Las Cortes reconocen al colectivo de inmigrantes que viven en Castilla y León

Las Cortes reconocen al colectivo de inmigrantes que viven en Castilla y León

Silvia Clemente da la bienvenida a la sede del Parlamento regional a 350 inmigrantes de 37 nacionalidades y destaca que Castilla y León es «una tierra solidaria»

EL NORTEvalladolid

Las Cortes regionales acogieron hoy, coincidiendo con la celebración del Día de la Comunidad, un acto de reconocimiento al colectivo de inmigrantes y refugiados que viven en Castilla y León, por «su aportación a la diversidad y pluralidad de la identidad regional así como a la mejora y desarrollo económico y social» de esta tierra.

    La sede del Parlamento regional acogió a 350 inmigrantes de 37 nacionalidades, en una celebración en el hemiciclo del Parlamento autonómico, que arrancó con la bienvenida por parte de la presidenta de la Cámara, Silvia Clemente, acompañada por los miembros de la Mesa de las Cortes. Asimismo, entre los asistentes estuvieron los portavoces del PP, Carlos Fernández Carriedo, y Podemos, Pablo Fernández.

    Silvia Clemente dio la bienvenida a los inmigrantes, representantes de un colectivo que en Castilla y León integra a 135.136 personas, el cinco por ciento del total de la población; y les explicó para qué sirve la cámara, «para hacer leyes que mejoren la calidad de vida de todos los ciudadanos», dijo; y repasó la historia de una autonomía en la que se asientan, expuso, las primeras huellas del castellano, del municipalismo y del parlamentarismo. Una autonomía, defendió, que siempre ha tenido un «profundo sentido de solidaridad» y de «respeto y convivencia» con las personas llegadas de otros territorios. «Somos una tierra solidaria», sentenció, para recordar que el Estatuto de la Comunidad reconoce a todos los que viven en ella los mismo derechos; y referirse a la preocupación por los inmigrantes que se plasmó en una normativa en 2013.

    Durante este primer encuentro para abrir las Cortes a este colectivo, Clemente explicó a los foráneos que hoy se celebraba el Día de Castilla y León, que fue declarado en 1986, y precisó que «se rinde homenaje a la realidad histórica de la Comunidad, forjada a partir de la unión de dos territorios que componían y dieron nombre a las antiguas Coronas de León y de Castilla». Asimismo, aseveró que esta efeméride debe servir además de rendir homenaje al pasado, para «reafirmar el presente y el futuro de esta Comunidad, representado en las personas, en los castellanos y leoneses, con especial atención a los que proceden de otros países y han elegido Castilla y León para desarrollar su vida».

    UE «incapaz»

    Silvia Clemente se detuvo en la «verdadera tragedia» que se está viviendo actualmente a las puertas de Europa, por la crisis de los refugiados procedentes de Siria y otras nacionalidades. En este sentido, denunció que la UE «se ha demostrado incapaz de actuar de forma efectiva, careciendo de los mecanismos adecuados para gestionar humanitariamente el flujo de refugiados, mientras se siguen perdiendo vidas».

    Clemente trasladó a los presentes que el Parlamento autonómico sigue con «enorme preocupación» ese drama humanitario como lo demuestran las dos declaraciones institucionales que se aprobaron el 15 de septiembre y el 28 de marzo, por todos los grupos políticos, en las que se reclamó a la UE que «garantice el apoyo y la cooperación para ofrecer a los refugiados unas condiciones de vida dignas». «Un sentimiento que se quiere reafirmar con este acto para reiterar la urgencia de garantizar a esas personas una atención necesaria y que se respeten los derechos humanos».

    Precisamente, tras la bienvenida de Clemente, intervino un bombero, Eduardo García, acompañado de otros dos, todos del Ayuntamiento y Diputación de Valladolid, en representación de la ONG G-Fire Specialist, que expuso su experiencia en la isla de Lesbos, en labores de salvamente con los refugiados sirios. García

    Manifiesto 'Castilla y León Tierra de Acogida'

    Tras la intervención del bombero, nueve inmigrantes procedieron a leer en el hemiciclo el Manifiesto 'Castilla y León Tierra de Acogida'. Máximo Ramón Sánchez Almanzar, de República Dominicana, residente en Ávila, afirmó que viven la fiesta de Castilla y León «como una celebración propia» y destacó que la Comunidad es un lugar en el que «la diversidad de orígenes, de tradiciones y de culturas se fusiona en una celebración de la convivencia, la tolerancia y el respeto».

