Castilla y León reservará el nuevo margen de déficit para posibles desfases de gasto sanitario

Castilla y León reservará el nuevo margen de déficit para posibles desfases de gasto sanitario

La consejera Pilar del Olmo reitera al equipo del ministro Cristóbal Montoro que urge articular medidas para pagar a tiempo a los proveedores

S. ESCRIBANO

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, y el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, han mantenido una reunión bilateral (Junta-Ministerio de Hacienda) por videoconferencia en la que el la que Del Olmo ha pedido a Beteta que el ministerio agilice los mecanismos propuestos por la Junta para «que no se dispare el periodo medio de pago a proveedores». La consejera ha propuesto operaciones de deuda a corto plazo. «Queremos pagar lo antes posible», ha insistido Del Olmo.

La demora en el pago de las facturas tiene su origen en el desfase de déficit con el que la Junta ha cerrado las cuentas de 2015, que no está financiado. Beteta ha informado a la consejera de que esta situación (que se da en todas las comunidades salvo en Galicia, Canarias y País Vasco) quizá pueda solucionarse con un Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) nuevo y especial para estos casos. Es algo que el Gobierno en funciones está estudiando.

Sobre la utilización que la Junta hará del margen de déficit adicional que el Ministerio de Hacienda asignará este año a las comunidades autónomas, permitiendo que cierren sus cuentas con un desfase máximo entre ingresos y gastos reales del 0,7% del PIB en lugar del estricto 0,3% que se aprobó en su día para 2016, Pilar del Olmo ha asegurado que el presupuesto que gestionan los consejeros de Castilla y León está diseñado con ese riguroso 0,3% de déficit y que las cuatro centésimas adicionales actuarán como un colchón, como una reserva, por si se producen desfases en el gasto sanitario, algo que ocurre todos los años.

Pilar del Olmo ha calificado la reunión bilateral como «muy positiva» para Castilla y León y ha señalado que Antonio Beteta ha reconocido que Castilla y León no debe recortar el presupuesto en vigor, el de 2016, declarando partidas de gasto como «no disponibles» para garantizar que cumplirá el objetivo de estabilidad presupuestaria. No debe hacer plan de ajuste, pero sí un Plan Económico y Financiero con las medidas correctoras de menos urgencia.