«Voy a ser muy molestón con las direcciones provinciales del PP para intensificar el trabajo»

«Voy a ser muy molestón con las direcciones provinciales del PP para intensificar el trabajo»

«Para vertebrar, hace falta en la sala de máquinas del partido alguien como yo, que conoce la realidad de la comunidad y a las personas», afirma Francisco Vázquez, secretario del PP de Castilla y León

ANA NUIN

Francisco Vázquez (Segovia, 1959) ha pasado en menos de una semana de ser un presidente de Diputación discreto y comedido a estar en la primera línea informativa de la política regional por su nombramiento como número dos de Alfonso Fernández Mañueco. Con un amplio currículo a sus espaldas, forjado en casi todos los estamentos de la administración pública, al político segoviano le enerva que se diga que tiene perfil bajo. Él se define como conciliador, pero «molestón».

Diga en pocas palabras qué gana Segovia con su elección como secretario autonómico.

Se puede pensar, desde un punto de vista de la opinión pública, que sale más fortalecida, pero esto no es así. La responsabilidad cuando llegamos a estos cargos es ver con los mismos ojos a todas las provincias.

¿Por qué cree que Fernández Mañueco le ha elegido como número dos? ¿Quizá porque no molesta a nadie y es disciplinado y respetuoso con el poder?

Eso de que no molesto a nadie lo dicen quienes no me conocen, otra cosa es que no se sepa. Pero molestón, soy bastante molestón. La verdad es que tengo muy buena relación con todas las direcciones provinciales. De presidentes, si no era yo el decano hasta ahora, era uno de ellos, de los que empezamos a ser presidentes en 2001. Más que por no molestar, creo que me ha elegido porque soy conocedor de los distintos ámbitos de nuestra Comunidad. Para vertebrarla, hace falta en la sala de máquinas del partido a alguien que conozca no solamente la realidad, sino también a las personas que día a día llevan a cabo las responsabilidades en los diferentes territorios. Y lo de molestar, entre comillas, voy a molestar bastante, y me refiero al trabajo intenso que se va a desarrollar.

¿Dónde estaba cuando recibió el ofrecimiento y cómo fue?

Estaba en Estrasburgo, en una reunión del Consejo de Europa enviado por la Federación de Municipios y Provincias. En esos días me llamó por teléfono Alfonso y no me extrañó porque había estado hablando con él los días anteriores intercambiando opiniones, pero no me había dicho nada hasta ese momento. No dudé ni un momento en aceptar: siempre he estado a disposición del PP. Pero no tenía ningún atisbo de ocupar puestos más allá del que me correspondiera por ser miembro nato del comité ejecutivo. De hecho, ya había anunciado mis intenciones de volver a presentarme a la presidencia provincial, y no había ninguna controversia en ese sentido. Yo no tenía ninguna aspiración a nivel regional.

Renuncia a la dirección provincial, pero podría volver a optar...

Es que tengo muy claro que no quiero compatibilizar dos cargos orgánicos. Estatutariamente es posible hacerlo, lo que no es posible es estar en dos sitios al mismo tiempo. Ahora tengo dos responsabilidades fundamentales, la institucional y la orgánica o interna, a las que me tengo que dedicar al cien por cien. Con esas dos vale, nunca he querido acumular cargos. Cuando me fui al Senado dejé las Cortes, y no era incompatible.

Hasta ahora estaba centrado en la gestión provincial. ¿Ve algún problema en compatibilizar la secretaría autonómica del PP con la Presidencia de la Diputación?

Todos los cargos de todos los partidos políticos de España excepto uno, el presidente del PNV , tienen siempre dos puestos, uno orgánico y otro institucional al nivel que sea. Todo el mundo lo compatibiliza. Estaré en la Diputación hasta el final del mandato, pero ya avancé que no volveré a presentarme, porque creo que con ocho años en cada cargo institucional vale.

Precisamente, su vuelta a la política regional, con letras mayúsculas, se produce cuando quienes le conocen bien afirman que tenía puesta su mirada en el Congreso.

En nuestro partido es incompatible ser diputado nacional y presidente provincial, y la presidencia no la iba a dejar... Cuando me han preguntado qué iba hacer cuando dejara la Diputación, he dicho que igual volvía a mi puesto de trabajo, que es el de jefe del Servicio de Fomento.

Silvia Clemente coordinará el programa electoral para 2019, pero Fernández Mañueco le ha dado más poder a usted al nombrarle secretario autonómico. No deja de ser una ironía del destino, cuando usted dijo que si se postulase para el cargo la presidenta de las Cortes, recibiría su apoyo.

Dije que si se hubiera presentado Juan Vicente Herrera, todos los presidentes provinciales y todo el partido hubiéramos apoyado su candidatura. Al renunciar él, se hicieron públicas dos, además simultáneamente. Y yo dije lo que pensaba, que si se presentaba Fernández Mañueco, mi candidato era él. Al hilo de eso me preguntaron que si se presentara alguna más, como Silvia Clemente... Y yo dije que al ser segoviana, Segovia también apoyaría a Silvia Clemente. Pero vamos, ese caso sabía yo que no se iba a dar...

También ha sonado el nombre de Silvia Clemente como aspirante a la Secretaría General.

