones emprendidas este curso 2018-2019.

 

Fotos