Alrededor de 200 salmantinos son misioneros en medio centenar de países

Pilar Alonso, Policarpio Díaz, Jesús Torres y Juan Robles./SERN
Pilar Alonso, Policarpio Díaz, Jesús Torres y Juan Robles. / SERN

Las diócesis de todo el mundo celebran en octubre el Mes Misionero Extraordinario, bajo el lema 'Bautizados y enviados'

ROSA M. GARCÍA / WORD

Un total de 195 salmantinos son misioneros en casi medio centenar de países de cuatro continentes. La mayoría de ellos, 128, se encuentran en América, mientras que en Europa hay 30, en África, 25 y en Asia, 12. Alemania, Angola, Bolivia, Camerún, China, Chile, Cuba, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Holanda, Marruecos, Mongolia, Perú o Taiwán son algunos de los países donde desarrollan su misión, destacando por número los que se encuentran en Italia, un total de 19 personas. Su número va a la baja, pero en los últimos años está aumentando el número de personas que decide irse de misionero durante sus vacaciones de verano.

Pero ser misionero va más allá, porque «no solo es el que se marcha fuera, sino que todos tenemos una misión, en el trabajo, en la familia, en la calle...», afirmó Policarpio Díez, vicario de Pastoral y coordinador de la comisión diocesana del Mes Misionero Extraordinario (MME). Una iniciativa, que se celebrará durante el mes de octubre y que fue presentada ayer en el Servicio Diocesano de Misión de Salamanca, con la que se quiere transmitir ese mensaje, que «desde el Bautismo, todos somos misioneros, siempre». Bajo el lema 'Bautizados y enviados' en todas las diócesis del mundo se celebrará este mes, convocado por el papa Francisco.

La Diócesis de Salamanca ha puesto en marcha una comisión para preparar dicho mes misionero, en el que se contarán con numerosas actividades. Policarpio Díaz estuvo acompañado en la presentación de MME por los misioneros Pilar Alonso Bazo, integrante de la comisión, y Jesús Torres, agustino; así como por Juan Robles, directos del Servicio Diocesano de Misión.

«El Papa quiere que toda la iglesia sea misionera», afirmó Pilar Alonso, mientras que Jesús Torres insistió en que «somos misioneros para siempre» y este mes será «un momento más intensivo para renovar nuestros compromiso y recargar las pilas para ser misioneros a los largo del curso. Somos misioneros siempre, porque somos bautizados y enviados. La Iglesia nos envía a realizar una misión».

El Mes Misionero Extraordinario, que se celebra en todo el mundo, es un deseo del Papa Francisco, que pretende que sea una oportunidad para «avivar nuestra dimensión misionera bautismal».

La fecha para celebrarlo se ha elegido porque se conmemoran 100 años de la carta apostólica Máximum Illud de Benedicto XV, carta magna de los documentos misioneros que dio inicio a lo que puede ser conocido como «siglo de las misiones». El objetivo es «despertar la conciencia misionera» y que «todos los fieles lleven en su corazón el deseo de anunciar el Evangelio».

Este mes cuenta con cuatro pilares: la oración, el testimonio, la formación y la caridad.

La inauguración de la programación de este mes será el día 1 de octubre, el Papa lo hará en Roma y en cada Diócesis, su obispo. En Salamanca, se celebrará una eucaristía en el monasterio de las Madres Carmelitas del Arenal del Ángel. A partir de esa jornada, se desarrollarán numerosas actividades, como talleres, oraciones, peregrinaciones, conferencia, una vigilia, cine forum, etc. Los domingos, resaltó Pilar Alonso, en cada parroquia se celebrará una catequesis bautismal, sin olvidar que el 20 se celebra el Domingo Mundial de las Misiones (Domund). El martes, día 29, se clausura el MME con una mesa redonda.