Faltan mujeres en los escaños de las Cortes de Castilla y León

Faltan mujeres en los escaños de las Cortes de Castilla y León

Un trabajo del Instituto Nacional de Estadística arroja que el parlamento de Castilla y León es el cuarto de España, sin incluir Ceuta y Melilla, con menor peso femenino

S. ESCRIBANO

Hace más de 30 años las Cortes de Castilla y León estrenaban etapa autonómica con un hemiciclo plagado de hombres y... tres mujeres. Rosario Peñalba, Concha Puente y Aurora Merchán, procuradoras del PSOE, fueron las pioneras encargadas de ir metiendo cuña en un coto, el parlamentario, reservado a las corbatas. Hoy se sientan en los escaños de las Cortes 33 procuradoras. La evolución salta a la vista, pero el parlamento de Castilla y León roza, pero no cumple, esa marca del 40% mínimo y 60% máximo de presencia por género en la que se fija la paridad.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), Castilla y León es la cuarta comunidad de España con menor presencia de mujeres en su parlamento autonómico, sin contar Ceuta y Melilla, cuyas asambleas se asemejan más a un ayuntamiento grande. Los datos publicados por este organismo estatal sitúan el índice de presencia femenina en el hemiciclo de las Cortes de Castilla y León en el 41,7%. Un porcentaje real a fecha de junio de 2015, cuando tomaron posesión los parlamentarios elegidos en mayo de 2015, con 35 mujeres en ese plantel que estrenó la legislatura, pero superado en el momento actual por la dinámica política.

País Vasco y Canarias en cabeza; Murcia a la cola

Con los datos de junio de 2015, solamente Murcia, Cantabria y Cataluña tienen menos presencia de mujeres en sus parlamentos autonómicos que Castilla y León. Con la corrección de 2017, las Cortes castellano y leonesas comparten antepenúltimo lugar con la Cámara catalana. El resto de comunidades presenta una mejor representación femenina. A la cabeza, País Vasco y Canarias, con más mujeres que hombre en los escaños, el 53,3%. Les sigue Andalucía (49,5%) y Asturias (48,9%); luego Navarra (48%), Aragón (47,8%), Extremadura (47,7%); Baleares y La Rioja (47,5%), Galicia (45,3%), Valencia (44,4%), Madrid (42,6%) y Castilla-La Mancha (42,4%). A partir de ahí, arranca el coche escoba, con Castilla y León, Cataluña, Cantabria y Murcia.

Y desfasado a peor, puesto que de esa composición inicial de las Cortes de esta legislatura renunciaron a su escaño cuatro integrantes, de los que tres son mujeres. Dos del PP, María de Diego y Virginia Arnáiz, por sendos nombramientos en la Junta, y una del PSOE, Marta Olmedo, por cuestiones personales. De esas tres bajas, solamente una fue sustituida por otra mujer. La realidad es que de los 84 parlamentarios que componen el pleno de las Cortes, 33 son mujeres, lo que sitúa el porcentaje de presencia femenina en la Cámara autonómica en el 39,3%.

El trabajo del INE sobre Mujeres y Hombres en España apunta que, con ese porcentaje de presencia inicial del 41,7%, Castilla y León habría atravesado el objetivo de 40% que marca la paridad y aconseja la UE. Con el dato actualizado del 39,3%, ahora lo roza, pero no lo supera.

La comunidad se situaría al nivel de Cataluña, en el antepenúltimo puesto, reflejando menos representación de parlamentarias solamente las asambleas territoriales de Cantabria y Murcia. El mejor dato de mujeres en escaños autonómicos lo obtienen el País Vasco y Canarias, que ocupan la primera posición nacional con el 53,3% de parlamentarias. Les sigue Andalucía, con el 49,5%, y Asturias, con el 48,9%.

La obligación de aplicar a las listas porcentajes de paridad por tramos que instauró la Ley de Igualdad promovida por el Gobierno de Rodríguez Zapatero supuso un impulso a la presencia de mujeres en los plenos. Es obligatoria la proporción 40%/60% en cada tramo de cinco puestos en una candidatura. Formaciones como el PSOE aplican la fórmula de las listas cremallera: hombre/mujer o viceversa.

Si pioneras fueron en las legislatura de 1983 a 1987 las tres procuradoras del PSOE, también lo ha sido la popular Josefa García Cirac, como primera mujer presidenta de las Cortes en junio de 2011, sustituida en junio de 2015 por Silvia Clemente, actual máxima responsable del parlamento autonómico.