    Antonio Verdugo, colombiano residente en León, denunció que «los inmigrantes tiene que afrontar un camino mucho más complejo para acceder al mundo laboral y pidió que se tenga en cuenta su experiencia y competencias profesionales», aprovechando todo el potencial que pueden aportar. José Fernando Pineda, de El Salvador, residente en Valladolid, pidió sensibilizar al ciudadanos de la figura del refugiado y que las Cortes legislen teniendo presente a estas personas lo que facilitaría su integración.

    Naima Sine, marroquí residente en Valladolid, exigió una educación de calidad, sin discriminación ni exclusión, como «puente hacia la integración» del colectivo. «Queremos ser uno más para poder colaborar ahora y en el futuro en el desarrollo de Castilla y León», dijo. Samira Chabane, argelina residente en Burgos, advirtió de que la inmigración no es un fenómeno transitorio, y reclamó el fomento de «actitudes de apertura, respeto y tolerancia y aprovechar la riqueza cultural que los inmigrantes aportan a Castilla y León».

    Khadija Buussile, marroquí residente en Valladolid, centro su intervención en la sanidad, y pidió atención para todos, así como prescripción de medicamentos. Karen González Rivera, hondureña residente también en Valladolid, reclamó en su caso que se fomente el asociacionismo «simplificando procedimientos y dando trámite a las ayudas necesarias para el mantenimiento de las entidades, como vehículo de conexión entre todos los ciudadanos».

    Dobrinka Gospodinova Atanasova, de Bulgaria y residente en Valladolid, trasladó que el acceso a prestaciones y sobre todo a la renta Garantizada de Ciudadanía «tiene que asegurarse de manera global». Por último, Costel Cozca, rumano residente en Valladolid, reclamó medidas específicas destinadas a facilitar el empadronamiento, el acceso a una vivienda y la sensibilización a la población sobre la situación de aquellas personas que han tenido que abandonar su tierra.

    Proyecto cultura 'La ventana de las Cortes'

    La jornada se completo con una actividad participativa, en la que se expresó qué es para estas personas vivir en Castilla y León, dentro de la 'Galería de los deseos'. Un mural que podrán ver todos los castellanos y leoneses porque se proyectará en la fachada de la sede del Parlamento autonómico de 21.30 a 23.30 este mismo sábado.

    Esta proyección es la primera acción de un proyecto cultural y social «más ambicioso» en el que está trabajando las Cámara, bajo la denominación 'La ventana de las Cortes de Castilla y León', para convertir la fachada exterior de la sede en un espacio expositivo exterior abierto a la participación de todos los que viven en la Comunidad y en el que poder dar su particular visión del acontecer diario de la región.

    'La ventana de las Cortes de Castilla y León' pretende reflejar, de viernes a domingo en la sede de las Cortes, «la mirada de los castellanos y leoneses, a través de las imágenes que manden de una paisaje, un retrato, un acontecimiento de su vida o algún hecho ocurrido en su localidad». Asimismo, será un espacio para que las Cortes puedan conmemorar de forma visual los días mundiales más relevantes, efemérides de interés nacional y regional y todos aquellos actos relevantes para la Comunidad. Asimismo, acogerá y promocionará la obra de los artistas gráficos y plásticos de Castilla y León que a su vez «harán una creación artística específica para este espacio».

    Comida solidaria

    Al finalizar el encuentro, se ofreció una comida solidaria, gracias a la colaboración altruista de 39 empresas alimentarias y 14 figuras de calidad de la Comunidad. La Escuela Internacional de Cocina, Asociación de Hosteleros de Valladolid; Asociación de Cocineros de Segovia; Asociación de Sumilleres de Castilla y León; y la empresa Iss Facility Services, cooperaron de forma desinteresada preparando la comida que fue servida por alumnos de la Escuela de Hostelería Alcazarén y del Instituto Diego de Praves de Valladolid.

    Clemente también agradeció la cooperación para la organización del evento de Cruz Roja, Fundación Cauce; Asociación Cultural y Social Atalaya Intercultural; Asociación Comisión Católica Española de Migración (Accem); federación Regional de Castilla y león Acoge; Caritas; Fundación Red Incola; y Asociación Autonómica de Inmigrantes.