En eso no hay ningún problema. Aquí tenemos una labor muy importante por delante para los dos próximos años, porque en 2019 habrá elecciones municipales y autonómicas. Yo me voy a dedicar a los temas de organización, para engrasar y poner en movimiento al partido para esa cita electoral, y Silvia va a tener un papel muy importante a la hora de coordinar y poner al día todas las políticas y el programa con el que nos queremos presentar en 2019, renovado y que ilusione a los ciudadanos. Desde el punto de vista personal y político, en Segovia hemos demostrado que nos llevamos muy bien y no hay fisuras. Y es positivo que esa buena sintonía se traslade a nivel regional.

Va a coordinar la celebración de los congresos provinciales. Usted ya ha dicho que no va a optar. ¿Puede relevarle Silvia Clemente?

Creo que los dos tenemos una responsabilidad que no nos permitiría desarrollar una labor a pleno rendimiento en la dirección provincial. Si yo voy a tener mucho trabajo, ella va a tener tanto o más que yo, porque hay que tener un contacto directo con la realidad social durante estos próximos meses para que durante el último año podamos conformar una alternativa seria y solvente en un proyecto político de futuro e ilusionante. Las responsabilidades que va a tener tampoco se lo van a permitir. Los militantes de Segovia tienen que pensar en una persona distinta.

Descartados ambos, ¿contempla la posibilidad de primarias?

Puede haberlas, pero espero que lleguemos a un congreso de unidad.

La cúpula nacional ha dado su apoyo cerrado a Fernández Mañueco como candidato a la Junta en 2019. ¿Se ve usted en un futuro Gobierno presidido por él?

Yo no me veo en el Gobierno de Alfonso, yo lo que tengo que hacer ahora es poner al partido en marcha y va a ser mi máxima preocupación.

Tampoco se autodescarta...

No, tampoco, pero no me preocupa. En su momento, tanto en Madrid como en Valladolid, me ofrecieron cargos y preferí mantenerme en las Cortes de Castilla y León.

Es un apasionado de los temas de cohesión territorial y de derecho comunitario. ¿No le tienta la Consejería de Presidencia?

No me veo en la Consejería de Presidencia. De verdad, que no aspiro a estar en el Gobierno regional, quiero que quede bien claro.

¿Y piensa recorrerse todos los pueblos de Castilla y León, como ha hecho con los 209 de Segovia?

Es un poco difícil llegar a los 2.248, pero intentaré estar en la mayoría de ellos con los afiliados y las direcciones locales del PP.

Futuro y bicefalia

Entrando en asuntos que están ahí. ¿Considera que Juan José Sanz Vitorio debe seguir como portavoz del Grupo Popular o lo lógico es que haya también renovación?

No voy a entrar ahí, porque es un tema que o me corresponde. Yo me voy a centrar en el ámbito interno de organización del partido.

Pese a los esfuerzos en lanzar mensajes de unidad, hay un secreto a voces ante los dos años de bicefalia que esperan: Cargos de confianza de Herrera, como el vicepresidente De Santiago-Juárez y la exvicepresidenta Rosa Valdeón, hicieron campaña a favor de Silván. Y, ahora, el núcleo duro de la dirección ha cambiado. ¿Siguen manteniendo que no hay división o, al menos, discrepancias a la hora de abordar el futuro del partido en la región?

Voy a copiar las palabras de Juan Vicente Herrera, cuando dice que no hay bicefalia ni bicenada. Y de eso se van a encargar, estoy seguro, tanto Herrera como Fernández Mañueco. Vamos a ver, a lo mejor no estamos acostumbrados a que se digan diversas opiniones, pero tenemos que habituarnos a ello desde el punto de vista de que queremos la máxima participación en los partidos y en la elección de los cargos. Lógicamente, un afiliado se decantará por uno y otro, por otro. Pero al día siguiente estamos todos en el mismo barco. Claro, eso es difícil pensarlo cuando hemos asistido a espectáculos tan lamentables como los que han ofrecido otros partidos, como el PSOE. Que den lecciones algunos del PSOE regional provoca carcajadas.

¿La ordenación del territorio puede crear la primera fricción en la bicefalia Herrera-Mañueco?

No creo que haya habido discrepancias. Ha habido que hablar sobre muchas cuestiones y sobre un borrador encima de la mesa, que todavía no ha llegado al final, porque seguro que habrá más aportaciones, también de otros grupos políticos las ha habido. Habrá que discutirlo en el seno de las Cortes con otros grupos.

¿Considera que Ramiro Ruiz Medrano debe optar a la reelección en Valladolid para evitar una escisión?

Eso es una opción personal. Si se presenta o no, le corresponde decidirlo a él, y luego serán los afiliados de Valladolid los que decidan.

¿Hay margen para mejorar los resultados electorales en la región?

Las elecciones de 2015 llegaron en un momento muy delicado para el PP. Y por tanto, creo que hay margen de mejora. Pero no porque se pueda hacer mejor o peor, sino porque las coyunturas económicas no son las mismas. En 2015 estábamos en una crisis económica brutal y en 2019 esperamos que haya pasado definitivamente y que las políticas del PP durante estos años den su fruto.

¿Herrera agotará el mandato?

Yo creo que sí, porque es un hombre de palabra. Dijo que el contrato con los castellanos y leoneses era por los próximos cuatro años y creo que su intención es acabar en 2019.

En clave nacional, ¿prefiere a Susana Díaz o a Pedro Sánchez el quizá o el no es no?

No están en mis preferencias ninguno de los dos. A no ser que la virulencia de los ataques suba de tono, nosotros no nos vamos a pronunciar sobre las crisis de otros partidos.