Miles de personas despiden en Alba de Tormes, Salamanca, a los cuatro jóvenes fallecidos en Galisancho

Uno de los coches funebres en el funeral que ha tenido lugar en el Pabellón Municipal de Deportes.

Al menos uno de los ocupantes del vehículo no llevaba puesto el cinturón de seguridad, ya que era un «cinco plazas» y viajaban seis personas

EL NORTE

La localidad salmantina de Alba de Tormes está «sumida en la consternación» después de que cuatro jóvenes, dos de ellos de 17 años, otro de 19 y uno de 20, perdieran la vida ayer en un accidente de tráfico cuando regresaban de las fiestas del municipio de Santa Inés, dentro de la pedanía de Galisancho.

El pabellón municipal de deportes del municipio acogió desde primera hora de la tarde del domingo la capilla ardiente con los féretros de las víctimas, en una jornada «trágica» para esta pequeña población salmantina que estaba «destrozada» por el «palo» que supone ver como a jóvenes a los que se les ha visto crecer se les han cortado «sus ilusiones», tal y como reconoció a Europa Press la alcaldesa Concepción Miguélez.

Este lugar ha servido de punto de encuentro para el funeral, con la presencia de familiares, amigos y distintas autoridades. Por su parte, la regidora decretó ayer tres días de luto y suspendió todas las actividades lúdicas y torneos deportivos programados por el Consistorio.

En torno a las 10.45 horas, las instalaciones se han llenado y los servicios de seguridad han tenido que impedir, con vallas, el acceso de más personas al interior, por lo que muchos de los asistentes han tenido que seguir la misa desde los exteriores.

Incluso, una vez terminado el acto religioso y después de ser desalojado en parte el pabellón, los que estaban fuera han podido acceder para dar el último adiós a los cuatro fallecidos y acompañar en el duelo a sus familiares.

Noticias relacionadas

En cuanto a las autoridades que se han acercado a Alba de Tormes -con tres días de luto y en cuya villa se han suspendido todos los actos de ocio y torneos deportivos-, han estado la delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, el delegado de la Junta en Salamanca, Bienvenido Mena, el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, la coordinadora regional de la DGT, Inmaculada Matías, y la alcaldesa de Alba de Tormes, Concepción Miguélez.

Al finalizar el funeral, en torno a las 13.00 horas, los vehículos fúnebres con los cuatro cuerpos de los jóvenes han salido del pabellón entre aplausos de los vecinos de la localidad salmantina, que se han concentrado a las puertas para despedirlos.

El accidente

El accidente se producía minutos antes de las 7.25 horas del domingo, cuando el turismo en el que viajaban seis jóvenes se salía de la carretera en la DSA-130 (antigua CV-40) a las afueras de Galisancho (Salamanca), a unos doscientos metros pasada la finca 'Carmeldo', en dirección hacia Galinduste.

Tres de ellos fallecían en el acto, una mujer de 17 años y dos varones de 17 y 20 años, mientras que el cuarto lo hacía en el hospital Virgen de la Vega sobre las 17.00 horas. Además, hay otros dos heridos graves, un varón de 29 años, conductor del vehículo siniestrado, y otro de 25. Por el momento no se teme por su vida.

El teniente jefe del destacamento de Tráfico de Ciudad Rodrigo, Juan Ramón María Marcos, que instruye las diligencias del accidente, ha avanzado que se investigará al conductor del turismo al que se le imputan delitos de homicidio por imprudencia y por lesiones. Además se han iniciado los trámites para pedir autorización judicial y realizarle las pruebas de alcohol y drogas.

Sobre las causas del accidente, ha señalado a Europa Press que están «aún por determinar», pero ha querido hacer hincapié en el «peligro» que en verano suponen los «desplazamientos cortos por carreteras convencionales».

En este punto, el teniente jefe del destacamento de Tráfico de Ciudad Rodrigo ha incidido en el hecho de que, al menos uno de los ocupantes del vehículo no llevaba puesto el cinturón de seguridad, ya que era un «cinco plazas» y viajaban seis personas. «Los forenses determinarán si el resto de pasajeros lo tenían puesto o no», ha añadido.

