La administración local leonesa, la que más contrata de forma subvencionada

Un trabajador en plena labor. /ICALGráfico
Un trabajador en plena labor. / ICAL

La subvención media por contrato en las entidades locales supera los 8.500 euros mientras que las empresas reciben menos de 2.000 | Saturnino Fernández destaca que «en Castilla y León no se regala el dinero público» y el plan de empleo es «muy exigente» en sus ayudas

ICAL

Cada puesto de trabajo que generaron los programas de contratación por entidades locales del Plan de Empleo de 2017 costó una media de 8.573 euros mientras que la subvención a empresas privadas se situó en los 1.725.

Un informe de CCOO de balance del Papecyl de 2017, cuyos programas de orientación y formación se cerraron en septiembre de 2018, constata que la subvención media por cada puesto de trabajo se situó en el año de referencia en los 5.551 euros, con 13.178 puestos incentivados y un presupuesto global ejecutado de 73,14 millones de euros. La subvención media se redujo un 4,4 por ciento respecto a 2016 y bajó en torno a los 200 euros en todas las líneas excepto en la del plan local, con una subida en 70 euros.

El documento indica que el programa de entidades locales generó 5.811 empleos con un desembolso de 47,21 millones, mientras que el de contratación de empresas, solo impulsó 743 con un gasto público de 1,28 millones.

El informe expone que el programa de contratación a personas con discapacidad o exclusión social permitió crear 5.811 puestos de trabajo, con un presupuesto de 21,6 millones, lo que revela un coste medio por empleo de 3.718 euros.

Asimismo, cabe destacar que en autoempleo y economía social, se impulsaron 1.080 empleos, gracias a unos apoyos de 2,92 millones, con un desembolso medio por puesto incentivado en esta línea de 2.705 euros. El plan de contratación en empresas generó 743 empleos con unos apoyos de 1,28 millones.

CCOO precisa que la subvención media por empleo incentivado más alta se produjo en la línea de contratación de agentes de igualdad por entidades locales, con 10.416 euros; y la más baja, en la de ampliación de la jornada de los trabajadores de ayuda a domicilio, con 366 euros, y en la de establecimiento de mujeres por cuenta propia en el ámbito rural, con 400.

El estudio de la Secretaría de Empleo y Formación de la central sindical en la Comunidad, precisa que del total de empleo incentivados por el Papecyl, el 61 por ciento fueron para hombres y el 39 por ciento para mujeres. Asimismo, los mayores de 30 años englobaron el 86 por ciento del total de estas ayudas a la contratación y un 14 por ciento fueron para menores de esta edad.

El presupuesto ejecutado en el programa de contratación de empresas se elevó un 69,9 por ciento respecto al año anterior; el de entidades locales creció un 3,9 por ciento; y el de inclusión de discapacitados o personas en exclusión social, se elevó un dos por ciento. Por el contrario, bajó el dinero gastado en autoempleo y economía social, un 10,2 por ciento. En total, los 73,14 millones ejecutados en programas para incentivar el empleo representaron un alza del tres por ciento.

Por modalidades de contratos, el 65 por ciento correspondieron a empleos temporales; el 27 por ciento tuvieron carácter indefinido y el ocho por ciento fueron autoempleos. CCOO expone que si se tienen en cuenta los contratos registrados en el Servicio Público de Empleo en el año 2017, mediante el Plan de Empleo se incentivaron casi un cinco por ciento de los contratos indefinidos y tan sólo un uno por ciento de los temporales.

En concreto, se impulsaron 3.487 contratos indefinidos de los 79.138 que se suscribieron en la Comunidad ese año; y 8.611 temporales, de los 856.049 globales. Los indefinidos se suscribieron gracias a los programas de empresas (290), discapacitados o en exclusión (3.160) y otros (37); mientras que los temporales fueron la totalidad de los impulsados por el plan de empleo local (5.507), más 2.651 en el de discapacidad y 453 a través de empresas.

Por provincias, León fue la que más empleos incentivados registró, con 2.953, seguida por Valladolid, 2.764; Burgos, 1.879; Salamanca, 1.609; Palencia, 1.182; Zamora, 867; Ávila, 766; Segovia, 636; y Soria, 450.

El balance aclara también que se concedieron 1.972 ayudas a desempleados y trabajadores con

suspensión de su contrato de trabajo, de las que al programa de ayudas a empleados afectados por ERE de reducción o suspensión correspondieron 1.184, y al programa PIE, 637, con un presupuesto ejecutado de 2,6 millones de euro. El número de beneficiarios por estos apoyos se redujeron un 1,3 por ciento respecto a 2016, aunque en el PIE se elevaron en 439, un 221,7 por ciento; mientras que en la línea de afectados por ERE bajaron en 284, con una merma del 19,3 por ciento.

Formación y orientación

Por otra parte, mediante los distintos programas de Formación, bien sean para desempleados como para ocupados, se ejecutaron 1.781 cursos, en los que se formaron 23.674 alumnos con un presupuesto ejecutado de más de 57,5 millones de euros. En concreto, se ejecutaron 719 cursos para 10.296 alumnos, con 40,8 millones, dentro de la formación para trabajadores desempleados. Asimismo, se impartieron 178 cursos, con 2.030 alumno y 9,1 millones de coste dentro de programa de Orientación, Formación e Inserción profesional. Además, 266 alumnos participaron en 33 cursos, con un coste de 461.296 euros, dentro de la FP específica con compromiso de contratación. La Formación Trabajadores Ocupados llegó a 1.312 empleados, a través de 851 cursos, y más de siete millones de desembolso.

En cuanto al Programa Mixto (antiguas escuelas taller) que combina la formación y el empleo, contó con 1.321 participantes, de los que resultaron casi 1.350 contrataciones, ya que se realizan contratos de formación y aprendizaje, con un presupuesto ejecutado de 14,3 millones de euros.

Por último, los programas de orientación, tanto para personas en desempleo como ocupadas, beneficiaron a 31.712 personas con un presupuesto de ocho millones de euros.

En total, si se suman todos los programas del Papecyl, el presupuesto ejecutado en políticas activas de empleo se situó en torno a los 156 millones de euros en 2017.

Fuertes requisitos

El secretario de Empleo, Política Institucional y Diálogo Social de CCOO-CyL, Saturnino Fernández, destacó que «todo crea empleo» en el Papecyl y estimó que impulsa en torno a 30.000 puestos de trabajo en su conjunto, con sus incentivos y actuaciones de formación y orientación. En este sentido, reconoció que en un contexto de «paro masivo» siempre es poco cualquier empleo que se genere así como el presupuesto que se consigne para mejorar la situación de los desempleados.

Sin embargo, defendió que dentro del plan de empleo no se regalan los apoyos ni se subvenciona cualquier cosa y aseguró que son «muy exigentes» con las empresas que reciben ayudas. Asimismo, indicó que en el empleo público temporal también existen exigencias en las condiciones de contratación para las entidades locales, ya que los contratos que se subvencionan en la gran mayoría de sus líneas son de un mínimo de seis meses y a jornada completa, para determinados colectivos y permiten abordar actuaciones de interés general para las poblaciones.

El responsable sindical afirmó que las cuantías no son «exageradamente grades» y defendió que «en Castilla y León no se regala el dinero público», sino que se apuesta por «subvenciones razonables para ayudar a contratar a colectivos determinados y para contratos de cierta calidad y estables». Asimismo, defendió la contratación local para combatir el desempleo y acometer obras necesarias o prestar servicios en los pueblos, que sufren una gran despoblación.

 

Fotos