Fomento diseña un plan específico de control de las plataforma digitales de servicios de transporte de viajeros

La Consjería pone en marcha el Plan de Inspección del Transporte 2016 que priorizará la vigilancia sobre las mercancías peligrosas y los escolares

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente está rematando el Plan de Inspección del Transporte Terrestre de Castilla y León para el presente año 2016, que contempla una estrategia específica de control de las plataformas digitales de contratación de servicios de transporte de viajeros en vehículos de turismo particulares. En general, el Plan incluye la vigilancia del transporte de mercancías, especialmente, las peligrosas, y de escolares y menores, según informó la Junta hoy en un comunicado.

Según la Consejería, el control de estas plataformas digitales se debe a que implican una gran perturbación en la ordenación y en la seguridad del transporte e inciden a su juicio en la libre y ordenada competencia entre las empresas. La inspección comprobará fundamentalmente si se trata de un servicio compartido, y por tanto, sus gastos también, entendiendo como aquel que se produzca esporádicamente, no de forma constante, ni regular, y que reparta los gastos de combustible y peaje entre todos los ocupantes del vehículo, incluido el conductor.

La Junta precisó que si no se dan estas circunstancias se trataría de un transporte público discrecional de viajeros en vehículos de turismo, esto es, en taxis, y por tanto, estaría sujeto a la posesión de la correspondiente licencia municipal y sus reglamentos correspondientes.

Como novedad respecto a años anteriores adapta el baremo sancionador a las determinaciones contenidas en la modificación de la Ley de Ordenación de Transporte Terrestre para adecuarlo a las nuevas exigencias de esta actividad. Este plan, integrado a su vez en la Estrategia para la Seguridad Vial en Castilla y León, tiene como objetivo fundamental la ordenación del mercado de transporte y el control del cumplimiento de la normativa para garantizar la libre competencia y lograr un transporte eficaz, de calidad y seguro.

Las inspecciones selectivas darán prioridad a la correcta prestación conjunta del servicio de transporte público regular de viajeros de uso general y especial de escolares, al desarrollo del transporte a la demanda, el control de los tiempos de conducción y descanso, la manipulación del tacógrafo y limitador de velocidad, el exceso de peso, las mercancías peligrosas, el transporte escolar y el control de las plataformas digitales de contratación de servicios de transportes de viajeros en vehículo de turismo particulares, así como a la cualificación profesional de los conductores, entre otras.

Respecto al control de tiempos de conducción y descanso, se vuelve a hacer hincapié y requerimiento de la información que aportan los tacógrafos tanto analógicos como digitales, con especial atención a los tiempos máximos de conducción diarios, semanales y bisemanales, los descansos y las conducciones máximas ininterrumpidas. Para este año el objetivo será proceder a la lectura de 107.000 jornadas de trabajo de conductores profesionales.

Igualmente este año está previsto incrementar la inspección contra la manipulación del tacógrafo en polígonos industriales, áreas metropolitanas de alto desarrollo industrial y en pequeños recorridos con velocidades muy cortas, ya que, según informes de la Guardia Civil, es en estas zonas donde se ha constatado las manipulaciones.

Viajeros

En cuanto a las rutas regulares como a la prestación conjunta de transporte de viajeros de uso general y especial de escolares, modalidad autorizada en 2014 y de la que existen en este curso 267 rutas en funcionamiento, se controlarán los aspectos directamente relacionados con la seguridad vial, tiempos de conducción y descanso, ITV, seguros o antigüedad de los vehículos. Además, los servicios territoriales de Transportes y la Guardia Civil realizarán controles específicos trimestrales con el fin de inspeccionar todas las rutas existentes en cada provincia.

A final de año está prevista la puesta en marcha de una campaña específica dirigida por la Dirección General de Tráfico en colaboración con las comunidades autónomas y la Guardia Civil para controlar, entre otros aspectos, si las empresas mantienen las mismas condiciones que cuando fueron adjudicatarias de los distintos servicios.

Mercancías

Respecto a las mercancías peligrosas, la Guardia Civil realiza controles ordinarios en carretera para verificar si este transporte cumple con las directivas comunitarias de aplicación y la inspección de los Servicios Territoriales y la Dirección General de Transportes vigilan también a las empresas residenciadas en la Comunidad verificando el cumplimiento de los requisitos para poder realizar este tipo de transporte.

Baremo sancionador

La última modificación de la Ley Orgánica de los Transportes Terrestres de 2013 ha supuesto una profunda revisión de los tipos infractores, de la naturaleza de las infracciones, y de la cuantía de las sanciones a imponer que, consecuentemente, ha tenido que ser incorporado al Plan de Inspección de Transporte Terrestre de Castilla y León 2016. Por tanto, el Plan incluye una adaptación del Baremo Sancionador a las determinaciones de la ley básica estatal de Ordenación del Transporte Terrestre que recoge sanciones de 4.000 euros para las infracciones tipificadas como muy graves.