Las reacciones

El accidente ha conmocionado a la Comunidad. Así, el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha mostrado a través de su perfil de Twitter sus «condolencias» y su «cariño» a los familiares y amigos de los fallecidos.

Asimismo, Fernández Mañueco, que ha asegurado sentirse «desolado» por la noticia, ha deseado una «pronta recuperación» a los jóvenes que se encuentran heridos en el Hospital Virgen de la Vega de Salamanca y ha abogado por tener la «máxima precaución» en la carretera.

Por su parte, el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, ha lamentado la «tragedia» de Galisancho y ha trasladado sus «condolencias» a los familiares de las víctimas. También a través de su cuenta personal de Twitter, Fuentes ha insistido en que la carretera se ha cobrado la vida de tres «personas muy jóvenes», un una nueva «tragedia en la carretera». «Mis condolencias a las familias y a sus amigos», concluye el dirigente salmantino de Ciudadanos.

El consejero y portavoz de la Junta, Francisco Igea, ha querido mandar todo su «afecto y solidaridad» a familia y amigos, además de pedir, también via Twitter, «extremar la prudencia para evitar más tragedias. Disfrutad de tal manera que mañana podáis seguir disfrutando. Eso les decía a mis hijos cuando salían de fiesta a su edad», ha subrayado.

Por último, la delegada del Gobierno Mercedes Martín ha transmitido sus «condolencias» a las familias, al tiempo que ha reclamado «extremar las precauciones» al volante.

Martín ha aprovechado para recordar que es importante tener en cuenta el «riesgo que supone la carretera» y el «drama» que supone la pérdida de vidas humanas y más sin son «jóvenes», como en este caso.

«Hay que ser conscientes de los peligros que supone la distracción por usar el móvil, por conducir cuando no has descansado suficientemente, por ir demasiado de prisa o por ponerte al volante cuando se ha consumido drogas y alcohol», ha recordado para insistir en que es «conveniente» tener muy presente «esto» porque una vez que se «pierde la vida», las familias «se destrozan» y esos ya no tiene «remedio».

Diez muertos esta semana

El accidente de Galisancho cierra una semana trágica con diez muertos en las carreteras de la Comunidad, tres de ellos menores, en seis accidentes de tráfico.

El primero se produjo el pasado miércoles cuando un hombre de 39 años perdía la vida tras ser atropellado por un camión cuando transitaba con su bicicleta por la N-610 a la altura del municipio zamorano de Villanueva del Campo.

El jueves una joven de 14 años perdía la vida después de que el vehículo en el que viajaba se saliera de la carretera a la altura del kilómetro 22 de la carretera VA-514, a salida de Torrelobatón (Valladolid) en dirección a Castrodeza. Los efectivos sanitarios sólo pudieron confirmar el fallecimiento de la joven, que viajaba en el coche que conducía su madre, que tuvo que ser evacuada a un centro hospitalario y presentaba una crisis nerviosa tras lo ocurrido.

Ese mismo día, a las 21.07 horas, un motorista de 54 años fallecía tras una colisión con un turismo en el comienzo de la autovía A-60, en sentido Valladolid, a la altura de Zaratán (Valladolid).

El viernes, fue un camionero de 50 años el que perdía la vida como consecuencia del vuelco del camión que conducía en la autopista AP-1, en el término municipal de Monasterio de Rodilla (Burgos).

El sábado, en Burgos, en concreto en el Valle de Losa, un hombre de 45 años fallecía después de caerse de la moto en el kilómetro 22 de la carretera BU-550, en las inmediaciones de San Pantaleón de Losa.

Por último, ayer un motorista ha fallecido después de salirse de la carretera en el puerto del Escudo, en el kilómetro 91,300 de la N-623, en el Valle de Vandebezana, dentro del término municipal de Cilleruelo de Bezana (Burgos).