Amilivia expresa su voluntad de volver a las Cortes al acumularse 21 comparecencias sobre fiscalizaciones

Mario Amilivia, este jueves, momentos antes de su comparecencia./Leticia Pérez
Mario Amilivia, este jueves, momentos antes de su comparecencia. / Leticia Pérez

José Francisco Martín pide al nuevo presidente un impulso a esta institución y Salvador Cruz le recuerda que la situación es fruto de la falta de acuerdo para renovarla

ICALValladolid

El presidente del Consejo de Cuentas, el leonés Mario Amilivia, expresó este jueves su voluntad «plena» de volver a comparecer en las Cortes para presentar los informes pendientes ante la Comisión de Economía y Hacienda, después de que el socialista José Francisco Martín denunciara que una veintena de fiscalizaciones no han llegado al parlamento por la actuación del anterior responsable, Jesús Encabo, mientras que el 'popular' Salvador Cruz afeó que se le culpara cuando la situación se generó por la falta de acuerdo para renovar esta institución.

Amilivia aseguró que están a tiempo de «subsanar» el problema generado por los informes acumulados y que no se han presentado e insistió en la necesidad de contar con un procedimiento reglado para que el Consejo disponga de unas reglas para superar la situación que se genera al no estar fijado el plazo para que se presenten los informes de fiscalización en las Cortes.

Por ello, el presidente del Consejo de Cuentas planteó «unir lo más posible» la aprobación de los informes de fiscalización a su tramitación y debate en las Cortes ante «una mayor demanda de agilidad».

José Francisco Martín aseguró en su intervención en la Comisión de Economía y Hacienda, en la que se presentó el Plan de Fiscalización de 2019, que pese a ser «cosas desagradables», Encabo dejó una veintena informes pendientes de presentar al no volver a las Cortes desde hace casi un año. Todo ello, dijo, a pesar de que comprometió un impulso a esta institución.

Sin embargo, el procurador socialista recordó que cuando no se aprobó el Plan de 2017 por la «absoluta» falta de diálogo, el expresidente de Cuentas lo vivió como una cuestión de Estado. También criticó la gestión de la presidenta de la Comisión de Economía y Hacienda, Irene Cortés.

Sin embargo, el 'popular' Salvador Cruz censuró que se critique al antecesor de Amilivia cuando él no es el responsable de la falta de acuerdo para renovar las instituciones propias. Recordó que una vez que entró en funciones hace un año, no parecía razonable que acudiera a presentarlos en las Cortes.

Por ello, indicó que en el futuro debería plantearse si determinados informes, como los de ámbito local, deberían debatirse en estas entidades y no en el parlamento autonómico. También defendió el trabajo de la Comisión de Hacienda ya que aseguró que en esta Legislatura es la etapa en la que más se ha reunido, con hasta tres reuniones la «mayoría de los meses». Por ello, rechazó las palabras de José Francisco Martín y le afeó sus palabras.

Trabajos en marcha

Asimismo, Mario Amiliva avanzó que se está fiscalizando los servicios sanitarios no asistenciales de los hospitales de Burgos, León, Río Hortega de Valladolid y de Salamanca. También señaló que se extenderán los análisis al consorcio de basuras de León, Gersul, y añadió que está pendiente otras para finales de año como la de cuenta general de la Comunidad de 2017 o la referida a la Universidad de Valladolid (Uva).

Además, el presidente del Consejo señaló que las referidas al Ayuntamiento de Valladolid y Navatejera tienen las directrices técnicas, mientras se recaba información sobre medidas medioambientales de los ayuntamientos con más de 10.000 habitantes. También se trabaja en el informe de la Fundación Siglo y está pendiente de aprobación el referido a los servicios deficitarios de transporte de viajeros.

Tras el análisis de las acciones pendientes, el procurador de Ciudadanos Manuel Mitadiel consideró «abrumadora» la lista que detalló el presidente del Consejo de Cuentas y destacó la cantidad de trabajo pendiente. Además, consideró que los informes más antiguas indican a su juicio que hay una «infradotación» de recursos.

Independencia y 'autoritas'

El presidente del Consejo de Cuentas aprovechó su intervención para defender que este órgano cuenta con un «balance ejemplar», por ser una institución «útil» y «necesaria», puesto que a su juicio ha dado pruebas de su integridad, profesionalidad, transparencia e independencia.

En este sentido, Amilivia volvió a reivindicar la necesidad de reforzar la «independencia» del Consejo y demandó la reforma de la ley de las Instituciones Propias para garantizar aún más la «autonomía» orgánica y funcional.

En este sentido, defendió que debe ser el pleno de la institución quien apruebe su Plan Anual de Fiscalizaciones libremente, «al margen de cualquier tipo de instrucción o influencia del poder Legislativo o de la Administración», y sin perjuicio de que las Cortes, en el ámbito de sus competencias, puedan instar a la realización de las fiscalizaciones que consideren oportunas. Finalmente, planteó reforzar la «autoritas» de la institución con la mejora de los resultados de rendición de cuentas y el seguimiento de las recomendaciones realizadas.